La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 22 de noviembre de 2012

Vecinos de Ciudad de Nieva exigen que la comisaría del barrio deje de alojar a peligrosos delincuentes que ponen en riesgo a todos

Vecinos del barrio Ciudad de Nieva se reunieron en la plaza Hipólito Yrigoyen, preocupados por lo que se está produciendo en la Comisaría Seccional 5º, con el alojamiento de procesados, en un edificio que comparte con el centro de salud, a la vez de insistir con el pedido de mayor seguridad en el sector.

En la ocasión, los vecinos expusieron los diversos hechos delictivos recientes ocurridos en el barrio, la inexistencia de patrullaje policial, la profusión de custodias en las casas de funcionarios y de otros que no lo son ni fueron dispuestas por el Poder Judicial, la alteración del orden público por patotas y bebedores, en particular en las plazas, la falta de personal en la Comisaría (cinco policías por turno para hacer todo), la venta de droga, las demoras del 101 y de la seccional para concurrir ante un llamado, entre otras situaciones.

También señalaron que hace un año atrás se presentó un petitorio al Ministerio de Gobierno. Dirigentes del Centro Vecinal confirmaron que el mismo fue presentado en noviembre del año pasado y también a la comisión de Asuntos Institucionales de la Legislatura provincial, y que nunca fueron citados para su análisis ni se implementaron algunas de las medidas propuestas.

Los vecinos presentes coincidieron que el alojamiento de procesados, algunos de los cuales intentaron escaparse resulta inadmisible para Ciudad de Nieva, por estar la Comisaría instalada en el centro de salud.

También se preguntaron si las comisarías, como la del barrio, se están convirtiendo solamente en dependencias administrativas para recibir denuncias, exposiciones, extender constancias y además cuidar presos, en lugar de realizar acciones preventivas y de represión contra el delito, y que esté comprometida con la comunidad barrial.
 

Además del citado episodio, otro de los hechos ocurridos en los últimos días en el sector es el ataque que sufrió la vivienda de una conocida periodista, que fue apedreado por varios sujetos, pese a que tiene custodia policial por otro hecho similar.

FUENTE

Efectivos de la Comisaría Seccional 5º del barrio Ciudad de Nieva descubrieron que la puerta de una de las celdas de esa unidad estaba apenas agarrada a la pared, y que al parecer había sido desajustada a propósito por los sujetos que estaban allí detenidos con el fin de evadirse.

De acuerdo a lo que pudo saberse de fuentes policiales, esta situación fue detectada cuando se intentaba arreglar la puerta de la celda, que tenía desajustada una de las bisagras.

Siempre según las versiones, debido a un fuerte mazazo que se dio para ajustar la reja, esta se vino abajo por completo, desmoronándose parte de la pared donde se encontraba sujeta.

En ese momento quedó en evidencia que la rotura había sido realizada de adrede, porque los sujetos allí alojados tenían el objetivo de escaparse.

Sobre los cuatro sujetos que estaban alojados en esa celda, según lo informado, pesan diferentes causas judiciales relacionadas a abusos sexuales y delitos contra la propiedad,
por lo que estaban allí por disposición de distintos juzgados.

Ante esta situación, los mismos fueron trasladados a otras dependencias policiales para que estén bajo las condiciones de seguridad que las circunstancias exigen y que fue dispuesta por las autoridades judiciales correspondientes.

FUENTE

Le roban un bebé a una mujer que tras una noche de jolgorio volvió a su casa con una delincuente

Una joven madre salió a bailar, volvió a su casa con una desconocida y, cuando se despertó, ya no estaban ni la extraña mujer ni su bebé. La historia empezó el sábado a la madrugada, cuando una madre de 25 años fue a divertirse a un boliche de la zona de El Bajo. En ese lugar conoció a una joven de 17 años, de la que sólo sabía que la llamaban "La Ojorosa". Cuando terminó el baile y el local cerró sus puertas, la mujer invitó a la menor a continuar la noche en su casa, ubicada en Los Pocitos.

A la mañana siguiente, cuando se despertó, la joven se había ido. Entonces caminó hacia la cuna de su bebé, de seis meses de edad, y tampoco estaba. Alarmada, fue a preguntar a todos sus parientes si tenían al niño, pero no. Ninguno lo había visto.

Esa misma mañana, la mujer denunció el robo de su bebé en la comisaría de Los Pocitos. Los jefes de la Unidad Regional Norte, Juan Salcedo y Mario Rojas, pusieron a todo su personal al frente de la búsqueda: Infantería, Patrulla Motorizada y la Brigada de Investigaciones.

Los uniformados recorrieron "Ciudad de Dios" e indagaron a los vecinos, hasta que una persona les contó que había visto a "La Ojorosa" con un bebé en los brazos y que la joven había entrado a su casa a buscar ropa.

En el medio de los vecinos que se aglomeraban alrededor de los policías apareció una vecina, que aseguró que conocía a la sospechosa y que sabía donde estaba. A partir de los datos que aportó esta muchacha, los uniformados se trasladaron a los barrios conocidos como "La Bombilla" y "El Sifón". Luego siguieron por calle Uruguay al 1.100, hasta llegar al "Puente de los suspiros", donde viviría el novio de "La Ojorosa".

Eran las 23 cuando los policías ingresaron a un pasillo y caminaron hasta encontrarse con una joven que sostenía un bebé e intentaba escaparse por el fondo de una casa. "¡Ahí está mi hijo!", gritó la denunciante cuando la vio. Los uniformados la redujeron y la trasladaron a la comisaría de Los Pocitos, junto al niño y a su mamá.

Finalmente, "La Ojorosa" fue trasladada al Instituto María Goretti, donde quedó alojada a disposición del Juzgado de Menores.

FUENTE