La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 16 de enero de 2013

Tucumán: a los delincuentes habría que tratarlos como terroristas

Aguilares: jubilados en la mira

Quiso defender su casa de los ladrones, pero en cuanto puso un pie en la puerta lo golpearon tan fuerte que lo mataron. Damián Ricardo Roldán, que tenía 78 años, quedó duro en el piso mientras cuatro hombres encapuchados apuntaban con un arma a su esposa y revolvían todo. Al final, la vida del jubilado costó $ 600.

Llovía torrencialmente el martes a la noche en el sur de la provincia. El anciano dormía junto a su esposa, María Elsa Muro (74), cuando escucharon que alguien intentaba abrir la puerta de la casa, en una zona humilde conocida como Los Ríos, a dos kilómetros del centro de Aguilares.

"Había cuatro tipos encapuchados; él (Roldán) salió de la pieza con un machete, pero los tipos son más pícaros", dijo la viuda. Y contó que un golpe seco en la frente de su marido lo dejó inconsciente en el piso. "No sé si le dieron con un arma o con un fierro, no pude ver porque yo estaba adentro", aclaró.

"¿Están los dos solos?", fue lo primero que le preguntaron a María. Acto seguido, ataron al anciano con una soga y lo arrastraron hasta una habitación. "¿Cuánto cobrás?", fue la siguiente pregunta. La mujer relató que respondió: "yo no cobro nada y andá a trabajar si querés plata. Yo soy pobre, vieja y mi marido anda enfermo de los huesos". Pero de nada sirvieron sus palabras.

Los delincuentes comenzaron a revolver roperos y armarios; dieron vuelta la humilde casa. Como no encontraban dinero, tomaron un juego de sábanas que la mujer guardaba en el placard, una escopeta que pertenecía a su marido y hasta la mercadería que habían comprado para el mes. María les imploraba que, al menos, le dejaran la comida. "Dejenme un poquito para comer", repetía sin que la escucharan.

A las 4, cuando llevaban una hora dentro de la casa, al fin hallaron un par de billetes y se fueron. "Me han sacado $ 200 que yo tenía y $ 400 que había guardado él", contó la mujer. Conformes con el botín, huyeron hacia el monte por la parte trasera de la vivienda. "Yo estaba con la cabeza revuelta, tenía miedo y no quería salir afuera. Me decían que no grite porque me iban a matar", explicó.

Lo primero que hizo María cuando los intrusos salieron fue ir a ver a su marido. "Estaba tirado como un perro, yo lo tocaba y lo hablaba pero ya estaba helado", recordó. Quiso llamar a la Policía pero no pudo, pues también le habían robado el teléfono. Entonces caminó entre la lluvia y el barro hasta la casa de una vecina, que -según dijo- pudo comunicarse con la Policía después de una hora de intentos.


Una hora antes del homicidio de Damián Ricardo Roldán (78), otro ciudadano de Aguilares sufrió el ataque de un grupo de delincuentes que, como no pudieron entrar, le prendieron fuego a su casa. 

Ocurrió en la localidad de El Rodeito, donde vive el agricultor Felipe Díaz (65) junto a su esposa. En la madrugada, el matrimonio se despertó con una seguidilla de disparos en la puerta de entrada. "Hicieron varios tiros y después me rompieron dos ventanas con palos", contó el hombre. 

Todos sus vecinos ya habían sido asaltados en alguna oportunidad -según dijo- por eso decidió hacerles frente. "A esta me la veía venir y yo no los iba a dejar entrar", afirmó. 

Dispuesto a defender su casa, Díaz tomó un arma y respondió el ataque desde adentro. De esa manera impidió que los ladrones ingresaran a la vivienda. Sin embargo, no pudo evitar que los individuos hicieran de las suyas. 

"Antes de irse, le prendieron fuego a mi casa. La pérdida fue total", aseguró el hombre. Y relató que él y su esposa consiguieron salir a tiempo, antes de que los alcanzaran las llamas. 


Cerro San Javier: ¿contacto con la naturaleza o con los salvajes?

A las 2 del jueves, una pareja que viajaba en motocicleta fue atacada por dos delincuentes en la ruta 338, que conduce al cerro San Javier.

Según le dijeron a la Policía, dos individuos que se movilizaban en una Honda Wave roja los interceptaron 20 metros más adelante del primer mirador y le dispararon al conductor para quitarle la moto y el celular.

Cristian Jesús Mario Rodriguez, de 21 años, fue trasladado en ambulancia al hospital Padilla con una herida a la altura de la ingle y todavía permanece internado. Su compañera, de 36 años, sufrió una crisis nerviosa y también fue asistida.


Un dedehachehachista baleado y un trabajador herido


El periodista y militante de la agrupación de derechos humanos H.I.J.O.S, Iván Alexis Jeger, prácticamente volvió a nacer el jueves. Fue luego de que dos delincuentes le hicieran tres disparos, uno de los cuales alcanzó a herirlo en una pierna, durante un violento asalto al drugstore perteneciente a una estación de servicios de calle Chacabuco y Alsina, en Villa Alem, zona Sur de la Capital tucumana.

Durante el hecho, que tuvo lugar pasadas las 22.00, también resultó lesionado el encargado del local, Miguel Pastorini, quien recibió un culatazo en la cabeza.

Según informó la Policía, los asaltantes llegaron en una moto y, a cara descubierta, ingresaron al local donde redujeron al encargado y robaron el dinero que había en la caja registradora (la suma no superaría los 300 pesos).

Uno de los delincuentes, desarmado, se acercó a la mesa en la que se encontraba Jeger y le arrebató el celular y su notebook. La víctima, que primero pensó que se trataba de una broma, reaccionó instintivamente y atacó al asaltante pegándole un botellazo, arrojándolo al suelo, donde ambos empezaron a forcejear. 

Fue en ese instante cuando el otro asaltante, quien portaba un arma de fuego, realizó tres disparos, uno de los cuales impactó en la pierna de Jeger. 

Según la Policía, los delincuentes tomaron los elementos robados, subieron a la moto en la que se trasladaba y huyeron rápidamente del lugar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.