La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 7 de septiembre de 2012

Escena del futuro que nos espera con la droga despenalizada: drogadicto mata a su madre

Una mujer identificada como Angélica Segovia (56) fue hallada sin vida ayer en el interior de su flamante vivienda del barrio Bicentenario, asesinada por su propio hijo, adicto a las drogas.

Por el hecho fue detenido Julio Herrera (25), uno de los seis hijos de la mujer.

El joven fue visto poco antes del hallazgo, cuando salía raudamente de la casa, tras mantener una acalorada discusión con su progenitora, durante la cual le habría exigido a la víctima que le diera plata para comprar drogas, según comentaron numerosos vecinos que se ofrecieron como testigos.

Los vecinos notificaron al personal médico y policial que la mujer había estado discutiendo acaloradamente con su hijo Julio Herrera (25), y que tras la discusión éste se retiró presuroso y la casa quedó en completo silencio.

Ante la evidencia de un homicidio el caso pasó a manos de la Brigada de Investigaciones, que en menos de dos horas capturó a Julio Herrera, domiciliado en Villa Luján, cuando se disponía a ingresar a su morada después de deambular por casi toda la ciudad.

En una de las paredes del domicilio de Segovia se hallaron rastros donde su propio hijo le habría estrellado repetidamente la cabeza.

Fuentes policiales aseguraron que el joven no opuso resistencia alguna cuando fue detenido y que estaba completamente shockeado.

El acusado fue conducido hacia las instalaciones de la comisaría 42 donde quedó detenido bajo el cargo de homicidio agravado por el vínculo, en calidad de incomunicado hasta que preste declaración ante el juez de Instrucción Formal 1, Rafael Medina, quien lo indagará en las primeras horas de hoy.

El hecho conmocionó al vecindario del barrio Bicentenario, que fue inaugurado hace poco más de dos meses.

Lucía Moisés de Leavy se ensaña en contra del perro Sarmiento en Tartagal

Injustificada persecusión contra un miembro de la comunidad educativa

Sarmiento es un perro mestizo que desde hace diez años iba todos los días a la escuela de frontera Manuel Belgrano Nº 3 de Tartagal en donde era mimado por chicos y docentes, pero los actuales directivos no quieren que esté en el establecimiento educativo.

La directora de la escuela, Lucia Moisés de Leavy, radicó una denuncia en contra del animal por lo que está siendo buscado intensivamente por toda la ciudad norteña. En tanto, el edificio escolar fue cerrado con cadenas y candados para que los medios de prensa no ingresen.

Hasta el momento se desconoce a dónde está refugiado “Sarmiento”, pero se sabe que fue asilado por una docente. Hay fuertes rumores de que lo quieren matar.

La madre de un estudiante expresó “es una vergüenza única lo que está pasando porque es un animal indefenso que está viejito. Supuestamente hay una denuncia porque mordió a una persona pero eso no puede ser porque no tiene dientes”.


¿Quién es la directora que abusa de su poder?
 
Lucia  Moisés de Leavy, esposa del actual diputado, asumió el 1 de agosto como directora de la Escuela Manuel Belgrano, donde al momento de su traslado fue resistida por los padres ante las versiones de que ocuparía el lugar que hasta ese momento ocupaba Marta Chalap. Finalmente Moisés quedó como vicedirectora de la institución hasta que le fue otorgada la jubilación a Rosa Cil. 

Recordemos que la directiva se fue trasladada del km 6 a Lapacho 2 en junio del 2009, resistida por las comunidades, y de ese paraje a la escuela de Frontera donde se desempeñó como vicedirectora hasta el 1° de agosto. 

La policía de Salta detuvo a un peligroso asaltante que se especializaba en atacar a turistas

Personal civil de las comisarías 2 y 4 detuvieron a un sujeto ampliamente conocido en el ambiente delictivo, Diego Sebastián “Pelao” Villa (28), sindicado como cabecilla de la banda autodenominada Los Asaltaturistas, que se dedica a asaltar a visitantes nacionales y extranjeros especialmente en la capital y Cafayate, aunque también sus integrantes han golpeado en Orán y Tartagal.

El grupo empleaba distintas modalidades, como el “reviente” de automóviles estacionados en la vía pública, en su mayoría, afuera de hoteles y hostales de gran concurrencia turística; “escruches” en viviendas sin moradores y asaltos a mano armada en locales comerciales como rapipagos y telecabinas.

“Esta banda robó, hace dos semanas, en Cafayate, US$ 20.000 a una turista francesa; en el FestiOrán sustrajeron $15.000 a otra persona y en la capital despojaron de $25.000 a un porteño. Este era el cuarto y último integrante que nos faltaba detener”, informaron los sabuesos.

Tras tareas de inteligencia, el personal civil tomó conocimiento de que el 30 de agosto del corriente, el “Pelao” había dejado su automóvil, un VW Gol Power gris, dominio HOR278, en un taller mecánico ubicado en la calle Catamarca al 1200 para su reparación ya que sabía que era intensamente buscado por la Policía, por lo que tenía pensado emprender la huida a la provincia del Chaco y luego a Paraguay.

Al advertir la presencia policial, intentó darse a la fuga pero no logró su cometido ya que fue alcanzado a unos metros por los efectivos.

Se secuestró también el automóvil en el que se movilizaba y que tenía pedido de ubicación por el Juzgado de Instrucción Formal 4 ya que era empleado para llevar a cabo los ilícitos y luego huir.

Sobre el causante pesaba un pedido de detención por el delito de robo calificado en banda y en poblado, con intervención del Juzgado de Instrucción Formal 5 y estaba siendo investigado por las brigadas de Investigaciones de Cafayate y Salta. En la localidad calchaquí se inició un sumario penal con 16 causas.

Hace dos semanas se concretaron allanamientos en el domicilio del investigado, en la calle Virgilio Figueroa 1496 de villa Mitre, en la capital salteña. Se secuestraron dos cajas de municiones de fusil F.A.L y dos granadas de mano en perfecto estado, que habían sido robadas por la banda. Se inició causa federal por tenencia ilegal de arma de guerra.

Desesperante situación de inseguridad viven en Cuyaya debido a patotas vinculadas a organizaciones piqueteras

Alto grado de inseguridad en el sector comprendido por las calles Olavarría, San Pablo y Dr. Baldi, de las 790 Viviendas del barrio Cuyaya. Los vecinos, entre el temor y la bronca, viven desagradables historias donde los robos, las peleas y la desidia policial son ingredientes de la inseguridad que los aqueja a diario.

Un ejemplo de la impunidad con que actúan ocurrió a las 6.20 del miércoles: los malvivientes prendieron fuego a un Renault "Clio" (BZD-776), dejándolo totalmente destruido.

Paralelo a esto los vecinos expresaron con fastidio la desidia policial que sufren, poniendo como ejemplo lo ocurrido el miércoles "donde tuvimos que decirles que se trataba de un familiar de un Policía para que vinieran". Además agregaron que "encima nos dijeron que no tenían móvil y por eso, primero, llegaron dos policías en un taxi y luego llegaron más en un automóvil particular".

Al respecto la encargada de un comercio expresó ante nuestro matutino que "los bomberos, luego de apagar el fuego, nos dijeron que había un liquido combustible que habrían tirado sobre el auto para incendiarlo... ".

Indagando sobre las posibles causas del atentado, varios vecinos del lugar indicaron que "al parecer es una venganza, porque la señora dueña del automóvil es propietaria de un negocio que no  le vende alcohol a los changos de Moreno y La Costa ".

A raíz de esto los habitantes del barrio creen que "seguro que fueron ellos, porque varias veces la dueña los echó y ellos la viven amenazando, además de robarle cervezas y otras cosas más".

De ahí que no es causalidad que previo a incendiar el automóvil de la mujer, quien se encuentra de viaje, le robaron la batería del vehículo en tres oportunidades. Razón por la cual la damnificada, previo a su viaje, sacó la batería de su vehículo, para evitar otro robo.

Este dato sirve también para descartar un supuesto desperfecto eléctrico del rodado como la causa que habría desencadenado el foco ígneo.

Y mientras un equipo de este matutino dialogaba con los testigos, un grupo de personas, sentados en una vivienda del sector denominado como La Costa, observaban atentamente todo lo que ocurría.

No en vano, cuando promediaban las 13.15 de ayer, una llamada anónima a este matutino, intentaba victimizar a los vándalos y echar culpas a la damnificada, pero en una actitud digna de cobardes, ante la pregunta sobre quien profería semejantes afirmaciones, cortaron el teléfono, no sin antes insultar al periodista que respetuosamente los escuchaba.

La inseguridad en ese sector de las 790 Viviendas es incontrolable. Solo basta escuchar a varias vecinas de ese sector afirmar que "nosotros sabemos quienes son los que roban y nos amenazan, pero tenemos miedo de denunciarlos porque son de una organización de desocupados".

Un joven del barrio contó que "el sábado pasado nos despertamos y nos dimos que rompieron todos los vidrios del auto de mi mamá".

Paralelamente, una empleada de un comercio nos dijo: "el otro día a un repartidor de gaseosa lo quisieron robar aquí en la esquina -San Pablo y Olavarría- y por suerte el tipo pudo esquivar las pedradas y escaparse".

Otros que también sufrieron varios robos, según los habitantes de ese barrio, son los colectiveros que antes hacían una parada por ese sector y por esta razón eran un blanco fácil para los delincuentes.

"Como será que éstos tipos hacen lo que quieren, que meses atrás le rompieron autos a dos policías y nunca paso nada", expresaron los vecinos quienes expresaron que necesitan personal policial las 24 horas del día y que están dispuestos a construir una garita.