La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 3 de enero de 2013

Un hombre casi es asesinado en un violento asalto en Tartagal

Tres hombres armados intentaron robar una motocicleta de grandes cilindradas al director de Tránsito de la Municipalidad de Tartagal, Pablo Ángel. Como el funcionario se negó a entregarles lo que querían, uno de ellos le descerrajó un disparo a la altura de la cabeza con una pistola calibre 32.

Todo sucedió en la vereda del domicilio particular de Angel, en el barrio Roberto Romero.

El hombre estaba junto a su pequeño hijo esperando que su esposa llegue del trabajo. En ese momento llegó la secretaria del funcionario en su motocicleta. ‘Me traía unas hojas que debía firmar y sellar para un trámite de rutina en la dirección‘, dijo el funcionario a El Tribuno.

‘En ese momento -continuó- ví que pasaban tres hombres jóvenes, bien vestidos, de vaquero y remera, uno de ellos tenía una gorra. No les di ninguna importancia, pero al parecer fueron hasta la esquina de mi casa y volvieron sobre sus pasos. Cuando me di cuenta, uno de ellos estaba a menos de un metro y me apuntaba con un revolver calibre 32. Ví perfectamente el arma porque la tenía apuntándome a la cara mientras los otros delincuentes me exigían que abra el portón de mi casa y le entregue mi motocicleta‘.

‘Al ver que me apuntaban con el arma, mi secretaria y mi hijo perdieron el control y se pusieron a gritar. Los malvivientes me pidieron que les abra el portón de mi casa para que puedan sacar la moto a lo que yo les respondí ’si querés la moto sacala vos’, no dudaron en intentar abrir el garaje, pero mi perro, que es de gran porte se puso como loco y comenzó a ladrar descontroladamente hasta que intentó atacarlos. En ese momento el que me estaba apuntando me disparó a la altura de la cabeza. ’Por suerte logré esquivar el tiro y no me hirió en la cara creo que por centímetros. Mi secretaria comenzó a gritar y solo atinó a abrazar a mi hijito y correr con el nene hacia adentro de mi casa‘, contó.

En ese momento el delincuente que gatilló junto a otro se subieron a la moto, mientras que el tercero huyó corriendo. El que me apuntaba a la cabeza se subió en la parte de atrás del rodado y mientras se iban me seguía apuntando con el revólver. En un segundo los tres se fugaron en dirección al barrio TGN‘ recordó Ángel.

En ese momento el funcionario dio aviso a las autoridad de lo sucedido. Por lo que comenzaron un intenso rastrillaje para dar con los ladrones.

El funcionario, no tardó en llamar al 911 y una patrulla se adentró en el barrio TGN, un asentamiento repleto de aguantaderos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.