La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 22 de abril de 2013

Masacres impunes

El diario La Gaceta informó que el pasado 10 de abril se realizó un aborto a una niña de 11 años en el Instituto de Ginecología “Nuestra Señora de las Mercedes”, conocido popularmente como “La Maternidad” de San Miguel de Tucumán. Al parecer, esta niña había sido violada por su padre y estaba atravesando el quinto mes de su embarazo.

Semejante manifestación de brutalidad tuvo lugar debido a que los sicarios que trabajan como profesionales de la salud se ampararon en el infame fallo FAL, el cual habría servido anteriormente para dar muerte, al menos en dos oportunidades, a otros niños en el mismo hospital. Sin embargo hay una discusión en torno al alcance real de ese fallo: Tucumán debería haber elaborado un protocolo para el abordaje de posibles casos de aborto a víctimas de violación para evitar así situaciones confusas; pero tal protocolo no existe y –según declaraciones de algunos políticos– no habrá de existir, al menos no por ahora. Por tanto no se sabe bien que sucederá con los sicarios.

Este episodio sólo deja en evidencia la facilidad con la que se puede asesinar a niños indefensos en Tucumán y salir impune de ello. Y si piensan que exagero, hay que recordar que unos días después del asesinato en la Maternidad, los jueces Juana Juárez, María del Pilar Prieto y Emilio Páez de la Torre condenaron a siete años de prisión a Mirtha C., una desalmada mujer que dio a luz a su hija en el monte y la dejó abandonada allí para que las bestias la devoren.

Lo indignante de ese caso no es la condena ridículamente pequeña por un crimen tan aberrante, sino que lo que hace decepcionarse de la justicia a la ciudadanía es que a esta asesina se le concedió prisión domiciliaria bajo la excusa de que la necesitaba para criar a la hija que tiene ahora (y a la cual decidió dejar con vida, quizás para conseguir beneficios carcelarios). Por tanto el pueblo de Tucumán le pagará unas cómodas vacaciones a alguien que optó por darle una muerte espantosa a una criatura inocente e indefensa, del mismo modo que mes a mes le paga una buena suma de dinero a un grupo de médicos que se dedican a acabar con la vida en lugar de salvarla.


 Antonella Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.