La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 13 de julio de 2013

Algunas incómodas verdades sobre la trata de personas en Jujuy

Susana y Liliana contra los fantasmas

Poco antes de intentar desacreditar a Alberto Lebbos en su cruzada contra la impunidad, la oportunista Susana Trimaco criticó a Silvia Carrizo Villarroel, la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Jujuy, porque recordó que el año pasado, en una jornada nacional sobre la trata de personas, sostuvo que en Jujuy no han habido casos de trata. Trimarco, con su verborragia bonafinesca, dijo que una afirmación de ese calibre provoca una violenta risa y que si Carrizo Villarroel aseveró ello es porque jamás ha dejado el cómodo ámbito de su oficina. Y agregó que en los últimos tiempos la Fundación María de los Ángeles ha encontrado a varias jujeñas trabajando en prostíbulos tucumanos –sin antes privarse, claro, de señalar que la trata de personas es un problema global y que afecta a cada uno de los rincones de nuestro país, por lo que es imposible que Jujuy esté ajena a esa realidad.

Sus palabras fueron refrendadas por la Senadora Nacional Liliana Fellner. La hermana del Gobernador indicó que la sociedad jujeña es aún muy machista y que ello explicaría por qué se está todavía muy lejos de hacerle caso a Trimarco. También ponderó la posibilidad de que la ONG que regentea la madre de Marita Verón desembarque en Jujuy, pues este año ha comenzado su expansión fuera de Tucumán para instalarse en Córdoba y Catamarca.

Lo que Liliana Fellner destacó en tono polémico es el hecho de que en Jujuy los diputados provinciales oficialistas acompañaron hace unos meses un proyecto de la UCR para instituir al 23 de Septiembre de cada año como “Día Contra la Trata de Personas”. Sucede que ese día, pero de 1913, se sancionó en la Argentina la Ley 9.143, impulsada por Alfredo Lorenzo Palacios, que tenía como finalidad desarticular a la mafia judía que administraba a los prostíbulos en nuestro país. En 1999, la Coalición Mundial Contra el Tráfico Humano, como un homenaje a Palacios, convirtió al citado día en el “Día Internacional Contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas”. Sin embargo en 2012, la bancada del Frente para la Victoria en el Congreso de la Nación aprobó la idea de convertir al 3 de Abril de cada año (fecha en la que, supuestamente, desapareció Marita Verón durante 2002) en el bendito “Día Contra la Trata de Personas”. Obviamente que el propósito de ello fue ayudar a mitificar aún más a la controvertida figura de Susana Trimarco: con las Madres de Plaza de Mayo mudándose con Lucifer debido a sus avanzadas edades, es hora ya de que aparezca alguien a ocupar el lugar que queda vacío.

Sea como sea, la postura de Liliana Fellner parece ser solitaria en Jujuy. Dos altos funcionarios del gobierno provincial –el Jefe de Gabinete de Ministros, Armando Berruezo, y el Secretario de Gobierno, Juan Burgos, vale decir dos hombres muy cercanos al Gobernador Eduardo Fellner– afirmaron en los últimos meses aquello que Susana Trimarco no quiere oír: no hay casos de trata de personas en el territorio jujeño. Y para mayor furia de la cobradora de millonarios subsidios fue Alejandra Mangano, de la Procuraduría para el Combate contra la Trata y Explotación de Personas, quien confirmó esa afirmación.

Al parecer lo que pasa en Jujuy es que el Poder Judicial provincial asume su competencia en materia de trata de personas, evitando que los casos lleguen a la Justicia Federal. ¿Cómo hacen ello? Simplemente declarando como “fuga de hogar” a todo aquello que en otras provincias cae bajo la denominación de “trata de personas”. De esa manera se produce un abordaje mucho más realista del problema y se evita alimentar la mitología hembrista que circula internacionalmente como nueva palabra santa.   

Los casos de Constanza Cernuschi, Yamila Durán, Gloria Mendoza, Antonella Ramos y muchas más no han sido más que episodios aislados, en donde un poco de indagación demostraba que o bien las familias fallaron a la hora de educar y proteger a sus hijas, o bien el clima de violencia doméstica en el que las jóvenes vivían explicaba el por qué de su huída; el secuestrador esclavista que alimenta las redes de trata aquí no tiene ninguna cabida, sencillamente porque no existe y eso queda claro. La apertura de una sucursal de la Fundación María de los Ángeles en Jujuy probablemente cambie este panorama, suplantándolo por la ficción que hace rica a Trimarco y su séquito.  

La fábrica de eunucos

Liliana Fellner sostuvo que es hora de acabar con los mitos en el tema de la trata de personas. Supongo que, en realidad, lo que estaba diciendo es que ha llegado el momento de proyectar la película que el hembrismo más nocivo pretende que se proyecte.

Uno de los pedidos de Fellner fue el de implementar la movida para erradicar los prostíbulos en Jujuy. Lo que le interesa a esta mujer, en realidad, es desenfocar el tema de la trata de personas para reenfocarlo en el de la prostitución. Dentro del discurso fellnerista (tanto el de Liliana como el de Eduardo) no existe el tráfico de personas con fines que no sean sexuales. Que a una persona se la lleven para explotarla laboralmente, para utilizarla como narcomula o para sacarle los órganos es totalmente fantasioso para los Fellner; en cambio que alguien que no está en su hogar pueda terminar en un lupanar, parece ser una posibilidad más que concreta. Es por ello que en lugar de avanzar sobre la garantización de la seguridad, se avanza en contra de lo masculino. Así en lugar de resolver problemas, los Fellner contribuyen a crearlos.

Es en este marco que sinarquías hembristas como la ONG Juanita Moro pueden llevar a Jujuy a una impresentable como Viviana Caminos a impartir un taller sobre trata de personas. Caminos sostiene que para acabar con este flagelo (que sólo ellas ven) es preciso atacar a quienes consumen prostitutas. Sus palabras son más que elocuentes: “mientras no reduzcamos el consumo no vamos a acabar con la trata; por más que rescatemos, que condenemos, esto va a seguir eternamente si no se trabaja en reducir el consumo”.

Obviamente el problema de Caminos –y el de muchas mujeres como ella– es que deforman lo que en realidad sucede hasta convertirlo en un asunto altísimamente lucrativo. La base filosófica desde la cual construyen su discurso es el culturalismo. En efecto, para estos sinarcas todo lo humano es cultural. El hombre es un animal cuya naturaleza es ser cultural, por lo que aquello que aplica para una creatura viva no-humana nunca aplica también para un hombre. De allí es que todos los problemas del mundo, para esta gente, se solucionen con educación (y no con cualquier educación, sino con la educación que ellos proponen).

Las hembristas que pretenden despojar de su virilidad a nuestros jóvenes se niegan a reconocer que las mujeres tienen una sexualidad diferente a la de los hombres, siendo el rasgo más claramente distinto el asunto del deseo. La cuestión de la oferta y la demanda de sexo depende de las manipulaciones del deseo; y en este aspecto las mujeres llevan ventaja, al menos durante un periodo de su vida. Situaciones nefastas como el divorcio o la pornografía contribuyen a empeorar la salud sexual de las personas. En este escenario es lógico que la prostitución prolifere, pues en lugar de enseñarles a los jóvenes no sólo a que resistan la tentación de la satisfacción fugaz sino también a que se revelen contra ella, lo que se busca enseñarles es que se sometan a ella.

Ser hombre nunca significó ser violento, significó siempre (o, al menos, hasta hace unos 50 años) ser valiente, servicial y justo. El hombre es el varón que es consciente de su poder destructor pero que no lo ejerce, salvo cuando es atacado por un poder similar. Enseñar esto, fortalecer la familia, recuperar los valores tradicionales, es un arma mucho más poderosa contra la prostitución que querer transmitirles a los jóvenes el sentimiento de culpa por algo que no lo amerita.



Antonella Díaz

2 comentarios:

  1. Si se instala la Fundación María de los Ángeles se va a generar una competencia de ficciones entre ellos y la Casa de la Mujer María Conti.

    ResponderEliminar
  2. Algo que me tiene los huevos por el plato es que se dispare la alarma porque Fulanita es víctima de una red de trata y al final aparece con la cacerola goteándole leche porque resulta que estaba de parranda.
    Sería bueno que, después que aparecen estas señoritas por las que todos nos preocupamos, se sepa exactamente por qué habían desaparecido.
    El caso más reciente de Tucumán es el de María Celeste Ponce, una muchacha de Ciudad Alberdi que apareció en Concepción. Según ella, había viajado a Córdoba, se había hospedado en el Sheraton y después había conseguido un trabajo en un hostel hasta que se enteró que la estaban buscando. Es evidente que esa historia no cierra por ningún lado, algo esconde.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.