La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 8 de septiembre de 2012

El Instituto Güemesiano de Salta pide que reubiquen el monumento a Luis Güemes que está en la Ciudad de Buenos Aires

Su mirada de bronce no encuentra eco entre los miles de transeúntes que todos los días pasan por el monumento de seis toneladas de granito que pusieron en su honor. En Buenos Aires todos parecen estar apurados, solo algunos se detienen por unos segundos a los pies de la estructura y luego siguen su camino. Otros demoran un poco más. Tal vez porque se preguntan qué hizo ese hombre para merecer ese homenaje que custodia la esquina de Córdoba y Uriburu. Pero no hay ninguna reseña que ilustre algo de su obra, su talento y su huella en la historia argentina. Por eso, cuando un salteño contempló hace unos días ese escenario de multitudes que avanzan indiferentes a su lado sintió tristeza. “Un hombre tan maravilloso para Salta y su país tiene escultura, pero ni una placa que recuerde sus hazañas, cuando tanto se necesita en nuestra sociedad una figura ejemplar, que nos haga sentir orgullosos”, cuenta Gerardo Zurita, que quiso compartir su pena con este medio.

El que mira desde la inmortalidad del bronce es el médico salteño Luis Güemes, una eminencia de la medicina en nuestro país; hacedor incansable y compulsivo, que dedicó su vida al estudio y al servicio del prójimo. Como al monumento de su abuelo, al que le robaron la espada allá en los Bosques de Palermo, alguien se llevó algunas letras de su nombre, fundido en el metal que más demandan los vándalos, para canjearlo por unas pocas monedas. El nieto del héroe gaucho tuvo también el reconocimiento de su pueblo y una vida apasionante: se recibió dos veces de médico, profesor, académico, senador nacional, decano y el doctor de seis presidentes.

Nació en 1856 y sus profesores lo llamaban “el preguntón”, porque no había nada que no quisiera saber e investigar. “En Buenos Aires está el centro de la vida, del porvenir y del progreso de los pueblos argentinos”, se le escuchó decir alguna vez a Martín Miguel de Güemes. Tal vez por eso, su nieto decidió viajar a la ciudad a darle rienda suelta a su pasión por el estudio y la superación permanente. Después de 90 largos días y de haber trajinado palmo a palmo los paisajes de la inmensa patria llegó con 17 años a la Capital y se inscribió en la Facultad de Medicina. Terminados sus estudios de “doctor en medicina” y cuando comenzaba a trabajar en un diminuto consultorio en uno de los barrios más humildes recibió de su familia un dinero que Salta le debía a su hijo más famoso. Después de 60 años el Estado pagó los sueldos atrasados del general y con eso su nieto pudo viajar a Europa, para continuar alimentando su insaciable sed de conocimientos.

Se fue a Francia, donde se juntaban los últimos avances de la medicina y los más eruditos profesores. A los seis años, en 1887 y con una asistencia casi perfecta, se recibió por segunda vez de médico. A su regreso, su nombre había cobrado notoriedad en Buenos Aires. Muchos querían conocer al que había estudiado dos veces medicina y en 1889, cuando pisó suelo argentino una multitud lo esperaba. “El puerto estaba colmado había una indescriptible algarabía”, dicen las crónicas de la época. Luis Güemes tenía solo 33 años. “Fue siempre dueño de sí mismo y nunca perdió la serenidad”, lo describía un colega.

A Güemes ya le decían “el mago de la medicina”, tal vez por la incorporación de herramientas de la psicología. Sostenía que la moral y el ánimo tenían influencias sobre los fenómenos físicos, es decir, sobre la enfermedad y su tratamiento.

Otro médico de la época, Gregorio Aráoz Alfaro, lo describía así: “No hablaba en sociedades científicas, ni publicaba en revistas médicas. Aunque tenía en cambio, una gran experiencia, un espíritu fino y observador, pero sobre todo un gran don de simpatía. Nadie le igualó en consideración y respeto”.

Un testimonio del general Enrique Mosconi describe a la persona que se ocultaba detrás del médico que se recibió dos veces. “En la pobreza, premio con que muchas veces la ingratitud de los contemporáneos han retribuido los más insignes servicios públicos, creció el doctor Güemes, mientras ardía la Guerra del Paraguay y cuando no se habían extinguido las humaredas de la montonera y la guerra civil, aspirando en su hogar la atmósfera patricia que perpetua el recuerdo y el culto del defensor heroico [en referencia a su abuelo, el prócer de Salta, Martín Miguel de Güemes]. Jamás el doctor Güemes aceptó honorario alguno de los militares de su país”, dice Mosconi en su libro Dichos y Hechos.

Por sus enormes virtudes en la medicina alcanzó la titularidad de una cátedra en la Universidad de Buenos Aires y luego fue decano de la Facultad de Medicina, desde donde impulsó investigaciones en las más diversa áreas. En 1921 se retiró de la cátedra Medicina Clínica después de haberla dirigido por más de 25 años. Tan reconocido era en su época que atendió personalmente a seis presidentes: Bartolomé Mitre, Nicolás Avellaneda, Juárez Celman, Quintana, Victorino de la Plaza y Sáenz Peña. Se casó con Marta Ramos Mejía, cuando tenía más de 40 años. Pero ella murió poco tiempo después, en 1897, y Güemes nunca más volvió a contraer matrimonio. El doctor en medicina que es orgullo de Salta como su abuelo, falleció en 1927. Dos años después una comisión de académicos encargó la obra del escultor Agustín Riganelli, que hoy mira desde lejos el Hospital de Clínicas. El Hospital Interzonal General de Agudos, en Haedo y el estadio de Central Norte también llevan su nombre.

“Además del vandalismo, el deterioro, la falta de información y detalles de su apasionante historia, el monumento sufre una especie de desarraigo, porque está lejos de donde debería”, dice Gerardo Zurita, socio del Instituto Güemesiano de Salta. Es que la pasión de Güemes, a lo que más dedicó su vida, fue la medicina clínica, esa que diagnostica las enfermedades y deriva el tratamiento a los especialistas. Por eso, Zurita piensa que debería trasladarse la estructura algunas cuadras, frente al Hospital de Clínicas. Pero ahora está al lado de la Facultad de Ciencias Económica, que reemplazó a la antigua Facultad de Medicina que, en 1897, lo tuviera de profesor de la cátedra Clínica Médica y en donde en 1935 se había emplazado el homenaje.

“Sería bueno y creo que necesario que el monumento descanse frente al Hospital de Clínicas a unos pocos metros, porque a eso dedicó sus estudios y eso lo consagró entre sus colegas de la época”, opina Zurita.

En San Miguel de Tucumán unos concejales quieren que la calle Bernardino Rivadavia se llame "Nuestra Señora de las Mercedes"

Un tramo de la calle Rivadavia podría cambiar su nombre. Más precisamente, las nueve cuadras comprendidas entre 24 de Septiembre y la avenida Sarmiento. Es que los concejales oficialistas Christian Rodríguez y Germán Alfaro presentaron el martes en mesa de entradas del Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para que ese trayecto sea rebautizado como Nuestra Señora de las Mercedes. Expusieron que la intención es homenajear a la Virgen de la Merced con motivo de cumplirse el Bicentenario de la Batalla de Tucumán.

Los ediles, en la exposición de motivos, recordaron que el General Manuel Belgrano nombró a la Virgen de las Mercedes como Generala del Ejército tras la victoria en la batalla librada aquel 24 de septiembre de 1812, y que en el edificio de Rivadavia primera cuadra, donde hasta hace poco funcionó la Legislatura, originalmente funcionó el Convento de la Orden de los Mercedarios y que, por ello, la calle era denominada calle de los Mercedarios.

No trascendió, hasta el momento, cuándo se podría llegar a tratar el proyecto, que promete despertar polémica.

El proyecto presentado por Rodríguez y Alfaro trae a la memoria la ordenanza sancionada y promulgada el 4 de noviembre de 2010, a partir de cuando se rebautizó como avenida Néstor Kirchner el tramo de la avenida Julio Argentino Roca comprendido entre la avenida Leandro Alem con la diagonal Elmina Paz de Gallo (acceso oeste a la capital, por la ex ruta 38). Aquel proyecto recibió el aval de 14 ediles oficialistas y el rechazo de tres opositores. 

Una mujer salteña asegura que una imagen de la Virgen y del niño Jesús lloran sangre

Una imagen de la Virgen del Rosario de San Nicolás y el niño Jesús que la figura porta en sus brazos, derramaron lágrimas de sangre en un fenómeno que se reitera por segunda vez en una casa de Avellaneda donde habita una mujer que desde hace once años sufre fenómenos de sanguinación, experimenta los cinco estigmas surgidos del martirio de Cristo y recibe, como asegura, mensajes del hijo de Dios.

El hecho de características sobrenaturales tuvo lugar en el inmueble situado en Zeballos al 1.600, donde Marta Rosemberg y su amiga Hilda comprobaron el martes por la tarde que la virgen que les fue obsequiada hace cinco años y procede de San Nicolás, vertía sangre de sus ojos. Unas tres horas después ocurrió lo propio con la figura del niño.

Marta Rosemberg señaló que la del martes fue la segunda vez en menos de dos meses que se registra el fenómeno que anoche había sumado un tercer elemento: de los ojos de la imagen de María salían lágrimas acuosas con un persistente aroma a rosas que impregnaba la sala donde está ubicada a poco de entrar a la casa.

Proponen que Bernabé Araoz sea declarado "Tucumano Ilustre"

Busto de Bernabé Aráoz situado en la plaza "Bernabé Aráoz" de la localidad de Monteros
Un proyecto de ley presentado por Marcelo Caponio, Roque Álvarez, Manuel Fernández y Gregorio García Biagosch propone declarar Tucumano Ilustre al héroe de la Independencia Bernabé Aráoz.

Este es el texto de los fundamentos históricos contenidos en la iniciativa:

“Desde joven, Bernabé Aráoz demostró un innato don de mando, a lo que sumaba una fina inteligencia y probada determinación. En 1806 comandó las milicias que trajeron a los prisioneros ingleses a Tucumán, luego de la primera invasión. A los treinta años era uno de los vecinos de mayor predicamento en Tucumán.

Corrían los primeros días del mes de septiembre de 1812; el general Manuel Belgrano retrocedía desde el norte dejando una estela de desolación tras de sí. Al llegar a las proximidades de Tucumán se encontró con una comisión encabezada por Bernabé Aráoz. Fueron concretos en su pedido: presentar batalla a los realistas en Tucumán, para lo cual la población ofrecía ayuda ilimitada. Belgrano (quién secretamente abrigaba esa posibilidad), dio las cifras aproximadas en dinero y hombres que se necesitarían, a lo que Bernabé Aráoz aseguró que se aportaría el doble, como en efecto ocurrió.

La tarea de regimentar un ejército de reclutas, darles una mínima instrucción militar, fortificar una ciudad indefensa y levantar el temple a una población que por primera vez veía a sus puertas el peligro de una batalla sangrienta, debió ser sin duda tarea de titanes. Bernabé Aráoz estuvo a la cabeza de aquellos.
Incluso aportó el grueso de la tropa. Lo cierto es que en la mañana del 24 de Septiembre de 1812, en Tucumán se sellaba la suerte de la Revolución de Mayo, y los tucumanos en general, y Bernabé Aráoz en particular, tuvieron mucho que ver en ello.

Luego de estos hechos, Bernabé Aráoz, quién llegó a alcanzar el grado de Coronel Mayor de los ejércitos de la Patria, comandó las tropas tucumanas que pelearon en la batalla de Salta el 20 de febrero de 1813.

En 1814 fue designado gobernador intendente de Salta y meses después, al crearse la provincia de Tucumán, fue su primer gobernador. Su gestión se desenvolvió en el escenario de una región convulsionada por los cambios trascendentales que se producían. Tucumán era por entonces una suerte de cuartel de las tropas del Ejército Patrio, al que se debía mantener. El dinero jamás alcanzaba, aun así el gobernador conseguía importantes logros para la época. De su propio peculio costeó la construcción de la acequia que trajo el agua a la ciudad, e instaló el primer mercado y el alumbrado público; estableció además una escuela de primeras letras e impuso una contribución para el aseo y mantenimiento de las calles. Además se dio tiempo para organizar personalmente todo lo relativo a la instalación del congreso de 1816, hasta en sus detalles mínimos.

En 1819 Bernabé Aráoz vuelve a la gobernación luego de un movimiento armado; por entonces oscuros nubarrones se cernían sobre la incipiente Nación.

El 8 de Enero de 1820, el Ejército del Norte se subleva contra su jefe en una posta de Arequito. El Director Rondeau, sin el apoyo de esas fuerzas es derrotado en Cepeda por los caudillos López y Ramírez. Con ello se inicia un período de disgregación nacional. Las provincias argentinas quedaron desarticuladas en el contexto.

Ante la gravedad de la situación imperante, Bernabé Aráoz decidió gobernar la provincia a su mando de manera autónoma, para lo cual creó la “República de Tucumán”, a la que dotó de una avanzada Constitución.

Cuando Bernabé Aráoz hablaba de “república”, se refería a la forma de gobierno federal y a la división de poderes. De la documentación existente surge claramente el funcionamiento de los tres poderes diferenciados, además de la implementación de un correcto sistema impositivo y aduanero. Llegó a crearse una moneda uniforme entre otros logros significativos.
 
Desgraciadamente, Bernabé Aráoz pronto entró en conflicto con el gobernador de Salta Martín Miguel de Güemes, lo que provocó una sangrienta acción armada que culminó con la derrota ante los temibles gauchos salteños.

Posteriormente Santiago del Estero y Catamarca se escindirían de la República, episodios estos extensos de detallar.
Derrocado por un movimiento militar en 1821, Bernabé Aráoz no pudo desplegar los objetivos de la “república” que ideara. Esporádicamente volvería al poder, aunque ya se encontraba envuelto en las interminables contiendas fraticidas suscitadas con su antiguo protegido Javier López, hasta su fusilamiento, por orden de este en 1824. Según relata Juan Bautista Alberdi, antes de ser fusilado, haciendo rebotar el dedo anular en el cigarrillo dejando caer las cenizas, Bernabé Aráoz expresó: 'la existencia humana es como estas cenizas'”.

FUENTE

15.000 católicos participaron del XV Encuentro Mariano celebrado en Salta

“Míranos madre, y une nuestros pueblos”. Bajo este lema, quince mil feligreses católicos del Valle de Lerma y Quebrada del Toro se congregaron el fin de semana con imágenes de la Virgen para celebrar el XV Encuentro Mariano convocado por la parroquia Santa Rita de Casia de Rosario de Lerma.

Concurrieron durante toda la jornada del sábado al llamado del decanato de la región, como preparación del Año de la Fe que se celebrará en 2013. La liturgia estuvo presidida por monseñor Mario Antonio Cargnello en el predio de los gauchos en Villa Mercedes.

Desde muy temprano los peregrinos ingresaron portando sus veneradas imágenes. Desde el año 1999 se viene realizando en el Valle de Lerma este encuentro, cuya finalidad es que todas las comunidades de la región se encuentren anualmente y compartan, como Iglesia, su devoción y honra a la Madre de Dios.

“El llamado de María para estas comunidades reafirma como región y refuerza nuestros lazos fraternos de la familia de la Iglesia Católica”, remarcó Cargnello tras abogar particularmente por la unidad y la protección de la familia como núcleo fundamental de la sociedad.

Este año fue muy especial porque se recordó la figura del padre “Chifri”, el sacerdote de los cerros que se inició en esta parroquia cuando apenas era un proyecto de vicaría barrial. Al final de la extensa jornada todos los sacerdotes del Decanato propusieron a Cerrillos como próximo lugar del encuentro.

Una plaza jujeña tendrá una imagen de la Virgen de los Emigrantes

 
La Municipalidad de San Salvador de Jujuy, en forma conjunta con las colectividades de inmigrantes en Jujuy, recordaron en la mañana del martes el “Día de los Inmigrantes” en el “Paseo de las Colectividades”, ubicado en la repotenciada plaza homónima, evento durante el cual se descubrió una imagen de la “Virgen de los Emigrantes” donada por el padre Marco Tosín, diocesano de la Pastoral Migratoria de Jujuy.

El acto fue presidido por el Intendente Raúl “Chuli” Jorge y el Obispo de Jujuy, Daniel Fernández, quienes se encontraban acompañado por los secretarios de Servicios Públicos, Guillermo Marenco y de Obras Públicas, Aldo Montiel; la Procuradora General, Dra. Beatriz Elizabeth Altamirano; los representantes de las colectividades: Ángela Marino Rótolo de Ponce (Italia), Esther Promadache (Grecia), Ana Ajaval (Chile); Laura Vittolli Fiorella (Siria), Ramírez Gutiérrez (Bolivia), Pilar López (Francia), María Singh (India), Dr. Pedro Oller (España), Hairenik Eliazarián de Aramayo (Armenia), Yolanda Berno de Macina (San Marino), María del Rosario Calderari (Suiza) y Lina de Echavarría (Perú) y el religioso Marcos Tosin de la Diócesis Pastoral Migratoria de Jujuy.

El Intendente Jorge, al referirse a la fecha, dijo que, “toda actividad de los inmigrantes tan interesante en Jujuy nuclea a todos los países que tienen origen andino-americanos, más todos aquellos que vinieron en barcos, abuelos, padres y algunos que son inmigrantes directos; han encontrado un lugar en el mundo que es Jujuy, que los acoge con los brazos abiertos, tienen la voluntad de integrarse. Porqué a muchos de ellos, que son dirigentes de las distintas asociaciones que uno lo vez permanentemente trabajando, en un acto que tiene que ver con su identidad”.

“Como por ejemplo-continuó-, los actos del bicentenario, todas las colectividades han hecho parte de esto, sino que no solo reivindican sus raíces y que vinieron a veces huyendo de las guerras, de los genocidios, buscando horizonte, buscando la América en caso de los europeos o buscando nuevos rumbos para ellos y sus familias”.

“Muchos de ellos están integrados y en el caso del mismo intendente (Raúl “Chuli" Jorge) que viene de una familia de inmigrantes y sabe cuánto sufrimiento y desgarro significa para aquellos que dejaron sus tierras, pero también de esa fe inquebrantables de levantarse y trabajar en un lugar como Jujuy tiene que saber que articula un mundo americano, una ciudad profundamente americana, pero que también recibió de la corriente que vinieron en los barcos, un aporte importante para esta nueva identidad y esta nueva forma de entender la convivencia de los Jujeño”, concluyó.

En tanto que Hairenik Eliazarián de Aramayo, dijo que “el que tiene buena voluntad, y se hace eco de la tierra, es recibido como a un hermano. Yo soy una de esas hijas de la tierra; mí madre es argentina pero mi padre era armenio y siento el mismo placer de verme acompañada con esta comunidad preciosa, de gente agradecida. Personas agradecidas de su antepasado, porqué alguna vez me pregunte: ¿Qué significa esta fiesta? ¿Qué significa esta recordación? Le respuesta encontrada fue: “honraras a tu madre y a tu madre”, ese es el significado. De donde vinimos, de donde somos, porqué no llamamos de este u otro modo, cual es nuestro apellido, cual es nuestro color aún que nuestra bandera sea una, única y la hallamos amado con todo el corazón”.

“Siempre hay un pasado, un ayer, que ha pintado de otro color nuestros rostros, que nos ha dado otra modalidad, nos ha incluido en este mundo para hacer cosas distintas, para hacer diversos humanos, hermanos todos en el corazón, en la vida y en la patria, crezca como todo el mundo para seamos más felices”, concluyó.

Finalmente los presentes fueron invitados a degustar elaboraciones gastronómicas de las colectividades y al brindis de honor.


El padre Marco Tosín, delegado diocesano de la Pastoral Migratoria, comentó que donó la imagen de la Virgen de los Inmigrantes a la señora Ángela de Ponce, quien a su vez tuvo la iniciativa de entronizarla en esta plaza como representación de las creencias que trae el migrante.

Explicó que “éste, lo hace llena de fe, esperanza y de sueños. Creo que la fe en la Virgen lo acompaña en todo su caminar, por lo que me pareció lindo que en este paseo estuviese también un signo religioso que recuerde todos los sueños, las esperanzas y la fe traen y llevan los migrantes”.

En cuanto a su origen, el sacerdote explicó que esta Virgen fue donada por el Papa Pío XII a la colectividad italiana en el año 1956, y recordó un dicho de los mexicanos que dice, “los mexicanos vienen de los Aztecas, los peruanos de los Incas y Argentina vienen de los barcos. Los barcos trajeron muchos inmigrantes”, acotó.

Comentó que también la Virgen llegó en el año 1956 en barco, fue recibida en el Puerto de Buenos Aires y en la avenida 9 de Julio se leyó el mensaje del Papa Pío XII que ofrecía a no solo a la fracción italiana sino a todos los inmigrantes para que la Virgen los acompañara y los protegiera en su viaje. Actualmente la imagen original de esta Virgen de los Inmigrantes se encuentra en el santuario ubicado en el barrio La Boca, Buenos Aires.

Respecto a los detalles de la imagen, cabe ilustrar que representa el viaje de los pueblos, ya que en la parte derecha está representado el pueblo originario del migrante que se va; en el lado izquierdo se ve un puerto y una mina de carbón, debido a que los inmigrantes europeos en aquel tiempo se iban a una mina de carbón situada en Bélgica. También, la Virgen ofrece en su mano izquierda al Niño Jesús.

Preocupante: en la Peregrinación de la Juventud sólo hubo 3.000 católicos

Llegaron a San Pablo con las caritas encendidas por el sol impiadoso. Pero felices, cantando y saltando, como si los 10 kilómetros recorridos a pie desde la ex Quinta Agronómica hasta la parroquia de San Pablo -primera parada de la Peregrinación de la Juventud hasta llegar a La Reducción, en Lules- hubiera sido un paseo. Más de 3.000 jóvenes se encargaron de expresar con todas sus fuerzas el lema que los animaba: "María, soy todo tuyo".

Ellos se encolumnaron por la ruta, llevando la Cruz de las misiones y también un nuevo personaje, un muñeco enorme que representaba la figura de Jesús y movía sus brazos, balanceándose al ritmo de los jóvenes.

"Pensamos la peregrinación como un itinerario espiritual. Los jóvenes vamos a los brazos de la Virgen", celebró María Chocobar, estudiante de 25 años de la carrera de Comunicación Social de la UNT.

"El año pasado esta peregrinación no se hizo porque la comisión de Pastoral Juvenil de la Arquidiócesis, que la organiza, es nueva. Además venía poca gente. Ahora queremos retomarla con mucho entusiasmo y buena animación", aportó Natalia Díaz.

"Dentro de pocos días se cumplen los 100 años de coronación de la Virgen de la Merced. Le pedimos a María que nos libre de las esclavitudes como la droga, la violencia y tantas otras", enfatizó el padre José Navarro, asesor de la pastoral de Juventud.

Una presencia que no pasó inadvertida fue la de monseñor Melitón Chávez, a cargo del proyecto de la futura apertura de la Fazenda, en El Cadillal. "Esperamos poner la piedra basal antes de fin de septiembre", expresó el sacerdote.

En Lules, frente a la iglesia Catedral se realizó la presentación de la Fazenda. Un joven recuperado dio su testimonio y una religiosa de La Costanera habló del trabajo con los jóvenes adictos. 

Frente a la iglesia Catedral de Lules, el joven recuperado y la hermana Patricia Silva, de la congregación de las Hermanas Mínimas de Nuestra Señora del Sufragio, explicaron cómo es el trabajo en la Fazenda. Ella es voluntaria en La Costanera y en los grupos de familiares "Esperanza viva". "Nos acercamos a los chicos con un plato de comida, con un mate cocido, y los alentamos a que salgan de esa vida, porque siempre vale la pena luchar. Comenzamos a caminar juntos con mucha oración y diálogo hasta que entran en alguna Fazenda, de las que hay en Aguilares, Córdoba, La Rioja o Buenos Aires", destacó.

La comunidad parroquial de San Pablo Apóstol preparó un gesto de rechazo a la violencia: destinó un mural blanco para que los jóvenes expresaran sus sentimientos. "Este gesto contra la violencia se realiza en toda Sudamérica. Es una manifestación de los jóvenes que queremos vivir en una sociedad en paz, donde primen el amor y el diálogo y no la violencia", explicó Juan Carlos Rizo. Él realizó un bosquejo en el mural y los demás lo pintaron. Pero al final los chicos se manifestaron en forma espontánea y se divirtieron largo rato plasmando sus manos embadurnadas con distintos colores sobre la pared blanca. Otro de los gestos que realizaron en San Pablo fue plantar un árbol. "La idea es reflejar que estamos enraizados en Cristo", contó María. Los ejemplares de fresnos fueron donados por la Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad capitalina.

"¡Es maravilloso estar con otros jóvenes que comparten tu mismo amor por Cristo y por la Iglesia", confesó Ana Laura, de Tafí Viejo. "De otro modo nadie te entiende, sos como un bicho raro -agregó-. Estar juntos en peregrinación te da mucha fuerza".

Las escalinatas del Vía Crucis del cerro San Bernardo por fin serán debidamente iluminadas

En respuesta a la iniciativa del intendente Miguel Isa, en orden a recuperar este invaluable paseo de la ciudad, la empresa LuSal decidió la donación de la obra para dotar de iluminación al Vía Crucis del cerro. La misma demandará un tendido eléctrico subterráneo y la colocación de luminarias anti-vandálicas a lo largo del recorrido y en cada uno de los templetes.

La escalinata de piedra a iluminar del cerro San Bernado, comienza en el Museo de Antropología (detrás del Monumento al Gral. Martín Miguel de Güemes), y consta de 1021 escalones. A lo largo de la misma hay 14 templetes dedicados a las estaciones del Vía Crucis.

El sendero escalonado asciende hasta la cima del cerro San Bernardo, que, junto con el cerro 20 de Febrero, fue declarado Reserva Natural Municipal el 4 de junio de 1991, por ordenanza N° 6134, y constituye uno de los principales atractivos de la ciudad de Salta, tanto para turistas como para vecinos que encuentran allí un ambiente ideal para el esparcimiento y el deporte.

Tucumán consiguió lo que a Jujuy se le negó: declaran feriado extraordinario al 24 de Septiembre para honrar la gesta belgraniana

Beatriz Rojkés de Alperovich hablando de historia argentina

La Cámara de Senadores de la Nación convirtió el miércoles en ley el proyecto que, por única vez, establece como feriado nacional el 24 de septiembre, al cumplirse ese lunes el Bicentenario de la Batalla de Tucumán. La medida fue celebrada por el ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y por la senadora tucumana y presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich. La iniciativa, que ya contaba con el aval de Diputados, fue aprobada por unanimidad en la Cámara Alta nacional.

De este modo, a fin de mes habrá un nuevo fin de semana largo y 2012 concluirá con 19 feriados, publicó Clarín.com.

La Batalla de Tucumán se libró entre el 24 y el 25 de septiembre de 1812 en el Campo de las Carreras y cambió el curso de la Guerra de la Independencia. Junto con la Batalla de Salta, que tuvo lugar el 20 de febrero de 1813, el triunfo de Tucumán permitió a los rioplatenses confirmar los límites de la región bajo su control.

"Para nosotros es muy importante, desde lo religioso, porque Belgrano le entregó su bastón de mando a la Virgen de la Merced", mencionó la senadora, según da cuenta la agencia de noticias Télam. Subrayó, también, la importancia de valorar a Manuel Belgrano y "considerarlo como una de las figuras más importantes de la historia argentina". La parlamentaria mencionó que el general José de San Martín había dicho que el creador de la Bandera Argentina "es lo más grande que tenemos en América del Sur. Belgrano hablaba seis o siete idiomas, fue partícipe de la Revolución Francesa y precursor de la educación gratuita en nuestro país", enumeró la titular del PJ tucumano.

La parlamentaria hizo hincapié en que la Batalla de Tucumán fue tan trascendente que, el lunes 24, "estaremos celebrando, que gracias a aquel joven insolente y desobediente, todavía Jujuy, Tucumán y Salta siguen perteneciendo a la República Argentina".

Beatriz Rojkés de Alperovich demostrando que no sabe de historia argentina


La Gaceta publicó la noticia de que el 24 de septiembre ha sido declarado feriado nacional. También publicó palabras de la senadora por Tucumán, Beatriz Rojkés de Alperovich, quien hace un muy justo reconocimiento de la personalidad del general Manuel Belgrano, aunque comete dos errores históricos que, con todo respeto, me permito señalar: 

1) Belgrano no fue partícipe de la Revolución Francesa; cuando esta se produjo era un adolescente abocado a sus estudios universitarios en Salamanca, Madrid y Valladolid. 

2) Cuando en 1812 se quedó en Tucumán a enfrentar al ejército realista con el apoyo del pueblo tucumano, desobedeciendo órdenes del Triunvirato de retroceder hasta Córdoba, no lo hizo siendo un joven insolente y desobediente sino como un hombre maduro, de 42 años, experimentado y reconocido por la prudencia de sus procederes, que reaccionó reflexivamente ante una orden que consideró política y militarmente desacertada. El triunfo trascendental que obtuvo el día 24 de septiembre demostró el acierto de esa bien pensada decisión.