La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 27 de agosto de 2012

Miguel Ángel De Marco llega a Tucumán para presentar un libro sobre Belgrano

Mañana a las 20.15, el presidente de la Academia Nacional de la Historia, doctor Miguel Angel De Marco, presentará su último libro: "Belgrano. Artífice de la Nación, Soldado de la libertad". La obra acaba de aparecer en Buenos Aires, bajo el sello editorial de Emecé.

El acto ha sido organizado por la Fundación Empresaria de Tucumán (Fundafet) y se desarrollará en el anfiteatro de la Federación Económica (San Martín 427), con entrada libre para todo público. El disertante será presentado por el doctor Carlos Páez de la Torre (h), y al término del acto firmará ejemplares de la obra.

De Marco es doctor en Historia, y preside por tercera vez la Academia Nacional de la Historia, con una destacada carrera en la disciplina. Docente de la Universidad Católica Argentina y de la Universidad del Salvador, ha dirigido en la primera el Departamento de Historia y, en la segunda, el Doctorado en Historia, además de desempeñarse como catedrático invitado en casas de estudio del país y del exterior. 

Desbaratan a una peligrosa banda que tenía en la mira a varios bancos del norte de Salta

Personal de la Brigada de Drogas Peligrosas, con colaboración de la Brigada de Investigaciones, detuvo el sábado a cuatro integrantes de una banda de supuestos asaltantes que estaban a punto de saquear, este fin de semana, dos entidades bancarias ubicadas en Salvador Mazza.
 
Los detenidos fueron identificados como Rodolfo Fabián Gómez Rozas (43), de Santa Fe; Leonardo Gabriel Garcilazo (28), de Santa Fe; José Antonio Gómez (28), de Tucumán, y Roberto Víctor Nobles (39), de Paraná Entre Ríos.
 
Los malvivientes se encontraban alojados en el hospedaje San Pantaleón y esperaban -según la Policía- la llegada de “los fierros”.

Los detenidos frecuentaron domicilios de personas íntimamente relacionadas con el ambiente delictivo, más específicamente con la comercialización de estupefacientes. Uno de ellos fue el famoso delincuente fronterizo apodado “Grillo”.
 
Días atrás también intentaron ingresar al domicilio de Juan Carlos Alba (30), ubicado en calle Los Arrayanes del barrio El Ceibo. Allí, conforme a directivas del Juzgado Federal de Orán, se implantó una consigna policial desde el 6 de agosto, luego de que Alba fuera víctima de un secuestro extorsivo y de amenazas de muerte por parte de un grupo de colombianos en la República de Bolivia. La presencia policial impidió el contacto de la banda con el por ahora protegido de la Justicia.
 
Los detenidos, al ser demorados en la terminal y en el residencial donde se alojaban, dijeron que se domiciliaban en la localidad de Charata, provincia de Chaco, y no supieron justificar la presencia del grupo en la localidad fronteriza ni sus vinculaciones con varios de los delincuentes más conocidos en la zona.
 
Sin embargo, para la Policía estaba claro que el fin de semana pasado iban a dar el golpe, para lo que se cree estaban esperando las armas.
 
Se sabe que supuestamente desde el 21 de agosto estaban haciendo inteligencia frente a las entidades antes nombradas y ya habían apalabrado al menos a tres conocidos delincuentes zonales para cubrir una supuesta fuga por caminos alternativos, para la que contaban con tres vehículos cuyos orígenes se investigan.

Un policía tucumano mató a un delincuente en legítima defensa

Para los investigadores, prácticamente no quedan dudas de que la versión que brindó el sargento ayudante retirado Luis Antonio González es la real. El hombre contó que fue atacado el jueves a la noche por un asaltante que le puso un arma en el cuello cuando estaba en la finca de su primo, en El Bracho, y luego de un forcejeo el ladrón cayó muerto.

La versión fue ratificada ayer por el ex policía ante la fiscala Adriana Reinoso Cuello. Al mediodía, la víctima fue identificada como Gerardo Maximiliano Herrera, de 23 años, que vivía en la capital. El joven no tenía antecedentes por delitos, y había estado detenido por contravenciones, según informó una fuente de la Policía.

González, de 55 años, había ido a visitar a su primo José Vélez, quien tuvo que salir a las 20.30. El policía retirado lo aguardaba en el patio de la finca, de espaldas al cañaveral. "En medio de la oscuridad salió de atrás este delincuente y le dijo que no se moviera porque era un asalto. Mi hermano sacó su arma, forcejearon y salieron dos tiros. Él trató de defenderse", relató el hermano del aprehendido, Héctor González, quien es comisario retirado.

"Ahora estamos más tranquilos, esperando que la situación se aclare. Mi hermano pasó la noche en una dependencia policial, como un preso más", comentó Héctor González, y agregó que la abogada defensora es Claudia Prieto.

Los próximos pasos de la investigación, que está a cargo del jefe de la Brigada de Investigaciones Este, eL comisario Víctor Zamorano, será determinar la existencia de posibles cómplices de Herrera. Por el modus operandi (fue robo en descampado), se cree que al menos dos personas acompañaban al joven que murió, y que se escaparon por los cañaverales. Además, tendrían que haber tenido un vehículo en una zona cercana, esperándolos para escapar una vez que se produjera el asalto.

Por otro lado, fuentes judiciales precisaron que Reinoso Cuello estudia cómo calificar al homicidio, y es probable que Luis González recupere su libertad, si considera que actuó en legítima defensa.

Piqueteros buenos para el daño: inadaptados de la CCC y del Polo Obrero hieren a dos transehúntes con pirotecnia

Dos mujeres resultaron heridas por las esquirlas de una bomba de estruendo lanzada por miembros de una organización social, pero que explotó en el suelo, por lo que tuvieron que ser atendidas por personal del Same 107.

De acuerdo a lo que pudo saberse, una organización social protagonizaba una marcha días pasados por arterias del casco céntrico, reclamando por la situación de capacitadores laborales, afectados por una decisión del Gobierno provincial de quitarles algunos beneficios.

Mientras entregaban panfletos en su marcha por calle Lavalle, uno de los manifestantes intentó lanzar una bomba de estruendo en la esquina con Belgrano, colocando el dispositivo en el suelo, pero al parecer el tubo de cartón se cayó, por lo que quedó apuntando hacia la Iglesia de San Francisco, en cuya esquina se había congregado una importante cantidad de gente que se vio sorprendida.

Algunas de estas personas advirtieron el peligro y optaron por alejarse, pero dos mujeres fueron alcanzadas por las esquirlas de la bomba.

Además de quedar aturdidas por el ruido que producen este tipo de elementos pirotécnicos, una de las mujeres, de 41 años y con domicilio en el barrio Punta Diamante, sufrió lesiones en las rodillas, en tanto que la otra, de 21 y con residencia en el barrio Alto Comedero, también fue alcanzada en el tobillo.

De inmediato se dio aviso al Same, que minutos después atendió a las mujeres en el lugar, y luego las trasladó en ambulancia hacia un centro asistencial de manera preventiva, ya que afortunadamente sus heridas no revestían mayor gravedad.