La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Con el único propósito de causar daño en la comunidad católica, vándalos se apropian de una estatua de San Ramón Nonato

Ingresaron ladrones a la Parroquia San Ramón Nonato de Tartagal y se llevaron la imagen central.

La comunidad de la Parroquia San Ramón Nonato advirtió el domingo por la mañana que la imagen de aproximadamente un metro de altura que estaba ubicada en la entrada del templo había desaparecido.

Según los vecinos de la Iglesia los delincuentes se llevaron la imagen y la habrían roto.

Ismael Singh y sus cómplices, unos dignos merecedores de la pena de muerte

Un grupo integrado por tres muchachos, dos de 17 y uno de 18 años, fueron detenidos el viernes poco después del mediodía, cuando intentaban vender droga en inmediaciones de la Escuela "Provincia de Buenos Aires", en la intersección de las calles Francisco Arias y Francisco López, en Villa Soledad.
 
Los dealers fueron descubiertos por personal de la sección Motoristas del Sistema de Emergencias 911 cuando intentaban violentar la puerta de un automóvil estacionado. Los detuvieron de inmediato y un transeúnte se acercó a los uniformados y les comentó: “Esos tipos andan vendiendo droga”.
 
Al ser requisados, le encontraron al mayor del grupo, identificado como Ismael Singh, cuatro porros, una bocha de marihuana y $193 que habían recaudado con la venta de la droga.
 
Los efectivos del 911 dieron cuenta del hecho a la División de Drogas Peligrosas, cuyos expertos realizaron las pruebas de campo y determinaron que, efectivamente, la sustancia vegetal secuestrada era picadura de marihuana.
 
Singh quedó detenido a disposición de la Justicia Federal, acusado de tráfico de estupefacientes, en tanto que sus cómplices, por ser menores de edad, fueron sometidos a pruebas dactilográficas y luego entregados a sus padres.

Las Madres de los Planes Sociales

Una adolescente de 14 años estaba siendo abusada ayer por un joven cuando tres policías que pasaban por la zona lograron salvarla. La menor había ido a bailar con su madre en Alderetes, donde conocieron a dos hombres. El abusador se alejó de la otra pareja, y bajo el puente Lucas Córdoba la forzó.
 
Los policías observaron que en los márgenes del río Salí estaba estacionada una motocicleta y dos personas, un hombre y una mujer, forcejeaban cerca del rodado. Detuvieron el patrullero y se bajaron, para determinar qué estaba pasando. Al comenzar a descender hacia el río, la mujer comenzó a correr hacia ellos pidiendo auxilio y el hombre arrancó la moto para escapar. La oscuridad impedía a los policías ver con claridad lo que sucedía. La mujer, una adolescente de 14 años, les contó que el motociclista estaba abusando sexualmente de ella. El hombre intentó salir del lugar, pero cayó del rodado tras chocar con un montículo de escombros. Luego de un recorrido por la zona, lo encontraron escondido en unos matorrales y lo aprehendieron.

Según la declaración que la adolescente realizó más tarde en la seccional 11ª, el domingo a la noche había ido con su madre a bailar en un boliche de Alderetes. Allí conocieron a dos hombres, quienes se ofrecieron a llevarlas a su casa a las 4, cuando cerró el local.

Las mujeres subieron cada una en una moto. Pero el sujeto que llevaba a la adolescente aceleró y perdió de vista al rodado en el que viajaba la madre de la menor. Por la fuerza, según dijo la adolescente, la llevó hasta la orilla del río.

El agresor le dijo a la menor que iban a tener relaciones sexuales, y que si ella se oponía, él iba a matarla. Entonces, comenzó a manosearla. Ante la resistencia de la menor, el hombre de 22 años la golpeó, la arrojó al piso y allí la obligó a la práctica del sexo oral. Fue en ese momento cuando llegaron los policías.

La madre de la adolescente fue a la dependencia policial apenas se enteró de lo que había pasado. Estaba desesperada porque su hija no llegaba a la casa. Las mujeres declararon lo que había pasado, y la fiscala María de las Mercedes Carrizo ordenó la aprehensión del presunto abusador.