La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 17 de septiembre de 2012

En el marco de una protesta internacional convocan a los tucumanos a manifestar su repudio a la multinacional Monsanto


"Guerra" en Humahuaca: miserias del Jujuy milagrista

Los asesinos de Luís Condorí: la cría nefasta de Milagro Sala

Tres hombres fueron detenidos por su presunta participación en los incidentes que concluyeron con la muerte de un joven en la localidad jujeña de Humahuaca y volvieron a colocar en el centro de la escena a la dirigente social Milagro Sala.

Según confirmó Luciano Rivas, abogado de la familia del fallecido Luís Condorí, los imputados son Miguel Ángel Guerra, Moisés Lavallén y Marco Antonio Guerra, quien es líder de la organización Tití Guerra, de estrecha relación con la Tupac Amarú de Milagro Sala hasta hace unos meses cuando se distanciaron.

Fuentes de la Red de Organizaciones Sociales de Jujuy -formada por 17 agrupaciones- explicaron a Noticias Argentinas que la Tupac Amarú, de Milagro Sala, y la Tití Guerra, del detenido Marcos Guerra, tuvieron una relación cercana porque "perseguían un mismo objetivo".

Sin embargo, hace algunos meses, la Tití Guerra -del barrio Mariano Moreno de la capital jujeña- intentó "cortarse sola" y tuvo algunos actos de "indisciplina", que hasta llevaron a la Red de Organizaciones a evaluar su desafiliación, agregaron.

Milagro Sala, como una de las máximas referentes de la Red de Organizaciones Sociales, habló con Marcos Guerra sobre la situación que se vivía en Humahuaca. "Le aconsejó que si tenía los papeles que certificaban que había comprado en buena ley el terreno pidiera la intervención policial para que lo desalojen", contó el vocero de la Red, sobre la charla entre Sala y Guerra.


Lanata desmiente a los que querían despegarse de los Guerra

El periodista y conductor del programa televisivo “Periodismo para Todos”, Jorge Lanata, sostuvo que la dirigente social de Jujuy, Milagro Sala, líder de la organización Tupac Amaru, “mintió” cuando dijo que Marcos Guerra no pertenece más a la Red de Organizaciones Sociales.

Durante el programa, transmitido el domingo 9 por Canal 13, Lanata dijo en su monólogo: “Ya que estamos hablando de 678, aprovecho para contarte una historia que a mí me tiene medio indignado y que tiene que ver con la Tupac Amaru”.

“Ustedes se acuerdan que hicimos un programa sobre ellos. Bueno, hay un miembro de la Tupac Amaru que está detenido bajo el cargo de asesinato por una toma de tierras en Jujuy. E igual que pasó en su momento con el robo de la cámara, ya salió Milagro Sala a decir que esta persona no está en la organización”.

“Es mentira. Sí está en la organización”.

“Y es más: ella me lo presentó. A esta persona que está detenida como asesino, yo lo conocí. No sé si se acuerdan que en ese momento cuando yo llego a la sede central de la Tupac, ahí, en Jujuy, se forma una fila larga de gente, porque está formada por 27 agrupaciones. Una de esas veintisiete, era esta persona. Esta es una agrupación que se llama Tití Guerra”.

Tras proyectar videos donde se lo ve a Marcos Guerra junto a Milagro Sala, Lanata señaló: “Bueno, ahí lo tenés a Marcos Guerra. Estaba ahí, ¿no? Pertenecía a la organización. Me lo presentan ellos mismos. Ahora resulta que la organización Tití Guerra no tiene nada que ver con ellos y que el muerto en Humahuaca, que se llamaba Luis Condorí, que tenía 29 años, era en realidad el militante de la Tupac. Y esto no es así. Es mentira”.
Milagro Sala se defendió por la radio e, incluso, lloró. Con lo cual, toda esta historia se torna de un cinismo realmente increíble”, señaló, tras lo cual emitió un audio radial de la dirigente social donde ésta llora y se queja de que la acusan injustamente.

Matan a un tipo y el tipo resulta que no sólo el tipo no era de ellos, sino que la víctima era de ellos. Y es mentira, la víctima no era de ellos. Condorí, esta persona muerta, hizo un curso en una escuela de Tupac Amaru, pero no militaba con ellos. ¿Y sabés quién dice esto? La hermana del muerto”, relató el periodista, para luego pasar una entrevista a la hermana de Condorí, donde desmiente que su hermano haya pertenecido a alguna organización social.


Mediante un comunicado, los Vecinos Autoconvocados por la Seguridad Pública y Jurídica de Jujuy, juntamente con familiares, amigos y conocidos de Luis Darío Condorí desmintieron “lo expresado por la dirigente Milagro Sala en diferentes medios de comunicación como asimismo lo vertido en el comunicado emitido por la organización Tupac Amaru de fecha 8 de septiembre, donde se denota una total falta de conocimiento y respeto a la victima que hoy no puede defenderse.

1-No fue alumno de la Germán Abdala

2-Jamás fue cooperativista

3-No es familiar de Sra. Delma Vega

4-No residió en Jujuy


“Estudió en la escuela Polimodal Nº 8 de la localidad de Humahuaca en carácter de educando y no como integrante de una Organización.

Sus estadías en la capital jujeña se debían a viajes esporádicos de visitas a sus abuelos, familiares, como así también a la madre de sus hijos."


La especulación inmobiliaria como causa real de la violencia

En diálogo con Radio 2, el abogado de la familia Condorí, Luciano Rivas, descartó que se haya tratado de una usurpación de tierras efectuada al azar y dijo que toda la evidencia apunta a una asociación ilícita.

Rivas aclaró que la querella considera que existió asociación ilícita puesto que la usurpación no habría estado motivada por una necesidad habitacional sino más bien por un negocio inmobiliario de importantes proporciones.

"Esta querella aportó pruebas contundentes que hacen a los planos incluso con fotos satelitales de cómo se iba a realizar la usurpación y la distribución de los lotes”, detalló Rivas.

En ese contexto, el abogado dio cuenta de la existencia de un recibo por el monto de 10.000 pesos que se le habrían pagado a Marco Antonio Guerra para que usurpe los terrenos y “mantenga la posesión” de los mismos.

Al respecto, aseguró que toda esta evidencia señala que la Organización Tití Guerra “vende sus servicios delictivos” y que previo al intento de toma de tierras hubo una planificación importante.

“Se le da plata a Marco Antonio Guerra y el resto es para distribuirlo entre los integrantes de esta organización barrial Tití Guerra, y no solamente entre ellos sino que hay empresarios y personas que no son de la provincia de Jujuy. Es decir que necesidad habitacional no había”, afirmó.

Luego dijo: “De lo que estamos hablando es de un negocio inmobiliario. Si tenemos en cuenta que cuesta entre 60.000 y 80.000 pesos el lote, estamos hablando de 3.600.000 pesos en negocio."

En otro tramo de la nota, el abogado de la familia Condorí dijo que parte de la responsabilidad por lo ocurrido en Humahuaca también le corresponde al Ejecutivo, puesto que es el gobierno el que le otorga la personería jurídica a organizaciones como la Tití Guerra.


La diputada provincial Patricia Arach de Berruezo (PJ) -esposa de Armando Berruezo, jefe de gabinete del gobierno de Eduardo Fellner- habría transferido un predio de 5400 hectáreas al estado provincial cuando se desempeñaba en la Dirección General de Inmuebles. Así figura en ese organismo, según documentación a la que accedió La Nacion. Pero tras el escándalo por el crimen de Luis Darío Condorí, el gobernador reconoció que la propiedad pertenece a la sucesión de la familia Urbina.

Vicente Acosta, propietario de la inmobiliaria Bienestar Tierras, dijo que en julio último compró parte de esos terrenos, que pertenecían a Felipe Urbina, y que cedió parte de ellos a la organización Tití Guerra, hasta hace poco vinculado con la Tupac Amaru, que lidera Milagro Sala, para construir viviendas con fondos nacionales y comercializar lotes lindantes.


Tirándose con Milagro

La muerte de un guía turístico de Humahuaca tras una resistencia a una ocupación desató un duro debate en el Senado entre el radical Gerardo Morales y Liliana Fellner, hermana del gobernador.

Y la mayor sorpresa llegó cuando, en su descargo, la senadora oficialista vinculó a Milagro Sala con la UCR, caracterizándola como una dirigente que está “con los que ganan”.

No había ningún problema cuando era afiliada radical en 1996. Total tenía votos y era pícara", ironizó Fellner, en alusión a una declaración del senador radical en la que definía así a la titular de la agrupación Tupac Amaru.

Morales había iniciado el debate adjudicando el conflicto a "a un negocio inmobiliario" y no a una "usurpación de tierras para los que menos tienen".

Recordó que se había previsto un "loteo" y una lista de "adjudicatarios" integrada por "empresarios de Humahuaca, un fuerte empresario de Maimará, dirigentes políticos que fueron candidatos", entre otros.

El legislador dijo que se detectó "un recibo manuscrito de Marcos Guerra" por "diez mil pesos en parte de pago por la usurpación pacífica y protección de los inmuebles".

Y pidió "arrimar estos elementos" a la cuestión de privilegio presentada hace tres años a causa de un incidente en el que afirmó haber sido agredido por militantes de la Tupac Amaru.

"Los grupos armados actúan con normalidad en mi provincia", se lamentó Morales y dijo que "tres controles policiales" en ruta desde la capital provincial.


Fellner acusó al senador radical de oportunista y se despegó de Sala con citas de su pasado en la UCR. Recordó que es bioquímica de profesión para comparar a Morales con una bacteria que aprovecha una oportunidad para buscar su beneficio.

Morales, quien en 2009 fue agredido por miembros de la agrupación de Sala pidió un descargo y respondió a los gritos.

Recordó que al día siguiente de su incidente habló con dos ministros de la provincia que coincidían en responsabilizar a Sala, “pero cuando ella se declaró inocente desvincularon a la Títí Guerra, de la red de organizaciones de la Tupac Amaru”.

El gobierno es socio de Sala. Milagro Milagro Sala es la gobernadora de mi provincia”, se despachó el radical. Y le recordó a Boudou que durante el acto por el aniversario del éxodo jujeño, el pasado 22 de agosto en la capital provincial, “Milagro Sala estaba en el palco”.

“Le pedimos a Fellner que gobierne, porque lo eligieron para gobernar. No eligieron a Milagro Sala. A mí me acusan de socio del gobierno porque defiendo las instituciones. Lo bancamos a Fellner no a Milagro Sala”.

El debate se enrareció y recién se calmó cuando Walter Barrionuevo, gobernador de Jujuy hasta el año pasado, se defendió diciendo que era “un tema complejo”.



Alcoholismo, irresponsabilidad parental, planes sociales y tres niños muertos: la Argentina que fomenta el kirchnerismo

El agente fiscal Penal 2, de Orán, Rodrigo González Miralpeix, ordenó la detención inmediata de Sandra Auchaqui (25) y de su madre, Marta Nieves (65), al considerarlas responsables de la muerte de tres de los cinco hijos de la menor de las mujeres, que fallecieron, entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, calcinados en la vivienda de ambas, en el barrio Patrón Costas de la ciudad norteña, al declararse un incendio del que no pudieron escapar ya que las ventanas estaban recubiertas de rejas y las puertas de los accesos principal y posterior, habían sido aseguradas con cadenas y candados.

Los tres menores, Karina (7), Lucas (5) y Nicolás (4) fallecieron consumidos por las llamas, abrazados frente a la entrada de la vivienda, la que no pudieron abrir, pese a sus esfuerzos, según las primeras pericias de los peritos de Criminalística de la Policía.

Las víctimas se hallaban solas en el inmueble, ya que su madre, que también tiene otros dos hijos y que se salvaron porque estaban alojados en la casa de una tía, había ido a visitar a su novio, en un asentamiento situado a cuatro cuadras del lugar de la tragedia.

La abuela de los chicos, en tanto, Marta Nieves, también había salido, pero a tomar vino en la casa de una amiga, situada a solo 70 metros del lugar del siniestro.

La causa fue caratulada como “abandono de personas calificada” por el juez de Instrucción Formal 1, Oscar Blanco, quien le tomó declaraciones en el día de ayer a Auchaqui y Nieves.

La joven dijo que se retiró de su casa como a las 19 y que le había puesto cadena y candado a las puertas por pedido de los chicos, quienes le decían que querían esperarla a ella ya que cuando su abuela llegaba, los castigaba.

Auchaqui contó que ese día su madre, Marta Nieves, había salido en la mañana a cobrar un plan social en el Banco Macro de la localidad y que se había quedado luego en la casa de una vecina, donde comenzaron a beber desde temprano.

La joven manifestó, además, que en el fondo del inmueble había una ventana que carecía de rejas y que por allí solían salir los chicos cuando querían, poniendo una mesa en la que se trepaban para luego alcanzar el patio.

Fuentes tribunalicias dijeron que la abuela dijo al magistrado que ella vio el humo, pero que nunca supuso que se trataba del incendio de su propia casa.

La madre de las criaturas reconoció que no trabaja y que a veces hace de bagayera. Agregó que sobrevivían cobrando una pensión por sus cinco hijos, quienes iban a comer diariamente a un salón comunitario del barrio.

El padre de los menores se encuentra hace cuatro años en la cárcel acusado por un abuso sexual.

El cargo de abandono de persona calificada y ahora seguida de muerte es muy grave. Las dos mujeres se encuentra detenidas en la comisaría del Cuerpo Femenino.

En el vecindario hay bronca contra ambas detenidas.

Actos y actividades por la recordación de media docena de infames jóvenes terroristas

Estorbando transehúntes 

A 36 años de los secuestros a 10 estudiantes secundarios de La Plata, la bandera reza "Los lápices siguen combatiendo”. Es el espíritu que convocó a cientos de jóvenes secundarios acompañados por partidos y organizaciones políticas el viernes por la tarde, en la marcha que comenzó a las 18 hs desde Plaza Urquiza.

La movilización estuvo convocada por la CUES de Tucumán, conformada por estudiantes de la Escuela Normal Juan Bautista Alberdi, la Escuela de Bellas Artes de la UNT, la Escuela de Agricultura de la UNT, ESEA, Colegio Nacional, Liceo y la Escuela de Comercio Nº1. Ana Lucía López, alumna de la Escuela Normal e integrante de la CUES comentó en relación a la marcha “está bueno que los estudiantes recordemos esta fecha, no solamente como conmemoración, (…) me parece importante que nos podamos organizar y plantear muchísimas problemáticas que se están dando”. La estudiante también hizo referencia a los obstáculos y dificultades que mostraron las autoridades de los respectivos colegios para difundir la convocatoria y actividades de la CUES, la excusa fue que los objetivos de la organización no son parte de los espacios curriculares, según explicó la joven.


El Día Nacional de la Juventud se conmemoró este domingo en memoria de los estudiantes secundarios secuestrados y desaparecidos por la última dictadura militar. El objetivo es "reivindicar la militancia y el compromiso", por lo que se realizaron recitales y actividades culturales para atraer a los más jóvenes.

A partir de las 15, la Secretaría de Cultura de la Nación ofreció de manera gratuita talleres, muestras, proyecciones de películas y charlas con personalidades de la cultura.

En Tucumán la banda de rock El Bordo hizo bailar al público tucumano en el Parque Avellaneda, mientras que Federico Penelas participó de otro Café Cultura. Además, se sumó un taller de herramientas de comunicación popular.


Un burdo mito diseñado para intoxicar a los jóvenes

“La noche de los lápices”, una historia –supuestamente real-, primero plasmada en un libro (escrito por M. Seoane y H. R. Nuñez) y luego en una película (dirigida por Héctor Olivera), protagonizada por un simpático grupo de inquietos adolescentes que bregaban por una solidaria rebaja del boleto estudiantil. Por esta y no otras razones, los intolerantes militares los secuestraron, torturaron y por último los mataron a todos menos a uno de ellos, Pablo Díaz, quien sobrevivió para luego contarnos a nosotros lo presuntamente ocurrido. El filme de Olivera, como no podía ser de otra manera, se constituyó en un clásico de la cinematografía setentista en versión escolar.

Vale destacar que el peso específico del mito de marras es tal, que además de proyectarse religiosamente la cinta de La noche de los lápices en todos los institutos educativos todos los 16 de septiembre (día en que hipotéticamente sucedieron estos hechos), increíblemente, desde 2006, la legislación nos impone: “Instrúyase en la República Argentina el 16 de septiembre de 1976 como Día Nacional de la Juventud, con el objetivo de reivindicar la militancia y el compromiso de aquellos jóvenes que fueron desaparecidos en la última dictadura militar argentina”. Asimismo, en esta fecha se efectúan en los colegios extensos debates (que de debates no tienen nada puesto que hay un discurso único e inapelable) y charlas alusivas al acontecimiento. Así, los jóvenes estudiantes resultan víctimas de un bombardeo psicológico e ideológico destinado a afianzar variados dogmas setentistas: “las Fuerzas Armadas perseguían a quienes cometían el pecado de pensar distinto” (participar en un centro de estudiantes y pedir por un boleto estudiantil fue la supuesta causa); “las Fuerzas Armadas se ensañaron con las nuevas generaciones” (eran todos adolescentes); “no existió una guerra sino una cacería de jóvenes idealistas” (el suceso naturalmente no se enmarca en el contexto de una guerra interna), entre otros.

Lo cierto es que la versión oficial de La noche de los lápices se asemeja más a una novela del galán Pablo Echarri que a un suceso histórico real. En efecto, al parecer ni Pablo Díaz fue el único sobreviviente, ni el grupo de estudiantes que fuera detenido por las fuerzas del orden eran muchachos inofensivos que tan sólo pedían una rebaja en el boleto estudiantil. Miles y miles de jóvenes participaron de esas manifestaciones que tuvieron lugar un año antes de las detenciones (en 1975), razón por la cual resulta absurdo creer que las Fuerzas Armadas y sus aparatos de inteligencia hayan podido detectar a tan sólo diez de ellos y con un año de dilación. Entonces es dable preguntarse: ¿Por qué algunos fueron detenidos y otros no? ¿La lucha por el boleto estudiantil, como reza el mito, fue la causa del trágico destino de estos jóvenes?

Con honestidad y efectuando un homenaje respetuoso a su hermana muerta en la guerra revolucionaria, el ex montonero Jorge Falcone (hermano de Claudia, la co-protagonista de la historia, encarnada en la película por la actriz Vita Escadró), empieza a clarificar la cuestión: “Mi hermana no era una chica ingenua que peleaba por el boleto estudiantil. Ella era toda una militante convencida […]. Ni María Claudia ni yo militábamos por moda. Nuestra casa fue una escuela de lucha. […]. La construcción ideológica de María Falcone y de quien les habla no fue libresca. […] Nadie nos usó ni nadie nos pagó. No fuimos perejiles como dice la película de Héctor Olivera…fuimos a la conquista de la vida o la muerte”. Dejando constancia de las razones reales de la detención de su hermana, Jorge Falcone agrega que “en el departamento donde cayó mi hermana se guardaba el arsenal de la UES de La Plata. Mi hermana no cayó solamente por el boleto secundario… La compañera María Clara era su responsable. No se agarraron a los tiros con el pelotón que las fue a buscar por no hacer mierda a los vecinos en un edificio de departamentos. No porque no querían o no podían”. El ex guerrillero adiciona también una anécdota importante sobre el estreno del falsario filme: “Cuando se dio la película, yo fui llevado en andas con Pablo Díaz, el sobreviviente, del cine al Obelisco. Allí dije que mi hermana estaba en la clandestinidad con documento trucho, que respondía a una orgánica nacional revolucionaria. Eso puso a todos nerviosos. No querían escuchar esas cosas”. Finalmente, por si dudas quedaran, Falcone sentencia: “Mi hermana no era una Caperucita Roja a la que se tragó el lobo […]. Era una militante revolucionaria. […]. Era miliciana. El miliciano era un tipo que podía revolear una molotov en un acto relámpago… También podían hacer una acción de apoyo a un acto militar de mayor envergadura”. Y al respecto, el ex montonero ejemplifica: “Como cuando participamos en una serie de actos relámpago que sirvieron de cerco (nos enteramos después) en agosto del `75 para el hundimiento de la Fragata Santísima Trinidad”. ¿No sería más lógico pensar que Claudia fue detenida por haber participado en atentados terroristas -confesados por su propio hermano- en lugar de ser perseguida por una insulsa manifestación peticionante de una rebaja del boleto estudiantil?

El 15 de septiembre de 1998 el diario de tendencia marxista Página 12 sorprendió a todos haciendo un reportaje a Emilce Moler, una de las “jóvenes sensibles” vinculadas a los sucesos de "La noche de los lápices". La reporteada explicaba que “no fue exclusivamente la lucha por el boleto, eso era un objetivo superfluo que fue utilizado buscando reivindicar la militancia. […] No creo que a mí me detuvieran por el boleto. La lucha fue en el año 75, además no secuestraron a miles de estudiantes que participaban en ella”. En otro medio gráfico, Moler denuncia que “en la sociedad quedó instalado que había sido la marcha por el boleto estudiantil, pero el problema era que militábamos y con eso relaciono nuestra detención”. Es necesario destacar que cuando la entrevistada habla de militar, se refiere a militancia en la UES, es decir, en una fachada del terrorismo montonero como vimos anteriormente.

En lo que respecta al conspicuo Pablo Díaz, presentado en el embustero filme como un cariñoso adolescente de inmaculados sentimientos, lo cierto es que éste formaba parte del aparato terrorista del PRT-ERP, ya que “él ya militaba en el Frente Estudiantil de la subversión de la JG (Juventud Guevarista), rama que englobaba activistas del PRT-ERP inscriptos en institutos educacionales, de donde se extrajeron primordialmente renovadas camadas terroristas. Fue de esa militancia castro-guevarista (es decir marxista-leninista) nunca desmentida y ahora reafirmada por el propio interesado, que el casi veinteañero Díaz (un poco grande para estudiante secundario) resultó detenido entre 1976 y 1980”. Algunos años después, y ya siendo no tan joven, “Pablo Alejandro Díaz hizo conocer su filiación al grupo terrorista MTP (Movimiento Todos por la Patria), prolongación del ERP, comandado por el asesino Enrique Gorriarán Merlo, que en 1989 asesinara a diez soldados e hiriera y mutilara a otros sesenta durante el ataque terrorista al Regimiento 3 de Infantería Mecanizado ‘General Belgrano’, en La Tablada”.

Vale destacar la opinión que tiene sobre la temática en cuestión el ex montonero Martín Caparrós, puesto que ha conocido de cerca todos estos sucesos por su condición de ex guerrillero: “'La noche de los lápices' es la mayor falacia que se ha producido en la historia argentina contemporánea. Falacia que se va a reproducir cuándo, ¿mañana, pasado?, ¿cuándo es el día de la noche de los lápices? […] 'La noche de los lápices' es un mamarracho, quiero decir es como la quintaesencia de esta idea de ¡ay!, esos pobres chicos estudiantes secundarios que querían el boleto estudiantil, los agarraron los militares que eran tan malos y los mataron a todos. Esos chicos que querían el boleto estudiantil, además de querer el boleto estudiantil, eran militantes de unas organizaciones, unas agrupaciones que apoyaban a unas organizaciones que estaban a favor de la lucha armada y de todo eso. Yo también era militante de una de esas y no creo que eso justifique de ninguna manera que los secuestren, que los maten, que los torturen, etc. Parece que al principio de esta construcción del desaparecido como víctima angelical, había mucha gente que pensaba que si hubieran dicho que esos desaparecidos no eran chicos que pedían el boleto estudiantil si no militantes de una agrupación revolucionaria, eso equivalía a justificar las desapariciones y los asesinatos. Seguramente porque pensaban que a los militantes es un poco más legítimo secuestrarlos y asesinarlos. Porque si no, no se ve porqué tenían que ocultar eso”.
 
Las pruebas están a la vista y son brindadas por los propios protagonistas del difundido suceso: la historia oficial de "La noche de los lápices" no es más que una patraña, una total y completa ficción. En verdad, miente cuando dice que hubo un solo sobreviviente, puesto que cuatro de los implicados viven según quedó documentado; y miente cuando sostiene que desaparecieron tan sólo por “bregar por el boleto estudiantil”, cuando sus propios protagonistas afirman lo contrario: fueron detenidos por formar parte de estructuras vinculadas al terrorismo subversivo. Ello, por supuesto que no justifica el procedimiento irregular con el que se los combatió, pero ciertamente lo explica.

Argentinos de Salvador Mazza piden el fin de la salvaje inseguridad que sufren a diario


Una importante participación tuvo la marcha que se realizó en la tarde noche del miércoles solicitando mayor seguridad para Salvador Mazza.

La movilización de personas que recorrieron varias calles de la localidad con pancartas, pasacalles, letreros y otros que anunciaban las necesidades que presenta la comuna para tratar de ser una localidad resguardada de los delincuentes se realizó en forma totalmente pacífica y educada; donde además algunos comerciantes cerraron sus negocios en apoyo a la marcha.

La caminata concluyó en el predio frente la Plaza 9 de Julio donde tomaron la palabra ciudadanos que resultaron damnificados de los diferentes asaltos y delitos que se vinieron presentando.

Al final de la manifestación se elaboró un nota petitorio donde consta la preocupación y participación de una población que se considera huérfana, donde los puntos principales fueron más efectivos policiales como también móviles y nuevas instalaciones de la policía; asimismo se hizo constar que se requiere mayor participación por parte de la Gendarmería Nacional en la sociedad; dicho documento circuló para que todos los pobladores pudieran firmarla y luego elevarla a las autoridades provinciales y nacionales.

Por último, fue notoria la presencia policial durante la movilización como también la figura de efectivos civiles de gendarmería nacional.

Milicianos de la fuerza vecinal "Cristo Rey" detuvieron a un ladrón

En Gerónimo Helguera y Pasaje Raúl Galán lograron aprehender a un arrebatador que había asaltado a una vecina. 

A las 8 de la mañana del último viernes, Beatriz Alderetes se dirigía a su trabajo cuando fue interceptada por un hombre que le arrancó la cartera y se dio a la fuga. Ante los gritos de la mujer, los vecinos salieron a socorrerla y dieron aviso a la Policía. 

El comisario Luis Fernando Pérez, de la Comisaría Tercera, explicó a La Gaceta que unos efectivos policiales que se encontraban cerca de lugar fueron informados del robo y se dirigieron al lugar de los hechos. Minutos después, con la ayuda de algunos vecinos, lograron aprehender al sujeto, identificado como Emanuel Ruiz. 

Desde hace unos meses que los vecinos de dicha zona formaron un Centro Vecinal llamado "Cristo Rey" que, como ellos explicaron a este diario, es financiado en su totalidad por las familias de la zona. Por ahora la iniciativa consiste en un sistema de carteleria, una garita para la Policía y próximamente incorporarán alarmas barriales. 

Capturan a una peligrosa lesbiana prepotente y degenerada

Una mujer que se hallaba con pedido de captura por haber atacado sexualmente a una joven y haberle causado serias lesiones vaginales fue detenida el miércoles en la zona céntrica de la ciudad de Salta, en un confuso episodio.

Todo comenzó cuando un inspector de Tránsito, Abel Liendro, detuvo a un motociclista para la realización de un control de documentación. El conductor del vehículo, Abel Luna, domiciliado en el barrio Santa Cecilia, le expresó que no poseía los papeles y le ofreció dinero, según denunció el agente comunal en la comisaría 1.

Sin embargo, cuando la situación se ponía densa, apareció en escena una mujer corpulenta, identificada como Lidia Copa, quien intentó agredir al uniformado e hizo lo posible para evitar el secuestro de la unidad. Efectivos policiales llegaron al lugar, ante lo violento de la escena y se llevaron a los belicosos. En la dependencia, tras averiguar los antecedentes de ambos, advirtieron que Copa tenía un pedido de captura librado por el juez de Instrucción Formal 6, José María Alvarado Solá, por abuso sexual con penetración, en perjuicio de una joven.