La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El triunfo de la "igualdad": gente decente forzada a convivir con la peor calaña aberrosexual

Desde hace tiempo mi familia y yo venimos peregrinando en el intento de recuperar la tranquilidad perdida durante las noches frente a nuestra casa. Cada quien es dueño de elegir como quiere o puede ganarse la vida, y no está en mí juzgar la elección sexual de las personas. Pero lo cierto e indiscutible es que los derechos de cada uno son válidos mientras no atropellen los de los otros. 

Muchos de los que trabajan de noche en la zona de San Lorenzo y Sáenz Peña de San Miguel de Tucumán, son personas respetuosas y ubicadas y cabe aclararlo porque no es justo generalizar por unos cuantos. Sin embargo, algunos de ellos, seguramente identificados por la autoridades, son personas desconsideradas que durante la noche, utilizan los umbrales de mi casa para beber, generar trifulcas con sus clientes y, como si no fuera suficiente, orinar en nuestras paredes. Ante nuestros reiterados y justos reclamos, solo hemos recibimos agresiones. 

A pesar de haber radicado la denuncia correspondiente hace varios meses seguimos soportando esta situación. ¿Acaso es justo que mis hijos no puedan dormir por las noches cuando se levantan a las seis de la madruga para ir al colegio? ¿Es razonable que ni siquiera podamos pensar en pintar nuestra casa porque personas inescrupulosas harán sus necesidades después? 

Hace 15 días una camioneta subió a nuestra vereda persiguiendo en contramano a una de estas personas. ¿Que hubiera sucedido si alguien de mi familia estaba ingresando al domicilio? 

Debo agradecer al personal de la Comisaría 1º, por la inmediata respuesta cada vez que tenemos que acudir en ayuda y por la contención de su personal. Pero es todo lo que ellos pueden hacer. Por eso solicito que las autoridades garanticen de manera urgente la tranquilidad de mi familia. Esta situación para nosotros se ha tornado insostenible. 

Violento intento de viricidio en Famaillá: una hoguera para acabar con un hombre

"Cuando discutían, él le habrá dado un chirlo, pero ella no se le quedaba (sic)", cuenta la madre de Rubén Orlando Correa al describir la relación que tenía con Maira Alejandra García, su mujer. Estaban juntos hace cuatro años y se habían separado en varias oportunidades pero siempre se reconciliaban. Por lo que afirman los familiares de ambos, vivían un vínculo tormentoso que, el domingo a la madrugada, estalló en una violenta pelea.

En abril, habían alquilado una habitación en el fondo de una casa en Lisandro de la Torre primera cuadra, una calle situada en el barrio Oeste Sur, en Famaillá. Pagaban $ 300 por mes; Juan Ramos, propietario de la vivienda, dice que nunca se habían retrasado en el pago del alquiler. En ese lugar, se produjo la pelea que envió a Correa a la sala de cuidados intensivos del hospital Centro de Salud y a García al calabozo de la Brigada Femenina Sur, en Concepción.

"Eran cerca de las 3.30 del domingo. Parece que él (Correa) se había quedado viendo la pelea de Maravilla Martínez con unos amigos. Al llegar, puso a calentar agua para bañarse. Comenzaron a discutir, él se le abalanzó y ella le tiró alcohol y le prendió fuego", señaló Ramos al contar el episodio que, asegura, lo dejó atónito. Soledad Chocobar, esposa de Ramos, afirma que se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo cuando escuchó los gritos de Correa. "Lo vi salir corriendo hacia la calle. Ya se le estaba quemando la cara y el pecho. Quiso apagar el fuego, pero lo único que consiguió fue quemarse las manos", explicó la mujer. Sin embargo, el matrimonio sostiene que desconoce los motivos que causaron la pelea.

El comisario de Famaillá, Luis Omar Díaz, dio detalles de la declaración espontánea que realizó García, que tiene 22 años, en esa dependencia. "A las 5.30 del domingo, se presentó en la comisaría acompañada por su padre (Luis García). Dijo que alrededor de dos horas antes estaba junto con su hijo, que tiene un año y medio, en la habitación donde vive. A esa hora llegó Correa, aparentemente alcoholizado. Discutieron y, según la mujer, su pareja la amenazó de muerte a ella y a su hijo", precisó Díaz.

El informe policial señala que, para defenderse, la mujer agarró un frasco con alcohol etílico que estaba en un modular y derramó el líquido sobre su concubino. Cuando el hombre la quiso atacar, le prendió fuego con un encendedor. "Correa salió corriendo hacia la calle y en el camino se sacó la remera. En la vereda, se revolcó en el agua del cordón cuneta y consiguió apagar el fuego", agregó.

Correa tiene 33 años y es un hombre alto que mide cerca de 1.85 metros, según precisó Policía, mientras que García es una mujer delgada de alrededor de 1.60 metros. Blanca Navarro es la madre del muchacho y en diálogo con La Gaceta dio más detalles de la relación. "Siempre me contaba que ella le pegaba con palos. Por eso él no le quería pegar. Ese fue el motivo por el que se separaron, aunque él siempre volvía por el chiquito", explicó Navarro. Otra versión fue la que dio el padre de la joven. "Me avisaron los que había pasado cerca de las 4.10. Cuando llegue a la casa donde vive, la puerta de la habitación estaba cerrada. Le hablé y al entrar a la pieza la encontré llorando al lado de su hijo. Estaba muy nerviosa. Está no es la primera vez que le pega. Les dije que se separen, pero ellos siguieron juntos", concluyó García.

Según el informe médico, Correa tiene quemado un 35% de su cuerpo pero como las heridas le afectaron las vías respiratorias su estado es reservado. García declaró ayer en los tribunales de Monteros y el juez Mario Velázquez ordenó su detención.

La policía jujeña fue a detener a dos viudas negras y terminó sufriendo la agresión de una banda piquetera

En la mañana del viernes, en el sector de las "18 hectáreas" del Barrio Alto Comedero, 15 policías fueron violentamente atacados por integrantes de la Organización Social denominada O.D.I.J, mientras realizaban medidas procesales. El ataque dejó un saldo de un vehículo de la fuerza de seguridad totalmente incendiado, efectivos heridos y tres detenidos.

Según el Fiscal de Investigación, Dr. Alejandro Maldonado, el ataque comenzó alrededor de las 11:00 de la mañana cuando una comisión policial de alrededor de 15 efectivos de la Brigada de Investigaciones de Coronel Arias, con apoyo de una motocicleta de la Brigada de Alto Comedero, se presentaron en un domicilio de las "18 hectáreas" a fin de dar cumplimiento a una orden de allanamiento y a la detención de dos mujeres acusadas de empastillar a un hombre y desvalijar su domicilio.

Mientras se llevaba a cabo la medida judicial un hombre mayor de edad, integrante de la Organización Social O.D.I.J observó a uno de los policías que se hallaba de civil a bordo de la motocicleta policial y custodiando los vehículos oficiales, con el cual mantenía una disputa de larga data, se acercó al mismo y comenzó a increparlo hasta que se tomaron a golpes, siendo el policía golpeado con una piedra en la cabeza.

En esas circunstancias, alrededor de 50 personas, integrantes de la misma organización, comenzaron a arrojar piedras contra la casa y los policías que se refugiaron en la misma, los ofuscados atacantes, no satisfechos con el ataque, tomaron la motocicleta policial, una honda 250 falcón, y le prendieron fuego, quedando la misma totalmente destruida, en tanto uno de los policías quedó con una herida sangrante en la cabeza.

Ante la superioridad numérica de los atacantes, los auxiliarles de la justica solicitaron refuerzos, que no se hicieron esperar y en cuestión de minutos el sector de las "18 hectáreas", se encontraba rodeado por uniformados del cuerpo de infantería y de otras Divisiones Espéciales, tras el incidente los agresores se dieron a la fuga, refugiándose en unas viviendas en construcción; mientras eran perseguidos por los refuerzos policiales, una vez parapetados en el inmueble, los mismo se negaban a entregarse a los servidores públicos.

Los policías a fin de evitar otro enfrentamiento, notificaron de la novedad al fiscal de Investigación Dr. Alejandro Maldonado, que se presentó en el lugar y entabló un diálogo con los prófugos, sus principales referentes y el abogado de la Organización Social, Dr. Bellido, que luego de una extensa negociación entre las partes, se llegó a un acuerdo para la entrega voluntaria de los alteradores del orden público; quienes en horas de la tarde se entregaron acompañados por el letrado en la fiscalía penal de avenida Urquiza, quedando los mismos imputados por el delito de “ATENTADO Y RESISTENCIA A LA AUTORIDAD AGRAVADO POR LA CALIDAD DE LA VÍCTIMA Y DAÑOS AGRAVADOS”.

Director del Registro Civil de Jujuy critica el irracional trasfondo aberrosexualista de la ley 26.413

Efectos de una ley producto del lobby aberrosexualista en un país de planes sociales

El Gobierno nacional anunció que el Registro Civil inscribirá de oficio a los bebés, si sus padres no los registraron pasados cuarenta días de su nacimiento. El objetivo de la medida es lograr que todos los pequeños estén documentados y asegurar la filiación entre madre e hijo, sin posibilidad de error.

La medida fue confirmada a Radio 2 por el titular del Registro Civil de Jujuy, Julio Daniel Ferreyra, quien aseguró que en breve el Ejecutivo pondrá en marcha el nuevo sistema. Este incluye un nuevo certificado médico de nacimiento, así como la inscripción de oficio que podrá hacer el organismo.

Actualmente está en vigencia en forma parcial la ley nacional 26.413, que rige las actuaciones respecto de nacimientos, casamientos y defunciones. Existen artículos, como el que establece la posibilidad de que el Registro Civil inscriba de oficio a los bebés si no lo hacen sus padres, que nunca se pusieron en marcha, lo que ahora cambiará.

En este sentido, Ferreyra explicó que “este es un tema que nos tiene bastante preocupados porque la disposición del artículo 28 de la ley 24.613, que reemplazó a la que regía dice que si los progenitores no inscriben a los niños dentro de los 40 días, el Registro Civil los tiene que inscribir de oficio”.

“Las clínicas y sanatorios ya no tienen que entregar el certificado médico a los padres sino al Registro Civil más cercano. Esto trae una serie de complicaciones si no lo mandan en término, en algunos casos los certificados llegan casi vencidos. Si los padres no vienen y nosotros tenemos el dato en el certificado del nombre y apellido de la madre y el nombre que se le quería poner a la criatura, no tenemos el dato del padre; entonces si tenemos que inscribir de oficio vamos a tener que inscribir con el nombre del certificado de nacido vivo y el apellido de la madre. Eso, sin dudas, nos va a generar enfrentamientos con los padres que no van a comprender que la ley nos impone la obligación de inscribirlos”, señaló.

Además, el funcionario provincial remarcó el hecho que “ahora que está de moda poner nombres estrambóticos sacados vaya a saber uno de dónde, si ponen un nombre no autorizado en el certificado de nacido vivo y los padres no aparecen en el Registro Civil, realmente vamos a tener una tremenda complicación con esto”.

Alguna vez se dijo que los padres no inscribían a los hijos por un problema económico; desde el año 2004 se dispuso la gratuidad del trámite y lo mismo no inscriben a los hijos. En este momento en que el documento es gratuito y se paga la asignación por hijo, lo menos que se les puede pedir a los padres es que anoten a los hijos y no transferir esa responsabilidad al registro Civil, con todas las consecuencias que va a traer aparejado”.

Inscribir un hijo representa una responsabilidad, ser padres representa una responsabilidad, entonces el Estado no tenía que asumir como propia una responsabilidad que era y es de los padres”, dijo.

Por otro lado, Ferreyra indicó que la nueva normativa no contempla algunos casos que seguramente traerán complicaciones en el futuro, sosteniendo que “la ley no contempla, por ejemplo, los casos donde el padre de la criatura se ha casado con la señora, por lo que este señor va a tener tres hijos con un determinado apellido y el cuarto, porque no lo inscribió en término, nosotros lo vamos a inscribir con el apellido de la madre. Se va a dar un caso de un hombre casado con tres hijos con un apellido y el cuarto con otro”.

“En ese caso puntual, nosotros damos una solución interna administrativa porque es irracional que dentro de una pareja haya hijos con un apellido y otros con uno distinto. De todas maneras, todos estos inconvenientes se generan en una ley en la que no se ha consultado a los actores”, puntualizó.

Y agregó que “no todo en la vida pueden ser derechos, también tiene que haber obligaciones: documento gratuito, asignación por hijo, etc., entonces vayan y anoten a sus hijos”, finalizó.


Leyes irracionales: el problema de violar el orden natural y el sentido común 

El art. 36 de la ley 26.618 [Ley de Matrimonios Homosexuales], que reforma la ley 26.413 relativa a la inscripción de nacimiento, alude, aunque de modo indirecto, a la cuestión de la determinación de la filiación de aquellos niños que nacen dentro de un matrimonio conformado por dos mujeres. El texto que sustituye el inciso c) del art. 36 de la ley 26.413 dice: "El nombre y apellido del padre y de la madre o, en el caso de hijos de matrimonios entre personas del mismo sexo, el nombre y apellido de la madre y su cónyuge, y tipo y número de los respectivos documentos de identidad. En caso de que carecieren de estos últimos, se dejará constancia de edad y nacionalidad, circunstancia que deberá acreditarse con la declaración de dos (2) testigos de conocimiento, debidamente identificados, quienes suscribirán el acta".
 
Ahora bien, el art. 243 del Código Civil (según la modificación radical al régimen jurídico filial que introdujo la ley 23.264 allá por el año 1985, y posteriormente, la ley 23.515) (Adla, XLV-D, 3581; XLVIII-B, 1535) dispone: "Se presumen hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y hasta los trescientos días posteriores a su disolución, anulación o la separación personal o de hecho de los esposos. No se presume la paternidad del marido con respecto al hijo que naciere después de los trescientos días de la interposición de la demanda de divorcio vincular, separación personal o nulidad del matrimonio, salvo prueba en contrario".
 
¿Cuál es el fundamento de la presunción de paternidad prevista en este artículo? Varias son las respuestas posibles:
 
Se podría sostener que se funda en un elemento biológico: en razón de los deberes y derechos del matrimonio, entre ellos, el deber de fidelidad, convivencia y débito conyugal, la ley presume que el marido de la madre es el padre del niño que nace de ella, salvo prueba en contrario que debe sustanciarse en el marco de un proceso judicial.
 
Por otro lado, la determinación de la paternidad matrimonial tiene un alto componente social. En efecto, el marido de la madre puede no ser genéticamente el progenitor del niño que su esposa da a luz. En este sentido, con cita de Puig Brutau, Zannoni y Bossert afirman que la presunción en análisis "representa la primacía de lo social sobre lo biológico en derecho, primacía justificada hoy por la constelación de fines que la familia legítima satisface". (16) Precisamente, este argumento es pilar fundamental de la postura restrictiva en materia de legitimación activa y caducidad de la acción de impugnación de la paternidad matrimonial consagrada por el art. 259 del Código Civil.
 
En suma, lo biológico es un elemento de peso para la presunción de paternidad matrimonial, más comparte el escenario con elementos de carácter social.
 
¿Aparece el elemento biológico en los supuestos de matrimonios entre dos mujeres? En algunos casos no; en otros sí. ¿En cuáles sí? En aquellos en los que una mujer gesta un niño con material genético de su cónyuge (y de un tercero, conocido o anónimo, que aporta el material masculino). Este caso reafirma la complejidad de las situaciones fácticas que se pueden dar.
 
Otro interrogante es si el elemento genético debe ser el decisivo para la determinación de la filiación o si, justamente, los matrimonios celebrados entre personas del mismo sexo son uno de los casos que explican las corrientes cada vez más extendidas en el derecho comparado en torno a la llamada "socioafectividad" y dentro de ésta, la "homoafectividad"; es decir, la revalorización de la identidad en su faz dinámica que, en definitiva, es la que auspicia y refuerza la noción de "voluntad procreacional", eje, principio o columna vertebral de la filiación basada en el uso de las técnicas de procreación asistida, siendo ésta una fuente más del derecho filial, que comparte el escenario con la filiación biológica (o por naturaleza) y la filiación adoptiva.
 
Según el texto del citado art. 36 de la ley 26.618, parecería que se prioriza el elemento volitivo-social por sobre el genético, sin importar si el material que porta el niño es o no de la cónyuge de quien lo dio a luz (el texto dice: el nombre y apellido de la madre y su cónyuge, sin distinguir). ¿Debería aplicarse el aforismo "lex posterior derogat priori"? La aceptación de esta regla permitiría sostener que el ordenamiento vigente ha extendido la presunción de filiación que prevé el art. 243 a favor del cónyuge de la persona a quien se atribuye la maternidad (también en la fecundación asistida heteróloga), y no sólo en el supuesto del matrimonio de parejas del mismo sexo.

Masacre a la vuelta del Casino: cinco víctimas inocentes

En una provincia sumamente calurosa como la nuestra, hace poco más de un mes, en la larga acera de la calle España al 600, que corresponde a la guardería del Casino de Tucumán, fueron talados sin ninguna clase de consideración, cinco naranjos agrios de muy buen porte, de aproximadamente 50 a 60 años de edad. 

Como mudos testigos de lo acontecido, los restos basales de dos de ellos todavía están tirados en la esquina de España y Maipú. 

Al ya de por sí grave hecho que constituye la extracción de estos ejemplares, considero que con esta acción se les dio un pésimo ejemplo a los niños y jóvenes que concurren diariamente a la escuela ubicada a escasos 50 metros de donde fue efectuada la depredación, en España y Muñecas, a quienes sus maestros y profesores -estoy más que seguro- les inculcan el amor por la naturaleza y su conservación. 

¿Hasta cuando se va a tolerar el libre ingreso de peligrosos delincuentes colombianos a nuestro país?

Un remisero de Pichanal denunció ayer a las 5 que un par de horas antes había sido abordado en el centro de la localidad por tres hombres, todos con tonada colombiana, quienes le pidieron que los llevase urgente a Colonia Santa Rosa, ubicada a 20 kilómetros al suroeste.
 
Sin embargo, a mitad de camino, los extranjeros cambiaron de modales, esgrimieron armas blancas, lo obligaron a descender del vehículo y se llevaron el auto rumbo al sur.
 
La víctima, identificada como Jorge Ricardo Ríos, regresó caminando hacia Pichanal y radicó la denuncia en la comisaría 23.
 
Como dato importante, dijo que el vehículo, una Chevrolet Meriva gris, carecía de patente ya que le había sido entregada recientemente y aún no se cumplía el trámite que -vale destacarlo- debe ser realizado, obligatoriamente, por la concesionaria respectiva antes de ser entregado al comprador.
 
Luego de la denuncia se activó un inmediato operativo candado y se comunicó del suceso a todas las dependencias policiales de Salta, a Gendarmería Nacional, que controla las rutas federales, y a la Policía de la Provincia de Jujuy, habida cuenta de que la unidad fue robada a escasos kilómetros de ese territorio.
 
Hasta anoche no había resultados del rastrillaje por lo que se cree que la Meriva fue ocultada en el campo.

Insólito: la justicia condena a unos criminales gitanos y éstos piden la intervención del INADI

Mujer disfrazada de gitana para jugar la carta de la discriminación
Se conoció el veredicto. Los imputados Daniel Leandras y Elsa Miguel, integrantes de la comunidad gitana, fueron condenados el lunes a tres años de prisión por el delito de estelionato y, aunque la pena es excarcelable, después de la sentencia el varón quedó detenido por otro hecho similar.

Además, los jueces de la Cámara 3 del Crimen, Alberto Fleming, Antonio Morosini y Mónica Faber, ordenaron pagar un resarcimiento económico de $49.000 a Víctor Aníbal Tissera, presidente de la fundación “Changuito Dios”, a quien le vendieron una camioneta Ford Explorer modelo 1995.

Una vez finalizado el juicio, efectivos detuvieron a Leandras, ya que -según explicaron fuentes judiciales- tenía pedido de captura por parte del Juez de Instrucción Formal 2, Esteban Dubois.

En diálogo con El Tribuno, los imputados dijeron: “Somos inocentes; a esa camioneta la vendimos de buena fe. Nadie le puso una pistola en el pecho para que comprara el vehículo. Nos condenan porque somos gitanos. Nos sentimos discriminados”, aseguraron los acusados, quienes fueron defendidos por Francisco Ortega.

Por su parte, los abogados querellantes Domingo Vargas y Alexis Morales se mostraron conformes con el fallo, al igual que el denunciante, quien afirmó: “Se hizo justicia”.

Tissera acusó a Leandras y a Miguel por haberle transferido comercialmente la unidad, dominio APQ 412, que no funciona, ya que le falta la caja de cambio, los pedales de embrague, el tanque de gas y otras piezas. Además, el rodado está inhibido de ser negociado por orden judicial.

Anteriormente el damnificado había intentado adquirir otro vehículo, una camioneta Ford Ranger 4x4 diesel, operación que no resultó, ya que también estaba inhibida.

Tissera aseguró que a ese vehículo lo pagó íntegramente, entregando un VW Gol con documentación completa y $6.000. La operación se hizo el 18 de octubre de 2006.