La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 30 de enero de 2013

Jujuy: organizan jornadas de adoctrinamiento para promover la drogadicción

El dedehachehachismo eufórico

A partir de las “Jornadas Intersectoriales de Derechos Humanos y Salud Mental” realizadas en el Colegio de Ingenieros, la intención en Jujuy es de trabajar de manera interdisciplinaria con los sectores involucrados en la temática a fin de cambiar el paradigma “trabajando de forma integral con los múltiples actores que intervienen”, afirmó el titular del Inadi en la provincia Germán Noro.

En el encuentro participaron profesionales de distintos sectores entre quienes se difundieron los alcances de la Ley 26.657 de Salud Mental sancionada por ambas cámaras del Congreso en el 2010.

Vale recordar que la organización estuvo a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia con el apoyo del Instituto Nacional contra la Discriminación a nivel país y local, como así también de la Secretaría de DD. HH. de la Nación.

El eje de las exposiciones y de debate se centró en la nueva Ley Nacional 26.657 de Salud Mental, que trae aparejada nuevas prácticas y paradigmas al respecto de las personas que sufren algún tipo de padecimiento mental, ya que “la sociedad tiene muchísimos prejuicios en contra de ellos” dijo la titular de DD. HH. de la Provincia Natacha Freijó, quien a su vez reveló que muchos “son castigados, tenidos como peligrosos y recluidos contra su voluntad, por eso nos parece importante hablar de lo que dice esta nueva ley que es fundamental y que reconoce a las personas con este tipo de problemas como sujetos de derechos, que pueden tomar sus propias decisiones, sujetos que hay que oir, y que pueden intervenir en su propia recuperación”, argumentó.

En las exposiciones se contemplaron las “tres patas” que sostienen la Ley de Salud Mental: salud, derechos humanos y justicia.

La nueva ley trae aparejada la inclusión de las personas con padecimientos mentales, garantizar la atención integral, revisiones judiciales periódicas y que “las internaciones sean el último recurso”, según explicaron a operadores de salud, psicólogos, psiquiatras, médicos, como así también a operadores de la justicia, y al público en general.

FUENTE

Una ley para destruir la nación

El 25 de noviembre del 2010 los legisladores argentinos votaron un paquete de leyes, entre las cuales aprobaron la ley 26.657, sancionada el 2 de diciembre de ese mismo año y publicada en el Boletín Oficial del 3 de diciembre 2010, lo que implicó un grave retroceso.

Esto es así porque fue legitimar la radicación de capitales sin mayores controles acerca de su origen; léase: el negocio mayorista de la venta de drogas vio facilitada su asentamiento en nuestro país, y además, se despenalizó el consumo de esas "substancias", lo que provocó la extensión del comercio minorista en tiempo record por todo nuestro país.

A mi entender, los que presentaron esta ley así como los que la votaron, carecen de conocimientos acerca de las adicciones y de su tratamiento, así como también de los fundamentos por los cuales

Comencemos por el Articulo 5º del Cap I: "La existencia de diagnóstico en el campo de la salud mental no autoriza en ningún caso a presumir riesgo de daño o incapacidad, lo que solo puede deducirse a partir de una evaluación interdisciplinaria de cada situación particular en un momento determinado".

Este Articulo 5º es casi de ciencia ficción: un adicto en brote psicótico con ideación suicida, o en un estado paranoico con ideas asesinas o bajo los efectos del "paco" y portador de un revolver cargado de balas, ¿no nos autoriza a presumir daño o incapacidad o necesitamos de un enfermero o abogado, etc. para indicar contenerlo, medicarlo e internarlo contra su voluntad"? O un paciente que diagnosticamos con la "Enfermedad de Alzheimer" con conductas auto y heterodestructivas ¿"no nos autoriza en ningún caso a presumir daño o incapacidad"?

Saltemos al Artículo Nº 27; rogamos a los lectores reflexionar sobre la inspiración "facho-progresista" de esta ley. "Queda prohibida por la siguiente ley, la creación de nuevos nosocomios neuropsiquiátricos o institución de internación monovalentes, públicas o privadas. En el caso de los ya existentes se deben adaptar a los objetivos y principios expuestos hasta su sustitución definitiva por los dispositivos alternativos. Esta adaptación y sustitución en ningún caso puede significar reducción de personal ni de merma de los derechos adquiridos de los mismos". Conclusión: desde una posición maniqueista nos pone a los psiquiatras como reaccionarios a los que hay que domesticar y subordinar al pueblo.

Vamos ahora al Articulo Nº 9: "El proceso de atención debe realizarse preferentemente fuera del ámbito de internación hospitalario y en el marco de un abordaje interdisciplinario e intersectorial basado en los principios de la atención primaria de la salud. Se orientará al reforzamiento o restitución de los lazos sociales".

¿Conocen los que escribieron esta ley o los que la votaron que los adictos han sufrido cambios en su cerebro, equivalentes a lo que se conoce como "lavaje cerebral", y que han aprendido que en forma fácil ("facilisimo"), casi instantánea y barata, ya que sino se tiene dinero para comprar drogas roba, mata o vende drogas, y ya se es otro (facilísimo), en un estado de "presentismo" ya mismo no hay que esperar, ni hacer mayores esfuerzos, y completamente disociado de las consecuencias sobre su cuerpo, mente y vida social?

Respecto al tema central, las "internaciones involuntarias", todas las cláusulas de la ley, están centradas en la desconfianza a los psiquiatras y la protección de los "usuarios" a los que se los coloca como victimas de nuestro proceder.

Según la nueva ley si internamos a un adicto, "paciente con lavaje cerebral" decimos nosotros, pasamos a estar subordinados a los psicólogos, para profesionales y abogados, para que no le hagamos daño a los pobres adictos victimas potenciales de nuestras maldades como psiquiatras.

Hay mucho más para comentar, pero creemos que lo expuesto es suficiente para entender que se terminó de liberar a los "usuarios" de "substancias psico-neuro-bio-genético-socio-tóxicas". A partir de ahora solo podemos "recauchutarlos, o sea hacer chapa y pintura".

Vivimos en un "modelo social" perfecto. Solo interesa el "presente" o sea que el "futuro" no existe, entonces no podemos seguir diciendo "Las adicciones son prácticas con consecuencias a corto o largo plazo". Lo que importa es el "ahora", y a ellos esta concepción les significa un "caldo de cultivo". Los que pensamos en "mapas grandes" como decía Churchil, somos "reaccionarios".

FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.