La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 21 de septiembre de 2012

Allanan cybers en Salta y Jujuy en un operativo contra la pedofilia

En la tarde de ayer un cibercafé y drugstore del macrocentro salteño, ubicado en la intersección de avenida Jujuy y calle San Juan, fue allanado por orden del Juzgado Federal 2, por una decena de efectivos de la División de Delitos Tecnológicos de la Policía Federal, con asiento en la Ciudad de Buenos Aires, apoyados por diversos móviles y con presencia de personal de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Salta.

El llamativo operativo conjunto estuvo enmarcado en una vasta investigación acerca del tráfico de material pornográfico perteneciente a una red internacional de pedofilia, que en Salta al parecer tiene afincados a varios de sus miembros, exportadores de material audiovisual, cuyo origen se investiga.

Un centenar de curiosos siguieron las alternativas del allanamiento desde las distintas veredas y durante las tres horas que duró el mismo.

“Por el momento no hay detenidos ni dispondremos de la clausura del local hasta tanto lo ordene la Justicia Federal, pero me imagino que sin los elementos que estamos secuestrando es imposible su funcionamiento”, espetó el oficial de federal, vestido de civil.

Luego agregó: “No podemos brindar precisiones hasta tanto se crucen las informaciones locales y las de la división Delitos Tecnológicos, pero la evidencia del ilícito partió de este lugar, de eso no tenemos ya ninguna duda”, cerró.


Un ciber ubicado en el barrio Gorriti fue allanado ayer por efectivos policiales luego que una investigación sobre una red de pedofilia internacional indicaría que de una o más computadoras de ese local se traficaba material pornográfico a España.

La medida emanada desde un juzgado federal de Capital Federal fue avalada por el juez de Instrucción Raúl Gutiérrez y se cumplió en horas del mediodía de ayer en un ciber de calle Juan Manuela Gorriti al 600. Estuvo a cargo de la Policía Federal y la Brigada de Investigaciones de Jujuy.

El allanamiento dejó como saldo el secuestro de varias computadoras debido a que en principio desde una de las máquinas, aparentemente, se enviaba material pornográfico con imágenes de niños, hacia el continente europeo.

Se supo que la orden habría surgido de un pedido de agentes de Interpol con asiento en España.
 
Ayer, el transitado sector del barrio Gorriti se vio alterado por el procedimiento desarrollado por efectivos de Policía Federal y Brigada de Investigaciones local, que contaron con apoyo de personal de Infantería.

De la mano de la salteña Sonia Escudero avanza el nefasto "femicidio" en el Senado de la Nación

Femicidio tiene dictamen en el Senado y es inminente su tratamiento en el recinto. El proyecto aprobado por unanimidad en Diputados el pasado 18 de abril sufrió modificaciones, por lo que, tras su aprobación en el Senado, deberá volver a la cámara baja. Se le daría prisión perpetua al hombre que mate “a una mujer o a una persona que se autoperciba con identidad de género femenino y mediare violencia de género”.

A instancias de la salteña Sonia Escudero el Senado aprobó, en la última sesión, una “moción de preferencia” para tratar el proyecto en el recinto en los próximos días.

Modifica el inciso 1° del artículo 80 del Código Penal. La figura agravada que actualmente le cabe al que matare “a su ascendiente, descendiente o cónyuge”,  se extendería al que matare a “su excónyuge, conviviente o exconviviente”.

Lo que equipara el vínculo matrimonial a la convivencia.

 
Amplía los crímenes por odio contemplados en el inciso 4° del artículo 80 del Código Penal, al “odio racial o religioso”, se sumarían el odio “a la orientación sexual, a la identidad de género o su expresión”.

A las ya preocupantes categorías de “identidad de género o su expresión” -que reemplazan la naturaleza de las cosas por una construcción social- se agrega la referencia a la “orientación sexual”, eufemismo que abarcaría hipótesis incestuosas, pedófilas, de bisexualidad, de zoofilia y cuantas aberraciones permita la imaginación, ya que, en todos esos supuestos, podría invocarse el mencionado eufemismo.
 
Incorpora en el artículo 80 del Código Penal un nuevo inciso, el 11°; que inhibe al juez de aplicar atenuantes cuando el que matare “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o se ha mantenido una relación en los términos del inciso 1° (ascendiente, descendiente, cónyuge, excónyuge, conviviente o exconviviente), “anteriormente hubiera realizado actos de violencia contra la mujer víctima, otra mujer u otra persona que se autoperciba con identidad de género femenino.”

No se entiende el porqué de la limitación, puesto que lo grave es que alguien mate para causar sufrimiento a un tercero, con independencia de la relación que pudiera tener (o haber tenido) con éste. Por otra parte, vedar la atenuación cuando la víctima es una mujer y permitirla cuando la víctima es un varón (niño, adulto o anciano), es una discriminación injusta. ¿Qué pasará si la conviviente mata a una mujer que se “autopercibe” como varón y hubiera realizado anteriormente actos de violencia contra ella?
 
Crea el artículo 80 bis del Código Penal para imponer “prisión perpetua al hombre que matare a una mujer o a una persona que se autoperciba con identidad de género femenino y mediare violencia de género.”

Una violencia basada en el sexo también puede ser ejercida por una mujer o por quien se “autoperciba con identidad de género femenino”, sobre un varón -que se asume como tal- causándole la muerte. Y también podría darse el caso ya mencionado de que una mujer ejerza violencia y mate a otra que se “autopercibe con identidad de género masculino”.

Es así que el artículo 80 bis proyectado resulta abiertamente discriminatorio tanto para con los varones, como para con las mujeres que se “autoperciben con identidad de género masculino”, quienes aparecen menos protegidos que las mujeres que se precian de tales y los varones que se "autoperciben con identidad de género femenino", todo lo cual, ya lo hemos dicho, vulnera directamente el dispositivo del artículo 24 del Pacto de San José de Costa Rica: "Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley.".