La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 9 de octubre de 2012

El tucumano Juan Manzur, Ministro de Salud de la Nación, "culpa" a Mauricio Macri de no facilitar el asesinato de un niño por nacer

El ministro de Salud, Juan Manzur, dijo que "el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, se tiene que hacer cargo" por la suspensión del primer aborto no punible a una mujer víctima del delito de trata.

Manzur precisó en el canal de noticias C5N que "esta situación puntual se da en un hospital como es el Ramos Mejía, de la Capital Federal y que depende de la Jefatura del Gobierno de la ciudad".
 
Añadió que "acá hay una jueza nacional que se ha sublevado, que emitió esta medida -en referencia a la suspensión del aborto no punible- desoyendo lo que establece la acordada de la Corte Suprema, vinculado a los casos de aborto no punibles".
 
Pero insistió, en que "el que tiene que hacerse cargo de esta situación es Macri, porque el gobierno nacional no tiene nada que ver".
 
Manzur indicó que "el Ministerio a mi cargo ha cumplido con la acordada de la Corte Suprema de la Nación, está el protocolo y todo dentro del marco de salud sexual y responsable".
 
En tanto, al aludir al aborto señaló que "son situaciones personales no deseadas muy doloras y hay que manejar estos casos con mucha prudencia, serenidad y con la reserva que implica".
 
"Ya que se trata de una mujer que ha sufrido no sólo una violación, sino que la información que tenemos es que fue víctima de una trata de persona", destacó el ministro.
 
En referencia al anuncio que había hecho Macri sobre la práctica del aborto, señaló que "ventilar estos casos es una situación desaconsejable, pero ahora si Macri hace comunicaciones con esto, no nos parece lo correcto".


El primer aborto no punible de la Ciudad de Buenos Aires fue suspendido hoy tras la presentación de un recurso judicial por parte de la organización católica Pro Vida, que se opone fervientemente a esta práctica, a pesar del fallo de la Corte Suprema de Justicia y la sanción, posteriormente vetada por el macrismo, de la ley que la regula.

En el día de hoy, en el Hospital Ramos Mejía de la Capital Federal, se llevaría a cabo la operación a una mujer de 32 años, cuyo caso pasó por todas las instancias legales y fue finalmente aprobado, ya que se trata de una víctima de violación y trata de personas, y se encuentra dentro de los plazos permitidos de gestación.

Sin embargo, Pedro Andereggen, abogado de la Asociación Pro Familia, señaló en la puerta de ese centro de salud que "no se va a realizar el aborto tras la notificación de la medida judicial".

Andereggen precisó al abandonar el Ramos Mejía que "fue notificada de la decisión judicial la Dirección del hospital y la paciente", al insistir que la realización de un aborto "es contraria a derecho".

"De acuerdo al derecho civil, ese niño por nacer es persona y tiene derecho a ser oído",
puntualizó el letrado. En tanto, consideró que "no puede primar la voluntad de la madre de matar a su hijo" y añadió que desde la asociación que representa "sin perjuicio de la obligación del Estado, se compromete a brindarle a la madre y al niño toda la asistencia médica, psicológica y la ayuda para su inserción social".

La medida fue dictada por la jueza civil  Myriam Rustán de Estrada, del juzgado civil número 106.

El viernes pasado un juez del fuero contencioso administrativo y tributario de la Ciudad, Guillermo Scheibler, había rechazado un planteo similar de los mismos abogados, que ante esa resolución adversa recurrieron a un juzgado diferente para frenar la operación.

La jueza Rustán de Estrada hizo lugar a una medida cautelar de carácter urgente para impedir la intervención y luego remitió el expediente al juzgado en lo civil número 56, a cargo del juez Miguel Ricardo Güiraldes, quien este mediodía aún no había recibido el expediente, informaron fuentes judiciales.
 
El juez Güiraldes será el encargado de seguir tramitando la causa, en la que Pro Familia obtuvo la medida que obliga al Gobierno Porteño “abstenerse de realizar cualquier acto o maniobra tendiente a quitar la vida a un niño por nacer en la Ciudad de Buenos Aires y en cuya defensa e intereses ha promovido estas actuaciones”.

El pueblo humahuaqueño pide para que los autores materiales e intelectuales del homicidio de Luís Condorí paguen por su crimen

El jueves pasado se cumplió un mes del asesinato de Luis Darío “Pato” Condorí, hecho acaecido en la finca “Veira Colorado”, en la zona alta de la Ciudad Histórica, durante un cruento incidente que frustró el asentamiento prepotente de un centenar de personas procedentes de la ciudad capital de la provincia de Jujuy, el que arrojó como saldo varias personas heridas por balas de goma, tanto en particulares como en efectivos de la fuerza de seguridad.
 
El deceso de Luis “Pato” Condorí se produjo por el impacto de una bala que provino del grupo foráneo. A raíz de las acciones pertinentes de la Fiscalía de Investigación se procedió a la detención de tres personas imputadas entre las que se encontraría el autor material del crimen.
 
Mientras avanza la investigación judicial, la población de Humahuaca todavía se encuentra sumergida en la consternación y el espanto por estos hechos de violencia deleznables. Todavía lacera la sensibilidad social la situación vulnerable en la que quedaron su esposa, dos hijos y demás familiares del joven guía de turismo. Claman por justicia, castigo a los culpables y compromiso de las autoridades gubernamentales para prevenir y proceder en todos los casos donde se vea el riesgo de la seguridad poblacional. Exigen garantías para preservar los derechos de las personas y que “Humahuaca retorne a los tiempos de paz y tranquilidad, como siempre le ha caracterizado”, invocaron.
 
A las 19,30 comenzó un responso por el joven Condorí en su domicilio del barrio Alto Independencia, a cargo del cura Carlos Halcón, con la presencia de familiares, amigos y vecinos autoconvocados, quienes en todo momento expresaon su hondo pesar, dolor e impotencia ante lo acontecido.
 
Pasada la hora 20:15 comenzó la marcha del silencio por el pronto esclarecimiento de este crimen como de otros acaecidos en otros tiempos, como el de Hugo Garnica (22/10/11), Angel Gallardo, Pío Fernandez y Sandro Cussi. Fue insistente el reclamo de justicia y castigo a los culpables.
 
El numeroso contingente se desplazó por la calle Salta hasta Buenos Aires. Se detuvo un instante frente a la Catedral y prosiguió hasta la sede municipal donde Desiderio Condorí lamentó otra vez “tener que invitar a las autoridades de turno para que nos reciban”.
 
Doña Candelaria Cari, titular interina del Ejecutivo, parte de su gabinete y el concejal Aldo Cruz, tuvieron que escuchar el clamor y los cargos de responsabilidad en los hechos sucedidos el 05 de iembre pasado. Sin dudar el padre de Luis Condorí exigió a la intendenta interina sumarse como testigo en la causa y en la próxima marcha del silencio en San Salvador de Jujuy, que prevé llevarse a cabo el 12 del corriente mes. La intendenta asintió en las dos peticiones. Miriam y Desiderio Condorí, progenitores del “Pato”, junto a los demás familiares se mostraron quebrados, embargados en el alma al extremo.
 
Cerca de las 22, la manifestación pacífica prosiguió por la calle Tucumán hasta la intersección de la avenida Belgrano para desembocar en la sede de la Seccional 15 donde esperaba el segundo jefe de la UR III, comisario mayor Carmelo Flores. Como en ocasiones anteriores nuevamente arremetió Oscar Gallardo, padre del infortunado Angel Gallardo muerto hace dos años en un caso aún no esclarecido por la Justicia.
 
Respecto al caso Condorí, algo escéptico, Gallardo dijo que “podrán aparecer los autores materiales, pero ¿los intelectuales? Esos no van a aparecer, porque están arriba en el poder”. En otro aspecto, llamó a la mesura de los funcionarios municipales de turno, en vista de la fragilidad social humahuaqueña “por favor no echen más leña al fuego, trabajen para el bienestar de todos”. Exhortó a la Justicia, a sus fiscales particularmente más humildad, más trato humano que no sean soberbios.
 
A su turno Miriam Condorí leyó un conmovedor escrito suyo como dedicatoria a su hijo. Al tomar la palabra el abogado defensor de la familia Condorí, el abogado Luciano Rivas, invitó al jefe policial y a todos los efectivos de la guardia que actuaron en el triste suceso del mes pasado, para que se sumen en la testimonial para esclarecer el crimen, a lo que accedió la autoridad policial. “Los que me conocen saben perfectamente que siempre estuve mediando y apaciguando los ánimos en cada conflicto social. Cuando la Justicia me convoque o cuando usted lo considere necesario, las puertas de mi despacho están abiertas. Con gusto ofrezco mi servicio” acotó. Entre otros oradores, mocionaron por la construcción de un “santuario” en el lugar donde fue herido mortalmente Condorí.
 
Pasadas las 23, la desconcentración se produjo en el mismo lugar con unas palabras de los curas Carlos Halcón y Blas Márquez Bernal, en representación de la Prelatura de Humahuaca y cerraron la convocatoria con un rezo para mitigar tanto dolor y desventura.

Un colombiano y un boliviano atrapados mientras transportaban cocaína en nuestro país

Un “camello” proveniente de la vecina República de Bolivia, identificado como Carlos Iván Torres Paredes (28), quien no pudo soportar la sustancia estupefaciente que transportaba en sus intestinos, falleció en las últimas horas del viernes.
 
Torres Paredes, que viajaba desde la frontera hacia Salta en un ómnibus de larga distancia, se había descompensado en Pichanal y fue trasladado inmediatamente al hospital local, donde perdió la vida en medio de terribles dolores. Luego fue trasladado a la morgue del hospital San Vicente de Paul de Orán.
 
En ese centro asistencia, el médico legal de Policía practicó la autopsia del joven. En sus intestinos se hallaron múltiples cápsulas cilíndricas disueltas, con una sustancia blanquecina que, virtualmente, le quemó sus órganos blandos.
 
Intervino la Brigada de Drogas Peligrosas. A través de reactivos químicos, se estableció que se trataba de 1,067 kilogramos de cocaína, distribuidos en 101 envoltorios que finalmente fueron secuestrados.
 
Finalizada la autopsia, el profesional determinó como causa del deceso un infarto de miocardio e infarto intestinal por sobredosis de cocaína.
 
El occiso era oriundo de la localidad de Yacuiba, Bolivia.


El viernes pasado, en el control de ruta habitual de la Gendarmería, se detectó en el equipaje de un ciudadano colombiano, de 47 años de edad, un total de 4,370 kg. de cocaína de máxima pureza.
 
La droga estaba distribuida en los laterales del bolso y con el sistema de narcotest se confirmó la calidad y cantidad.

El narco viajaba en la empresa boliviana de colectivos Quirquincho, que hace el tramo Santa Cruz- Buenos Aires, y según trascendió, este ciudadano colombiano tenía más de dos entradas al país por diferentes fronteras, por lo que no se descarta que haya logrado pasar droga anteriormente. La causa quedó en manos del juez Raúl Reynoso del Juzgado Federal de Orán.