La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 8 de febrero de 2015

El reino del revés

Que una mujer conciba un hijo junto con un hombre es algo muy usual. Lo que no es usual es que esa mujer se avergüence de su condición y aún así quiera continuar con la experiencia de la maternidad (o, al menos, con la del parto). Es decir las feministas aborteras odian haber nacido mujeres, por lo que, llegado el momento de ejercer la maternidad, gozan asesinando a sus hijos, pues creen que de ese modo asesinan su feminidad. Sin embargo hay mujeres mucho más mentalmente alteradas que las aborteras: son las que dan a luz asegurando ser “varones”.

En Salta uno de esos casos cobró notoriedad recientemente. Una mujer que luce y pretende comportarse como hombre engendró una hija junto a un hombre que luce y pretende comportarse como mujer, o sea dos travestidos (una mujer que juega a ser hombre y un hombre que juega a ser mujer) fueron padres. Este evento fue noticia porque esta pareja de gente con un aparente desequilibrio mental consiguió que la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) les otorgase el subsidio conocido como “Asignación Universal por Hijo” (AUH), después de habérselos negado en una primera instancia.

Personalmente no estoy en contra de que la gente perciba la AUH, pero si considero que traer un hijo al mundo sólo para tener una fuente de ingresos es un hecho espeluznante, que ninguna persona en este país debería considerar como una posibilidad siquiera. De todos modos pienso que el Estado argentino no debe retirarle apoyo a esta pareja de salteños, sino todo lo contrario: en lugar de otorgarles una AUH, lo que debería recibir esa gente (y de manera urgente) es un buen tratamiento psicoterapéutico para que comprendan la dimensión de lo que están haciendo, ya que un hijo no es una mascota o un juguete, sino un ser humano.

Lo más lamentable del caso fue ver a los directivos de la ANSES vanagloriarse de que, gracias a los travestidos salteños, ahora en este país pueden recibir dinero hasta las mujeres que consiguieron que se les altere la partida de nacimiento y el DNI en una sede del registro civil. La ANSES celebra su demagogia regalando dinero a diestra y siniestra, mientras procura abandonar y humillar a quienes más debería apoyar: los jubilados argentinos.


Antonella Díaz 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.