La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 15 de diciembre de 2013

Buen policía, mal policía

¿Sinarquía o anomia?

Después de diez días de agitación social producida por los saqueos que se desencadenaron al unísono de las huelgas policiales, la presidente Cristina Fernández de Kirchner finalmente habló vía Twitter sobre el tema. Por supuesto que no fue –como si hubiese sido en muchas otras partes del mundo occidental– para asumir su responsabilidad, pedirle disculpas al pueblo argentino y presentar su renuncia indeclinable, pues, como es sabido, el nuestro es un país con una institucionalidad alterada. En su lugar, la presidente se encargó de señalar a quienes serían los culpables del caos que padeció la Argentina.

En su relato, Cristina Fernández de Kirchner apuntó esencialmente en contra de los cuerpos de policía, y deslizó por detrás un montón de conjeturas conspirativas. Al parecer miles de policías a lo largo y ancho del país respondieron a la convocatoria de unas cuantas decenas de cabecillas que sólo querían crear una situación de tensión, por lo que no sólo promovieron el acuartelamiento sino que también organizaron junto a varios hampones unos cuantos robos en banda en contra de ciertos comercios para tentar a los humildes que el Estado se ha ocupado de “incluir” a que se comporten como unos desaforados. Lo que se buscaba era demostrar que la policía es indispensable en la Argentina de hoy y que por ello no se puede no concederle lo que demanda. Esos policías “extorsionadores” y “desestabilizadores” contaron en el relato kirchnerista, claro, con el apoyo directo de gremialistas, políticos y hasta de narcotraficantes, y con el apoyo indirecto del Grupo Clarín, es decir ellos fueron parte del “Eje del Mal”.

Dos escenarios

Si se analiza la situación que vivió Tucumán a la luz de la explicación kirchnerista, es probable que se adhiera a esa versión. Es que en esa provincia la policía suspendió sus tareas habituales, allanándole el camino a la delincuencia para que avance con su actividad expropiadora y destructiva. Durante dos días se vivió en el terror, debido a que nadie del gobierno provincial se hizo cargo de la crisis mientras estaba estallando (y tampoco hicieron ello después de que culminó). La gente, como era de esperarse, reaccionó con un gran malestar ante los policías, a quienes aprovecharon para increparlos en la vía pública o para denostarlos a través de las redes sociales. En una tienda llegaron a colocar un cartel en el que anunciaban que a los miembros de la fuerza policial les iban a cobrar los productos que venden con un grosero sobreprecio, en clara actitud de desquite por los efectos colaterales que ocasionó su huelga.

La contracara de Tucumán fue, sin dudas, Salta. En Salta también hubo acuartelamiento por parte de los policías provinciales. Sin embargo éstos no estuvieron acompañados por saqueos, ya que, justamente, cuando hubo intentos de rapiñar en los comercios locales, fueron los policías los que pusieron el cuerpo y detuvieron a la horda que iba detrás de lo ajeno, minimizando de ese modo los daños provocados. Después de anulado el peligro, muchos oficiales comenzaron a sumarse al paro, pidiendo una suba salarial. La gendarmería nacional entró en escena para suplantar a los policías voluntariamente fuera de servicio, y los únicos inconvenientes y encontronazos que se registraron fueron entre miembros del gobierno y representantes de las fuerzas del orden.

La reacción de los salteños ante su policía fue diametralmente opuesta a la de los tucumanos: en lugar de negarles la atención o cobrarles tarifas especiales, los comerciantes de Salta decidieron agradecerle a sus guardianes ofreciéndoles generosos descuentos en sus locales por lo que resta de diciembre.

El clima popular ante los policías es hoy en día muy distinto en una y otra provincia. La gente de Tucumán acusa de codiciosos a los oficiales y les echa en cara que sus aumentos están manchados por la sangre de los comprovincianos que murieron durante los saqueos; la gente de Salta, en cambio, ha sido informada que el aumento salarial de los policías se financiará a través de un incremento en los impuestos, hecho que no ha puesto a los afectados en contra de los uniformados sino antes bien en contra de los políticos.

Esto también se percibe a nivel político. En Tucumán, el massismo local (un bloque parlamentario integrado en la Legislatura Provincial por José Orellana, Gerónimo Vargas Aignasse y José Teri) presentó un proyecto de ley mediante el cual proponen durísimas sanciones en contra de aquellos policías que intenten organizar algún tipo de protesta frente a sus superiores. En Salta, por el contrario, un opositor como el diputado nacional Bernardo Biella habló de un proyecto suyo para “humanizar” las fuerzas de seguridad, permitiéndoles cierto derecho a quejarse públicamente y protestar pero siempre y cuando no descuiden sus obligaciones más básicas.   

La realidad como límite

Ciertamente la policía de Tucumán y la de Salta no difieren demasiado. En ambos cuerpos hay numerosos elementos corruptos que, por acción u omisión, son productores de delitos. Y no hablo únicamente de coimas, sino que me refiero a la constitución de bandas delictivas integradas por uniformados. Quizás habría que ir a los archivos y cuantificar el número de policías involucrados en estos repudiables episodios durante la última década, para constatar si es mayor el número de malos elementos en Salta o en Tucumán, o si es parejo de uno y otro lado de la frontera. De cualquier manera no son sólo las tristes excepciones las que contribuyen a perjudicar la percepción social de la policía, sino que también ello lo logran a través de ciertos excesos en sus funciones: me refiero, claro, a las denuncias por apremios ilegales, abuso de autoridad y ese tipo de cosas.

Todo eso contribuye a que la policía funcione como un buen chivo expiatorio. En Tucumán, por ejemplo, el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo ordenaron detener a nueve perejiles a los que se les imputa la autoría mediata de los saqueos, los homicidios y otros delitos. Quieren culpabilizar a trabajadores de mala traza para que la opinión pública focalice su bronca en contra de ellos y no en contra del resto de los políticos oficialistas, lo que se dice “buscar tapar el sol con la mano”.

Es que en Tucumán, siguiendo el libreto conspirativo propuesto por el kirchnerismo, no tienen a nadie más contra quien apuntar: el gremialismo moyanista prácticamente no existe en la provincia, del mismo modo en que el massismo se resume en un puñado de dirigentes de poca influencia; Alperovich disparó contra la UCR y La Bancaria, pero nadie, ni el más fanático de los suyos, cree capaz a esa gente de armar algo tan escabroso como fueron los saqueos. Por tanto el gobernador tucumano no tiene más opción que endilgarle toda la culpa a unos cuantos policías a los que, obviamente, no se los acusará de tener vínculos con redes de narcotraficantes (como si se acusa normalmente a la policía de Córdoba y Santa Fe), sino que, cuanto mucho, se les señalará algún contacto con el hampa local a exclusivo título personal.   

En Salta, empero, la estrategia defensiva kirchnerista se estrella contra la realidad. Allí si hay un massismo y un moyanismo poderoso (el encabezado por Juan Carlos Romero y sus aliados), y la narcopolicía es una realidad desvelada desde hace algunos años. Sin embargo, aunque a los kirchneristas les pese, debido a lo acontecido y atestiguado por todos no se puede sugerir que en Salta las bandas saqueadoras hayan sido amparadas ni motivadas por la policía –una policía que, por cierto, no se privó de manifestar el mismo descontento que manifestaron sus colegas en el resto del país. ¿Entonces? ¿Cómo explicar el caos sin recurrir a la invocación de fuerzas golpistas? Creo que asumiendo el fracaso, aceptando que el problema no es que la policía sea buena en un lugar y mala en otra, sino que el problema es que en nuestro país la policía resulta ser la delgada línea azul que divide a la civilización del salvajismo, porque el trabajo, la educación y la justicia están gravemente ausentes, pese a que se nos quiera hacer creer que se ha “ganado la década”.   



Pablo Ulises Soria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.