La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 10 de noviembre de 2012

El Día de la Tradición Argentina

Noviembre comprende un día consagrado a algo aparentemente abstracto, pero hijo y engendrador de concretos. Es la jornada del 10, dedicada a exaltar la Tradición Argentina. Una fecha que tiene su por qué, desde luego, y que importa mucho, como veremos, y una especial celebración sobre cuya significación y trascendencia entendemos del caso decir algo. Mas, cuando no faltan los que no alcanzan a valorarla como es debido y como interesa a lo esencialmente argentino, y cuando se da -asimismo-, en algunos, una tendencia a acapararla faccionalmente, que puede relativizarla o, al menos, no ayuda a lo que el país más anhela: su consolidación en paz; que no excluya disparidades -desde luego- pero que se afiance en la consideración mutua, en el diálogo sincero, en anteponer lo nacional a todo cálculo sectorial o individual.
 
¿Por qué noviembre y por qué, el 10? Porque a ellos están asociados José Hernández y su obra cumbre, "la Biblia Gaucha", como ha sido calificada: "El Martín Fierro". O si se busca ser más preciso: porque el 10 de noviembre de 1834, nació Don José, y fue en un mes de noviembre -1872- cuando salió a circulación el primer ejemplar de ese libro que le daría fama y que pinta personajes y por el medio donde se produjo la crianza. Como hijo de padres, de razas; y como entidad influenciada por el suelo, el cielo, el clima, el entorno, las posibilidades ambientales.
 
Ahí, en todo eso, está la "traditio". Lo que se transmite; lo recibido en herencia o por influencia. Lo perdurado; porque a su vez ha de trasladarse a otros. Suma de prácticas, hábitos, costumbre, modismos, usos, gustos, expresiones; pero no acumulación, sino adición más o menos consciente y - sobre todo - admitida como legado y consecuencia. Es decir: valorada no menos que como concreciones, como haber espiritual.
 
Y esa "traditio" que tiene que trasmitirse, define y proyecta. Define, porque distingue al que la ha recibido. Y proyecta, porque lo hace perdurable en su fisonomía y carácter, y le comunica fuerza al que la ha asimilado.
 
Basta observar el mundo que nos rodea para registrar el hecho de que ambientes de la campaña bonaerense de la época, que lo mismo valen para otras comarcas pampeanas y de buena parte del Litoral, y que no parecieron extraños ni en Cuyo, las Sierras o aún, en el Norte mismo del país.

¿Por qué un día especial para exaltar la Tradición?, cabe preguntarse. Vivirla y valorarla, corresponde todos los días. Pero siempre que una persona, un hecho, un ideal, una circunstancia, desea ser reconocida o se aprecia, mueve - también - a que se le consagre una fecha especial para afirmar pública y ostensiblemente esa consideración, en tal ocasión. Y así sabemos de un Día de la Raza, de un Día de la Madre, de un Día del Trabajador Telepostal y uno "de larga tradición", del Cartero.
 
¿Y se justifica que a la Tradición se la haya consagrado un Día? Si el término encierra un contenido y dice de un valor con proyección, sí. ¡Y vaya si en esa palabra cabe significación trascendencia! ¡Tanta, que es frecuente que no resulte medida plenamente!; por lo que juzgamos oportuno ahondar un poco en esto.
 
Un Pueblo es continuidad, vida; cuna, presente y futuro. Y un Pueblo es ser, más que estar; lo que implica origen, formación, idiosincrasia, carácter, personalidad, fisonomía. Todo lo que diga de su existencia individualizable y distintiva y ayude a su afirmación como realidad autónoma. Cuanto reconozca que tuvo un punto de arranque y se fue forjando en sangre y tierra; por lo que fue creado y los Pueblos más evolucionados de la Tierra cuidan y valoran sus particulares Tradiciones. Y lo mismo acontece en las naciones individualistas que en las colectivizadas o las "intermedias". Y sucede igual en las Naciones con milenios de cultura, que muestran orgullosas su pasado de esplendor y procuran enlazarlo con su presente empeño en seguir mereciendo admiración; que en los países de corta existencia, nacidos ha poco, que o buscan en erigir en fuente tradicional aconteceres forzosamente inmediatos, o hallan en otros más lejanos e indirectos, puntos de apoyo para elaborar una tradición que les dé marco y sustancia.
 
Nadie ignora, así, que los ingleses hacen un culto de sus viejos uniformes; de la misma subsistencia de una Monarquía en las formas, pese a que se gobiernan con lo que realmente es una República, etc. Y que en Francia se cuidan los centenarios castillos como a tesoros de valor incalculable, y se conservan viejas festividades, y se sigue velando por la perduración de vestimentas regionales. O que en Italia, cada vez que se aspira dar un paso adelante, la exaltación de la antigua Roma y sus manifestaciones clásica viene a ser el punto de apoyo para intentar dar el salto; se llame Renacimiento, Resurgimiento o como se quiera. O que los Escandinavos se enorgullecen de su ayer y los nombren vikingos. O que en Rusia, donde todo pudo ser cambiado categóricamente, aunque se les diese otro destino… fueron respetados los viejos palacios imperiales y las catedrales ortodoxas, para terminarse aceptando la reaparición del Culto Ortodoxo, justamente, con sus complejas ceremonias embebidas de simbolismo y ritualizadas con elementos y aparatos seculares. O que en los Estados Unidos, donde todo "es nuevo", "moderno"… cowboy y pieles rojas, casonas coloniales y documentos de la hora independista, etc., sean exornados para tratar de dar un espíritu a esa técnica en marcha, demasiado material y desarraigada, que ha evidenciado una deshumanización que se procura superar inyectándole alguna forma de tradición coherente, que dé alma a lo que sólo exhibe cuerpo.
 
Es que la Tradición vincula, cohesiona, afirma, define y, sobre todo, asegura el respaldo espiritual e intelectual que toda empresa reclama para ser sólida, distinguida, considerada, perdurable.
 
Y es que la Tradición provee bases, fundamentos, símbolos, modos y hasta una mística y cultos; sin todo lo cual el hacer de hoy carecería de otro sentido que el de la realización por que sí. De donde ha de concluirse lo que por otra parte es sabido: que los Pueblos que quieran obrar para el mañana, lo trascendente, han de empezar por forjarlo de acuerdo con lo que diga de su ser, que es lo recibido, que es lo apoyado en las Tradiciones que lo peculiarizan.

Se puede comprender lo dicho y puede que haya quienes no lo comprendan. Pero, comprendiéndolo, ha de evitarse - al exaltarse lo tradicional - toda pretensión especulativa con lo que sea o exprese Tradición. Porque en ella ha de verse un elemento cohesionante y no un campo de polémicas del ayer traídas al presente. Y gustar un "gato", recordar un dicho del "Viejo Vizcacha", tomar mate, usar poncho con orgullo, ser "gaucho" en el sentido noble que el gaucho sabía serlo, apreciar un producto de cerámica o una rastra, o tener presente - en hora de decisiones - la conducta de uno de aquellos que forjaron la Patria; han de ser vistos como apoyos para continuar un camino en el que sigamos siendo nosotros mismos, los argentinos, con los menores enconos y resquebrajamientos.
 
La tradición no es de nadie en particular, ni debiera ser elemento especulable. Si hay quienes la sienten más hondo y quizás más a la ligera, sea; eso no lo negativiza. Si se dan los que están convencidos de que ella va del brazo con una corriente dada, y otros que no lo ven así; poco importa. Pero lo que le interesa al país es que lo tradicional sirva para argentinizarnos espiritualmente; como si fuese el agua lustral que purifica para perfeccionar a cuantos reciben su bendición. Y esto interesa especialmente en el presente momento argentino, cuando todos los que anhelan que se forje un país Grande en el más amplio sentido del concepto, han de aprobar coincidencias, y en la ocasión en que todos los que aspiren a esa Grandeza Nacional honda y trascendente, tienen que comprender que en la Tradición no sólo hay recuerdos, de los que alegran y de los otros, sino - sobre todo - esencia, fuerza, dinámica. Está el Alma Patria. Esa Alma, viva y vibrante sin la que la Argentina -aunque creciese materialmente- no sería ella misma. Como nadie es cuando carece de personalidad. Como nadie es cuando sólo puede mostrar un cuerpo. Como nadie es cuando está falto de esencia, de carácter, de espíritu y cultura distintivos, de TRADICIONES.

La V Fiesta Nacional del Perro Pila generó mucho entusiasmo en Coronel Moldes

Un éxito. Así fue la 5ª Fiesta Nacional del Perro Pila, que se realizó en Coronel Moldes. La simpática iniciativa, que fue declarada de interés turístico y cultural por la intendencia local, contó con una masiva asistencia: 68 ejemplares de distintos puntos de la provincia y de Tucumán participaron del certamen.
 
“Maki Scrocchi” es el nombre de la perra pila chaqueña mediana ganadora del premio mayor del certamen. En tanto que los pilas moldeños “Rony Barros” y “Mateo Flores” obtuvieron los otros premios de importancia.

FUENTE

Cretino vandaliza el busto de Alberto Soldati que está en el Parque 9 de Julio de 1816

Hace pocos días, este busto de Alberto Soldati, que se encuentra en la esquina de Soldati y Francia (en el parque 9 de Julio de San Miguel de Tucumán) apareció completamente pintarrajeado. Además, el mármol adherido al pedestal que dice su nombre está roto. A Soldati se lo considera el padre del parque. Como ministro de Instrucción Pública planteó el primer proyecto para crear un espacio verde de grandes dimensiones en la ciudad.

Restauraron el espléndido órgano de la Basílica San Francisco de la capital de Jujuy

La comunidad franciscana lleva adelante un proyecto de puesta en valor de la Basílica San Francisco de San Salvador de Jujuy y su rico patrimonio.

La tarea más reciente orientó sus esfuerzos en la recuperación del órgano, una de las piezas más valiosas del templo, que fue instalado en el década del 20, en el siglo pasado.
 
Para la ejecución de esta importante tarea convocaron a la firma Amadini, integrada por reconocidos expertos de Buenos Aires, “cuyos trabajos se han distinguido tanto en Argentina como en América”, resaltaron. Desde el Convento San Francisco consideraron que “la restauración lograda potencia el conjunto arquitectónico de esta espléndida edificación, que es orgullo de los jujeños”.
 
Destacaron que la intervención efectuada sobre este valioso instrumento musical “permite no solo constatar las restauraciones logradas, sino también interpretar obras musicales por parte de prestigiosos organistas, que podrán llegar a esta ciudad para ejecutar este instrumento”.
 
Pusieron en relieve que entre las principales características de este órgano se encuentran su gran sonoridad “por la calidad con que fue construido el instrumento”, que se acentúa por su ubicación en lo alto de la nave central y por la acústica del recinto.

FUENTE

Diputados provinciales salteños embriagados de patriotismo inventaron un feriado extraordinario para 2013

La Cámara de Diputados de la Provincia de Salta aprobó la ley que declara feriado extraordinario en todo el territorio provincial, por única vez, el 13 de febrero de 2013, “Día del Bicentenario del juramento de fidelidad a la Asamblea General Constituyente”.

Milagros Patrón Costas, titular de la Comisión de Cultura de Diputados, solicitó a sus pares la aprobación de este reconocimiento a un hecho histórico “de gran importancia para Salta, en particular, y la Argentina”.

“El General Belgrano, cuando venía camino Salta con el Ejército del Norte, se detiene en ese momento en el Río Pasaje – que a partir de ese suceso empieza a llamarse Río Juramento – y se declara fidelidad a la Asamblea del año 13. Allí se enarbola el pabellón nacional, que será la bandera que acompañará para siempre al Ejército del Norte y será la bandera que acompaña a Belgrano en la gesta del 20 de febrero en la Batalla de Salta”, recordó la Legisladora.

Patrón Costas consideró que “el sitio del juramento tiene hoy una importancia fundamental para Salta, en el marco del Bicentenario”. Y es por ello que, “siguiendo los acontecimientos históricos, así como fue importante declarar feriado por única vez la batalla del Río Piedras, es que queremos que todos los salteños y el país vean la importancia que ha tenido esa gesta de Belgrano, y la relevancia que a partir de ese momento adquiere nuestra bandera”.

FUENTE

Patricias salteñas recibieron el premio "Lola Mora"

Salteñas destacadas recibieron el premio “Lola Mora” en el Senado de la Nación por lo que hicieron para promover tradiciones, disponer cambios y estimular la solidaridad en diferentes ámbitos.
 
El premio fue promovido por los senadores nacionales Sonia Margarita Escudero y Juan Carlos Romero y fueron dispuestas a través de un proyecto de resolución aprobado por el Congreso de la Nación.
 
Ernestina Acosta recibió un premio por su labor en servicios comunitarios en su General Guemes natal y por su trabajo docente; Fanny Ceballos de Marín, por su trabajo como docente, dirigente política, social y la defensa por los derechos cívicos.
 
También fueron distinguidas Amanda Corbalán, por su carrera como docente rural y amplia labor comunitaria, quien compartió el galardón con las mujeres de Iruya; Ana María Guía de Villada, primera contadora de la provincia que promovió la creación del Tribunal de Cuentas y de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales de la UNSa; y Silvina Isasmendi, por su trabajo en beneficio de las personas con discapacidades desde la Fundación Por Nuestros Niños y su compromiso por la salud de familias y niños en barrios carenciados de la ciudad de Salta.
 
Además recibieron el galardón Susana Martorell de Laconi por su labor como docente e investigadora destacada en el área de letras, mientras que Beatriz Molina Bergman fue distinguida por su trabajo social y docencia en rincones alejados de la provincia como Isla de Cañas, Santa Victoria Oeste e Iruya. María Julia Palacios fue reconocida como investigadora y docente y su trabajo en temas de género; y Marcela Quintana, por su trabajo solidario y promoción de los artesanos, colaboradora incansable de la obra del recordado Padre Chifri en el paraje Alfarcito y zonas aledañas de la Quebrada del Toro.
 
Las premiadas fueron elegidas, por unanimidad, por un tribunal compuesto por Carmen Martorell, Mercedes Puló, Cristina Garros Martínez, Leonor Navamuel, Silvia Varg de Nioi, Miguel Ángel Basombrío y Néstor Salvador Quintana.
 
En el acto realizado el jueves anterior en el salón Azul del Senado de la Nación contó con la participación de la senadora por Córdoba, Norma Morandini, y el senador Julio San Millán. Se sumaron decenas de salteños residentes en Buenos Aires, representantes de fortines gauchos, familiares y amigos de las mujeres ejemplo.
 
“Aquel camino marcado por la rebeldía de esa inolvidable mujer (Lola Mora) ha sido la guía que inspiró a otras salteñas, entre las que se encuentran las homenajeadas”, indicó el senador nacional Juan Carlos Romero durante el acto de entrega de las distinciones.
 
Romero les dijo: “Ustedes representan ese espíritu de Lola Mora, un buen paradigma a seguir como lo fueron también Macacha Guemes, Juana Manuela Gorriti y Juana Azurduy de Padilla. Mujeres excepcionales, comprometidas como lo son ustedes. Espero que este reconocimiento sirva de ejemplo y estímulo para que estos gestos se multipliquen para beneficio de todos los salteños”, agregó el exgobernador de Salta.
 
Lola Mora, la artista salteña nacida en El Tala, fue tomada como parámetro. “Ella fue una mujer de convicciones, pionera, luchadora incansable contra los convencionalismos. Fue un ejemplo de lucha, como lo son las mujeres a las que hoy distinguimos porque se rebelaron contra las injusticias y porque se esforzaron en transformar la realidad de sus comunidades. Por eso es un honor reconocerlas”, destacó Escudero.

FUENTE

Proponen que la Cena Blanca sea incorporada al patrimonio cultural jujeño

Típica imagen del "paseo" previo a la entrada al salón de fiesta
La diputada Susana Pantoja impulsa un proyecto de ley para incorporar a la “tradicional” Cena Blanca como patrimonio cultural de la Provincia. Argumenta la legisladora que es un hecho cultural y social que perdura desde hace más de 76 años como la celebración más antigua que involucra a estudiantes de Jujuy.
 
Manifestó que el evento es uno de los acontecimientos más esperados por los estudiantes secundarios de Jujuy, “una oportunidad inigualable, tal vez la única para algunos, de vestir las mejores galas y salir a disfrutar de una noche inolvidable y la última, probablemente, para compartir un encuentro fraterno con sus compañeros” agregó.

Argumentó que la Cena Blanca es “único” en su tipo en todo el país y que para todos los jujeños, un hecho cultural y social de inigualable trascendencia, “no en vano perdura desde hace 76 años siendo parte de nuestra historia, cultura y tradición” sentenció, tras lo cual dijo que es justo brindar un merecido homenaje al tradicional acontecimiento incorporándola como parte integrante de nuestro Patrimonio Cultural.

Relata la diputada que en noviembre de 1936, treinta estudiantes del ultimo año de estudios de la Escuela Normal, 27 mujeres y 3 varones, que estaban prontos a recibir su titulo de Maestros Normales Nacionales lanzaron un “desafió” para realizar la primera Cena Blanca, a los alumnos del otro histórico Colegio de la ciudad, El Nacional Nº 1, con quienes mantenían ciertas “disputas estudiantiles”.

Al no obtener respuestas de los estudiantes del Nacional, las alumnas de la Escuela Normal fijaron el día 14 de noviembre para la celebración del acontecimiento, dando una de ellas la orden de ir “todas de blanco, en romántico organdí”.

El día fijado el grupo de señoritas se dio cita en el “elegantísimo” hotel Paris, ubicado por esos años en calle Belgrano al 800, donde cenaron en un ambiente de total camaradería y bailaron al son de la Orquesta Tarantini y al ritmo del piano.

Señala mas adelante Pantoja que el devenir de los años fue imprimiendo características propias a la tradicional celebración dado el número creciente de estudiantes que egresan año tras año. Sin embargo, dijo, el acontecimiento supo conservar intacta su esencia y su objetivo: corolar majestuosamente con elegancia y “estilo victoriano”, la finalización de una etapa importante de la vida como lo es, abandonar la adolescencia para empezar a transitar la vida adulta.

FUENTE

Anuncian que en un par de meses ya estarían terminadas las obras en el Parque Nacional Los Alisos

¿Alguna vez viste un osito haciendo la pose de lavar ropa en el río? ¿Sabías que hay una especie de bambi característica solo de este lado del mundo? ¿Te animarías a enfrascarte en un viaje al único bastión incaico que resiste en Tucumán? El osito lavador, la taruca o venado andino y La Ciudacita son algunas de las muchas joyas que alberga el Campo de los Alisos, el único Parque Nacional de la provincia, ubicado en Chicligasta. 

Como si su vidriera natural no fuera vasta y reverencial, la reserva tiene mucho para festejar: en poco tiempo, probablemente al amanecer de 2013, se habrá terminado la obra de infraestructura que posibilitará, entre otras cosas, un acceso permanente al lugar. Daniel Vega, intendente de Los Alisos, comentó a La Gaceta que las obras comenzaron hace dos años y que incluyen más cartelería y refugios, y mejoras en los caminos internos, el centro de visitantes y el estacionamiento. Aunque el principal aporte será el puente sobre el río Jaya, a la entrada del Parque. 

"Actualmente, para ingresar hay que vadear el río o hacerlo en una camioneta 4x4 -apuntó Vega-. Esta dificultad ha impedido una mayor promoción del lugar, porque no se pueden difundir solo valores de conservación, sino también de uso público. Sin camino de acceso se le haría propaganda a lo utópico. Eso irá cambiando a medida que se entreguen las construcciones".

Los Alisos se extiende a lo largo de 17.000 ha (7.600 fueron incorporadas en 2010) y es un asilo para especies amenazadas en otros lugares, como la taruca y el guanaco. "Hay algunas que se han extinguido en la zona, como el tucán, el tapir o el yaguareté y ya no es posible su reintroducción. Pero la fauna característica de las yungas está bastante intacta: hay pumas, ocelotes, gatos del monte, hurones, zorros, corzuelas, entre otras. Respecto de la flora, hay especies más vulnerables que otras. Por el valor de su madera, el cedro ha sido intensamente explotado desde hace 40 años y cuando se creó la reserva, en 1995, ya era difícil encontrarlo. Lo mismo ocurrió con el nogal, pero a este lo hemos recuperado".

Vega -que se presenta como el papá del Parque, ya que trabaja en él desde que se lo declaró como tal- remarcó que las autoridades provinciales siempre se han dispuesto a colaborar con el mantenimiento de la zona, pese a que esta depende de la Administración Nacional de Parques Nacionales. De todos modos, manifestó, hay algunas carencias remarcables, como las infraestructuras de altura. "Tenemos que incorporar necesariamente refugios en picos de unos 4.500 metros, que sirvan no solo para control y vigilancia, sino también para los investigadores. A esa altura se encuentra La Ciudacita, un complejo precolombino de origen incaico, construido por pueblos originarios. Hay un montón de incógnitas acerca del uso de esa ruina y necesitamos estudios serios al respecto, que hoy no existen. Además las obras servirían para frenar el deterioro que implican los fenómenos meteorológicos -razonó-. El objetivo es difícil, porque ninguna empresa quiere construir arriba: hay que tener en cuenta que Los Alisos, con un pico de 5.314 metros, tiene el récord de altura en el sistema de parques nacionales del país".

FUENTE