La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 25 de agosto de 2012

Presentaron un libro sobre saberes ancestrales salteños financiado por el CFI

El secretario de Cultura Sergio Bravo participó, junto a representantes del Consejo Federal de Inversiones (CFI), de la presentación del libro “Rescate de saberes ancestrales en comunidades etnográficas y criollas de la provincia de Salta" de Mariela Burgos. La actividad se realizó el jueves por la mañana en el Centro de Acceso del CFI en Salta.

El libro: “Rescate de saberes ancestrales en comunidades etnográficas y criollas de la provincia de Salta”, es producto de un estudio realizado a solicitud del gobierno provincial, mediante la asistencia técnica y financiera del CFI, por la profesora Mariela Ondina Burgos.

El objetivo principal de este estudio ha sido rescatar y recuperar las técnicas artesanales genuinas (cerámica, cestería, textilería, tallado en madera) en riesgo de extinción y difundirlas para el mejoramiento de la producción artesanal etnográfica y para que sean adoptadas por las comunidades como modo de vida para sus integrantes.

“Rescate de saberes ancestrales en comunidades etnográficas y criollas de la provincia de Salta", forma parte de la Colección Estudios y proyectos provinciales, del CFI, Edición 2012. Esta Colección contiene estudios y trabajos realizados a través de la cooperación técnica del Consejo, y se constituye en elemento de divulgación, brindando numerosas posibilidades de replicabilidad y transferencia para el desarrollo regional y local.

La Colección ya ha publicado más de cuarenta libros, agrupados en dos ediciones 2011 y 2012; en ellas están representadas todas las provincias argentinas, su variada temática aborda estudios sobre cultura; artesanías; infraestructura y pequeñas obras hídricas; desarrollo productivo; conectividad; salud; educación en oficios: investigación arqueológica; identificación de prácticas productivas y artesanales en peligro de extinción; y la utilización de recursos alimenticios conocidos por las poblaciones aborígenes. 

Tras las fiestas de San Bernardo, proponen cambiarle el nombre a Coronel Moldes para incluir al Santo

La propuesta

Coronel Moldes rindió culto a su santo patrono, San Bernardo, en actos presididos por el vicegobernador, Andrés Zottos, junto al intendente local, Osvaldo Darío García.

La jornada se desarrolló frente a la plaza principal Martín Miguel de Güemes y comenzó con el solemne Tedeum, a cargo del reverendo Pablo Martínez, sacerdote de la parroquia San Bernardo. Luego las autoridades efectuaron la revista de tropas, tras lo cual se desarrolló un desfile cívico militar que contó con la participación de fortines gauchos y numerosas organizaciones del pueblo.

Para cerrar los festejos se concretó la procesión en honor a San Bernardo, santo de la conquista, el triunfo y el éxito.

“Yo le doy gracias a Dios por compartir con ustedes por un año más esta fiesta en honor a San Bernardo, hoy con un tinte muy especial por la propuesta realizada por el cura párroco de agregar por ley el nombre de San Bernardo de Moldes al pueblo. La idea invita a conocer más sobre su historia”, afirmó Zottos.

FUENTE

¿Quién fue el Coronel Moldes?

De familia aristocrática, hijo del Alcalde Antonio Moldes y González, y de doña Antonia Fernández de Loira y Arias Velázquez, José Moldes nace en Salta el 1 de enero 1785.

Siendo joven, en 1803, lo envían a completar su educación a España en donde se incorpora como cadete en el regimiento de la Guardia de Corps, cuerpo de la Casa Real, integrado por elementos españoles, flamencos, italianos y americanos de noble estirpe.

En Madrid, se encuentra con compatriotas —Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola, y su futuro rival, Juan Martín de Pueyrredón— e integra la mentada logia secreta que tiene como fin liberar a hispanoamérica.

Tipo de honor y carácter, pasa a la fama cuando en Madrid se enfrenta con un bravucón francés que lo ofende. Se cuenta que en un agasajo, el general Augusto Requiers expresa con sorna que las tropas de Napoleón podían someter sin inconvenientes a España y a sus colonias. Moldes le responde que no sería tarea fácil ya que los ingleses, en dos oportunidades, atacan Buenos Aires y salen perdidosos. El galo le contesta que si bien los ingleses sirven de poco, él no puede entender como son vencidos por una turba inculta. El salteño, ni lerdo ni perezoso, le pega una trompada. La sangre va a llegar al río. Se acuerda un duelo para la madrugada siguiente. Allí Moldes lo hiere de muerte. Parece ser que por esa actitud de honor y valentía, el rey lo asciende al grado de teniente.

Invadida España por las tropas napoleónicas, Moldes teme por su patria.

Cae prisionero del mariscal Murat, pero logra escapar en 1808. Llega a Londres y pide ayuda al ministro George Canning, quien en principio lo apoya pero luego acuerda con España para enfrentar al primer foco, que es Francia.

El oficial rioplatense regresa al Río de la Plata en enero de 1809. Se junta con los revolucionarios locales y le narra la situación desesperante que corre España. Para propagar las ideas del grupo es enviado a Córdoba, Santiago del Estero, Salta y al Alto Perú.

El 26 de julio de 1810, es nombrado teniente gobernador y subdelegado de la Real Hacienda de Mendoza. Allí se le explica que no hay mala intención hacia su persona, pero que los cuyanos quieren lograr una región autónoma —dependen de Córdoba— y si lo aceptan como gobernante no lograrían su cometido. Moldes acepta la moción y provoca la ira de Pueyrredón, por entonces gobernador intendente de Córdoba.

Su paso por Mendoza es positivo: les consigue un médico de Buenos Aires, logra mantener el orden y realiza un censo. También, sofoca un foco contrarrevolucionario y envía engrillados a los rebeldes a la capital. Confisca los bienes de estos realistas y los vende en subasta pública.

En octubre de 1811, es nombrado mayor general del Ejército Auxiliar del Alto Perú por el Triunvirato. No logra organizar a su gusto a los insubordinados oficiales y renuncia. Cuando Manuel Belgrano toma el mando, el salteño deja de lado sus afrentas personales y pide la reincorporación.

Se luce en 1812, en la Batalla de Tucumán, y es designado por Belgrano para que pida la rendición del ejército enemigo a las órdenes de Juan Pío de Tristán y Moscoso.

Un tiempo después, le ordenan viajar a Buenos Aires para asumir la función de intendente general de la policía de la ciudad.

El 31 de enero de 1813, integra una banca por Salta en la Asamblea General Constituyente. En noviembre, ocupa el cargo de presidente de esta.

Asimismo, por sus condiciones militares, se lo pone al frente del Regimiento de Granaderos de Infantería. Luego, se lo destina a la Banda Oriental para que enfrente a los españoles. Así, interviene en el sitio de Montevideo.

Cuando se reinician las sesiones legislativas en Buenos Aires, se opone al proyecto de Posadas y del oficialismo de rendir pleitesía al restaurado monarca Fernando VII. Los considera traidores a la revolución americana.

Cuenta el mismo Moldes: “En octubre se abrieron las sesiones de la asamblea, y movido de los sentimientos que me imponía mi obligación y honor, que me es imprescindible, no puede menos que oponerme abiertamente a las iniquidades que proponía el gobierno; de cuyas resultas fui sorprendido el 12 de noviembre de 1814 y sepultado en Patagones como un vil criminal, cuando la verdadera causa de mi atropellamiento y abandono de mi familia en un país extraño fue mi oposición a un crimen que advertía”.

Sus desdichas no quedan allí. Debido al apoyo que tiene de varias provincias que lo proponen como Director Supremo, Antonio Saénz y Pueyrredón encomiendan al sacerdote Pedro Ignacio de Castro Barros para que convenza al coronel Martín Miguel de Güemes de que retire su apoyo a su comprovinciano. A cambio, le ofrecen dinero, municiones y armas.

Como también el nombre de José de San Martín sonaba muy fuerte para ocupar la primera magistratura, el mismo grupo enemigo de Moldes encomienda a Tomás Godoy Cruz para que ofenda al Libertador a través dos cartas. No les da importancia y sostiene que está libre de remordimientos en su conciencia. 

No conformes los porteñistas con atacar a Moldes, también quieren eliminar del Congreso de Tucumán a los otros representantes salteños: Mariano Joaquín Boedo y José Ignacio de Gorriti. En Salta, se resuelve ratificar a los tres congresistas.

El ensañamiento contra Moldes continúa acusándolo —sin pruebas— de traidor.

Para el educador y periodista José Manuel Estrada “el directorio fue la personificación normal y ejecutiva de su espíritu, y se consagró enérgicamente a preparar la fundación de un régimen aborrecido por los pueblos y opuesto a la única vía de organización que la naturaleza les depara. Pueyrredón fue elegido en lucha con la candidatura de D. José Moldes, representante contemporáneo de una bandera política destinada a hacer inmenso camino en el porvenir”.

El 3 de mayo de 1816, el Congreso designa a Pueyrredón como nuevo Director Supremo. El temperamental Moldes se indigna y manifiesta que esos congresales “han dado puñaladas a la entraña de la patria”.

En 1817, aunque sea imposible de comprender, hasta Belgrano se equivoca y envía a Moldes engrillado a Chile. El gobierno de Pueyrredón cae en desgracia. Este hecho lo aprovecha Moldes para escapar de Chile y regresar a su patria en 1820.

Según los historiadores del “Instituto Güemesiano de Salta”, este patriota muere envenenado en Buenos Aires el 18 de abril de 1824, cuando investiga delitos cometidos en la hacienda pública.



¿Quién fue San Bernardo de Claraval? 

En ciertas épocas la Providencia hace surgir hombres providenciales que marcan todo su siglo, como San Bernardo, el Doctor Melifluo, cantor de la Virgen, gran predicador de cruzadas, extirpador de cismas y herejías, pacificador eximio y uno de los mayores místicos de la Iglesia

En una familia privilegiada, de gran fortuna y poder, nació Bernardo a finales del siglo XI. Su mayor riqueza, sin embargo, era una arraigada fe católica. Su padre, Tecelim, gran señor, era bueno y piadoso, y su madre, Alicia, sería venerada como bienaventurada por la Iglesia en Francia. Cuando nació Bernardo, el tercero de siete hijos, además de ofrecerlo a Dios, como hizo con toda su prole, ella lo consagró al servicio de la Iglesia.

Además de buena apariencia física, tenía Bernardo una inteligencia viva y penetrante, elegancia en su dicción, suavidad de carácter, rectitud natural de alma, bondad de corazón, una conversación atrayente y llena de encanto. Una modestia y una propensión al recogimiento lo hacían parecer tímido.

Con tantas cualidades naturales y una posición social envidiable, al crecer podría fácilmente ser desviado hacia el mundanismo. Pero Bernardo probó que la alta condición social, si es vivida con Fe, puede ayudar a la práctica de la virtud. Hizo entonces el propósito de consagrarse totalmente a Dios.

En el año 1098 San Roberto fundó, en un valle llamado Cister, una rama reformada de la famosa abadía de Cluny, ya entonces en decadencia. La severidad de su regla fue apartando a los candidatos, mientras que los primeros monjes iban muriendo. San Esteban Harding, sucesor de San Roberto, pensaba en cerrar definitivamente las puertas de la abadía cuando un día treinta nobles caballeros aparecieron y pidieron entrar en la Orden. Eran Bernardo con hermanos, un tío y amigos.

Bernardo se entregó a la práctica de la regla como monje consumado. Puesto que en los caminos de la virtud hay varias vías para alcanzar la santidad, Bernardo se empeñó con total radicalidad en aquella para la cual se sentía llamado por Dios.
 

Dominó de tal manera sus sentidos, que comía sin sentir el sabor, oía sin oír. Dominó el paladar a tal punto, que una vez bebió sin percibir un vaso de aceite en vez de agua. Formó para sí un claustro interior en el cual vivía tan recogido que, después de dos años, no sabía si el techo de la abadía era abovedado o liso, y si había ventanas en la capilla. Su comunicación con Dios era continua, de forma tal que mientras trabajaba no perdía su recogimiento interior.

Dos años después de su entrada en el Cister, es enviado por San Esteban como superior de un grupo de monjes para fundar la abadía de Claraval. Bernardo tenía apenas 25 años. La nueva abadía quedaba en un lugar inculto y agreste. De ahí el nombre de "Valle del Ajenjo". No obstante San Bernardo lo transformó en Valle Claro o Claraval, difundiendo su fama por toda Francia y Europa.

El modo como Bernardo atraía vocaciones para Claraval era milagroso; por ejemplo, cuando todo un grupo de nobles –que por curiosidad quisieron conocerlo– entraron de novicios. Actuaba como si fuese un poderoso imán para atraer almas a Dios.
 

Enrique de Francia, hermano del Rey Luis VII, fue a Claraval a tratar de un asunto importante con San Bernardo. Cuando iba a salir, pidió ver a todos los monjes, a fin de recomendarse a sus oraciones. Bernardo le dijo que muy pronto experimentaría la eficacia de esas oraciones. El mismo día Enrique se sintió tocado por la gracia al punto que, olvidando que era sucesor al Trono, quiso quedarse en Claraval. Con el tiempo fue Obispo de Beauvais y después Arzobispo de Reims.

La misión pública de San Bernardo casi no tuvo similar en la Historia. Fue, por ejemplo, llamado a combatir el cisma del antipapa Anacleto II. Recorrió toda Europa, conquistando rey y reinos para la causa justa. Fue el alma de los Concilios de Letrán, de Troyes y de Reims, convocados por el Papa para tratar asuntos de la Iglesia.

La prédica de San Bernardo era en general acompañada por un gran número de milagros. Liberaba a posesos del demonio, restituía la vista a ciegos, los paralíticos caminaban, los mudos hablaban, los sordos oían.

Prácticamente no podía transitar sin ser seguido por una multitud de enfermos y de sanos que lo querían tocar. Para protegerse, se veía obligado a hablar a la multitud desde una ventana.

Bernardo fue el protector de la Fe contra las herejías de Pedro Abelardo y Arnaldo de Brescia, que querían renovar los antiguos errores de Arrio, Nestorio y Pelagio. Combatió también los errores de Gilberto de la Porée, Obispo de Poitiers.

 

Pero la principal herejía que el santo combatió fue la de un monje apóstata llamado Enrique, que en el Languedoc llevaba a cabo una guerra cruel contra la Iglesia, atacando los Sacramentos y los sacerdotes fieles.

El santo abad fue también llamado a predicar la II Cruzada, lo que hizo con la fuerza de su elocuencia y el poder de los milagros. Cuenta su secretario que en Alemania curó, en un solo día, nueve ciegos, diez sordos o mudos, diez paralíticos. En Mayence, la multitud que lo rodeó fue tan grande, que el Rey Conrado debió tomarlo en sus brazos para sacarlo de la iglesia.

La devoción de Bernardo a Nuestro Señor Jesucristo y a la Virgen María eran incomparables. Cierto día, cuando entraba en la catedral de Spira, en Alemania, en medio del clero y del pueblo, se arrodilló tres veces, diciendo en la primera: “¡Oh Clemente!”; en la segunda “¡Oh Piadosa!”; y en la tercera genuflexión: “¡Oh dulce Virgen María!”. La Iglesia sumó estas invocaciones al final de la Salve Regina.

En fin, muchas otras cosas se pueden decir de este Santo excepcional. En sus últimas horas, sus hijos espirituales hacían violencia al Cielo para retenerlo en la tierra. San Bernardo se lamentó dulcemente diciéndoles: “¿Por qué deseáis retener aquí a un hombre tan miserable? Usad de la misericordia para conmigo, os lo pido, y dejadme ir a Dios”. Lo que sucedió el día 20 de agosto de 1153.


FUENTE

Se desarrolló un Encuentro Literario Gauchesco en Perico

Organizado por el Concejo Deliberante de Perico, se realizó el Encuentro Literario Gauchesco, en Honor al Éxodo Jujeño en su Bicentenario, en la mañana del lunes, como una de las actividades en la ciudad por dicha gesta heroica.

Las actividades se centraron en las instalaciones del Centro Integrador Comunitario 2 del barrio 23 de Agosto de esta ciudad, para lo cual los concejales invitaron a exponentes de la cultura gaucha de Jujuy y Salta.

José Luís Benedetto, presidente del cuerpo deliberante, detalló que "el Concejo Deliberante no quiso quedar afuera de todos los actor y reconocimientos por esta gesta heroica. Por ello hemos considerado necesario realizar este encuentro y declararlo de interés municipal por su importancia. Este es un homenaje a lo realizado por los gauchos y el papel que tuvieron en la defensa de estas tierras, los historiadores nos dicen que con gran valentía defendieron la Patria. Ellos tuvieron que combatir no solamente con los que venían de afuera, sino también con los que estaban de alguna forma contaminados por la idea de pertenecer a otros reinos".

"Por ello hemos elegido la frase 'No hallo medio entre salvar la patria o morir con Honor' del general Belgrano, porque para ellos era importante salvar a la Patria y poner en juego su propia vida", finalizó el presidente del deliberativo periqueño.

En la oportunidad también se presentó el libro “Cuentos de Fogón” del autor Carlos Diez Sanmillán, quién estuvo presente manifestando que "agradecemos la invitación del concejal Edgardo Sosa para participar en este encuentro, nos agrada venir a Perico. Hemos venido a acompañar en estos 200 años del Éxodo Jujeño, el general Martín Miguel de Güemes, fue participe en todo esto. Presido la Asociación Tradicionalista Gaucha Martín Miguel de Güemes de Salta, que es la encargada de mantener las tradiciones". 

Los nefastos focolares se afianzan en Tucumán

Comprando voluntades jóvenes con viajes al exterior

La ciudad de Budapest, frontera entre Occidente y Oriente, recibirá a fines de mes a más de 12.500 jóvenes de todo el mundo. La experiencia internacional se denomina Genfest, y tendrá lugar del 31 de agosto al 2 de septiembre. Argentina estará representada por una delegación de 180 integrantes, de los cuales 28 son tucumanos y pertenecen al Movimiento de los Focolares.

"Se trata de una agrupación de jóvenes con valores, que piensa en positivo, para construir un mundo distinto y mejor. El movimiento, si bien tiene una base en la religión Católica, Apostólica y Romana, busca la unidad y la fraternidad rompiendo barreras religiosas, culturales y generacionales. Está más que nada motivado por el carisma de la unidad", le comentó a La Gaceta Carla Navarro, una de las representantes tucumanas.

"Let's bridge" es el título de la décima edición del Genfest, la fiesta que reúne diferentes culturas y etnias, movidos por la misma idea: construir una experiencia de vida y de acción social. Luego del encuentro -que se realiza cada cinco años- se ofrecerá a los participantes dos escuelas de formación en Italia.

"Espiritualmente vamos a formarnos y a compartir experiencias y realidades con los jóvenes de otros países. A nutrirnos nosotros y a fortalecernos en unidad, cada uno en el lugar que le toca para contribuir con nuestra sociedad, con nuestro estudio o con nuestra profesión", agregó Carla, de 25 años.

El grupo de tucumanos participará de encuentros, muestras y espectáculos, organizados por los más de 3.000 voluntarios de todo el mundo que, desde hace meses están trabajando en la preparación del Genfest.

"La organización misma del evento es una vivencia de unidad, basada en el esfuerzo continuo de inclusión, acogida y escucha del otro. Eso lleva al verdadero diálogo y a la construcción de relaciones profundas", se destaca en la página oficial de la fiesta de la juventud focolar.

El movimiento cristiano realiza en Tucumán encuentros todas las semanas y participa de las jornadas nacionales denominadas Mariápolis (ciudad de María). Además, organizan jornadas y campañas solidarias en diferentes barrios de la provincia, trabajan en parroquias y llevan la palabra de Dios a muchos rincones, la mayoría olvidados.

"El movimiento focolar me acercó a Dios y me hizo conocerlo. También compartí experiencias y me hice de amigos de todo el país. Juntos entendemos que Jesús nos guía por el camino. Solo tenemos que ser dóciles y dejarnos guiar por Él y por María", resumió Ivanna González, una de las jóvenes que viajará a Hungría a fin de mes. 


¿Consagradas a quien?

El focolare no es otra cosa que una estufa a leña, un hogar alrededor del cual solían reunirse las familias italianas en pleno invierno. Esa misma calidez es la que se siente al llegar a la casa de los focolarinos de hoy. Apenas suena el timbre en una vieja casona de Crisóstomo Alvarez al 900 alguien se apresura a abrir. No es la puerta de un convento, aunque allí se vive en comunidad. No son monjas las que la habitan, sí laicas consagradas, con votos de fidelidad y un compromiso con la espiritualidad de su fundadora, Chiara Lubich, que llevan a todos lados como si fuera un perfume personal, suave pero intenso, inconfundible.

- ¡Hola! ¿cómo estás? ¡Bienvenida!", me saludó Lis, la responsable del grupo, con un abrazo como de amigas. Por un momento dudé si la conocía. Pronto aparecieron las demás con la misma actitud.

El living-comedor es amplio, decorado con buen gusto y sencillez. Una imagen de Chiara sonríe desde una mesita ubicada a la entrada, desde donde domina todo el ambiente. Muchas plantas de interior, objetos antiguos bien conservados y un juego de mullidos sillones invitan a ejercer la especialidad de las focolarinas: el diálogo, la escucha, la compañía.

De inmediato aparecen la salteña Gabriela (que no siempre vive allí) y la tucumana Leonor, que es directora de una fundación y reside en su propia casa. Lis es brasileña pero con acento muy a lo tucumano, con reminiscencias bolivianas (de cuando estuvo en ese país durante 17 años, en otro focolar), y una pizca de chileno, que adquirió en su paso de seis años al otro lado de la cordillera. Paula, que es trabajadora social y viene de Neuquén, hace su aparición en el living con el rostro iluminado por la emoción del nacimiento de su sobrino e inmediatamente lo comparte con todas.

Aclaran que prefieren que no aparezcan sus apellidos. "Sólo queremos dar a conocer nuestro carisma, nuestros nombres no importan", explican.

El Movimiento de los Focolares nació durante la Segunda Guerra Mundial, en Italia. En la pequeña ciudad de Trento, vecina a Viena, vivía Silvia Lubich (así se llamaba al principio), de familia cristiana y antifascista. Cuenta Lis, que Chiara -a quien conoció personalmente- decidió tomar ese nombre cuando se consagró como terciaria franciscana, en honor a la santa de Asís.

"Chiara, que habría tenido unos 22 o 23 años, visitaba los refugios de las familias en pleno bombardeo y les llevaba víveres y el Evangelio, que por ese entonces no circulaba por los hogares. Además se reunía con un grupo de amigas en el sótano de la casa de una de ellas para hablar de Dios e intercambiar experiencias", cuentan ya sentadas a la mesa. Es viernes a la noche y han preparado pizza, acompañada por una cerveza y gaseosas. De postre, helado.

En la casa no hay servicio doméstico. Todo lo hacen ellas, entre sus ocupaciones de mujeres laicas -algunas profesionales y otras empleadas- que trabajan en reparticiones públicas y privadas. El dinero, así como el tiempo, se pone al servicio de todas, aunque cada una conserva su espacio de crecimiento propio.

En Tucumán hay dos focolares, uno de mujeres, donde viven las solteras con el constante apoyo de las casadas que viven con sus familias, y otro de varones con la misma modalidad. Pero ante todo, el Movimiento de los Focolares u Obra de María, como es el nombre oficial con el que está inscripto y aprobado en la Iglesia Católica, es de laicos. Algunos son consagrados, con votos de obediencia, pobreza y castidad, y otros no. Hay voluntarios y amigos de la obra, que no necesariamente son católicos ni cristianos, sino también de otras religiones e, incluso, de ninguna.

Paola trabaja todas las mañanas en Tribunales, en la Oficina de Violencia Doméstica. "A la tarde, cambio el chip y me dedico al acompañamiento de jóvenes universitarias. Nos encontramos aquí (señala el hermoso jardín de la casa) u organizamos una mateada un fin de semana en el parque Guillermina. A veces, según las edades, hacemos una pijamada", cuenta divertida. Katia, una de las más tímidas, es panameña y su acento centroamericano la delata. Tenía 21 años cuando dejó la carrera de Inglés de la que sólo le quedaban dos materias para egresar de la Universidad de Panamá. Algo interiormente la inquietaba. "Un día me invitan a un encuentro 'Palabra de Vida' del que yo no tenía ni la menor idea, pero me impresionó su forma de hacer conocer el Evangelio. Me atraían sus canciones (¡me las aprendí a todas!) y su alegría. Entonces decidí iniciar mi propio camino: sabía que Dios no me llamaba a la vida religiosa, ni tampoco al matrimonio, ni al laicado; por eso elegí el cuarto camino, el focolar", dice con sencillez.

"Nuestra espiritualidad nos ayuda mutuamente para alcanzar la santidad, nuestra meta, y se extiende a toda la comunidad; algunas trabajamos en barrios, otras desde sus respectivas profesiones o desde la vida familiar", añade Lis. Carmen, empresaria, capacita a los profesionales en "Economía de Comunión", que es otra forma de vivir la espiritualidad focolar, además de ejercerla en su propia empresa. Marita tiene ocho hijos. "Las puertas de este focolar están abiertas también a la separada o divorciada, porque es una realidad que no podemos soslayar", reconoce.

Como Chiara con sus amigas, las focolarinas y focolarinos de Tucumán viven la confraternidad de un modo universal. Quizás hasta desearon, como Chiara y sus amigas, en medio del bombardeo, que si morían las enterraran en una tumba común con una frase de San Juan Evangelista como epitafio: "Y nosotros hemos creído en el amor".


Desnudando a los focolares

Aparte de la novedad de ese “cuarto camino” para la santificación que cons­tituye la “vocación” del focolar, ya nos damos cuenta que estamos ante una espiritualidad que toma las dimensiones de un nuevo humanismo. Se trata de formar hombres nuevos, donde desaparezca el odio y la intolerancia, donde se proclame y se viva el amor..., pero sin Dios. Es el gran ausente.

Y necesariamente, buscar la unidad y la paz sin darle el lugar que le corresponde a Nuestro Señor, es caer en la ilusión e ingenuidad que aprovechan precisamente los que se oponen a la Iglesia de Cristo.

El verdadero bien de las almas y de los cuerpos no puede obtenerse de otra manera que sometiendo a las almas al dulce yugo de Nuestro Señor, es practicando el verdadero ecumenismo que consiste en atraer a las almas a la Iglesia Católica, que por voluntad divina continúa la obra de la Redención. Y es un dogma de nuestra fe que “fuera de la Iglesia Católica no hay salvación”. Deformar esta verdad no puede sino tener consecuencias desastrosas, no só­lo ya para los que no forman parte de la Iglesia, pues se los mantiene en su error, sino también para los mismos católicos, que acabarán diluyendo la fe, y por consiguiente, corrompiéndola, co­mo es el caso de los focolares.

La fe es algo demasiado importante como para poder “jugar” con ella; es un tesoro demasiado precioso. Hagamos ca­so de lo que los Papas anteriores han dicho y hecho. Estuvieron inspirados por el Espíritu Santo: afirmaron la doctrina y condenaron el error, mostrándonos el camino a seguir y los escollos a evitar. Siguiéndolos tenemos la certeza de no equivocarnos.

Caimancito reconoce a sus carpinteros promoviendo la creación de carteles viales de madera

La Municipalidad de Caimancito trabaja en obras de iluminación, señalización y mejoramiento de los espacios públicos, con el objeto de presentar a la localidad de una forma más grata para el visitante y turista.

Asimismo las acciones apuntan a embellecer los espacios verdes y prevenir accidentes en la ruta nacional 34.

Después de más de 60 años de destacarse como un pueblo maderero carpintero es la primera vez que se realizan carteles de señalización en madera a manos de artesanos de la localidad, entre ellos el reconocido ebanista tallador Oscar Agüero.

Este trabajo no sólo representa una mejora visual para la comunidad sino un reconocimiento simbólico y representativo del trabajo de los carpinteros.

La Virgen de la Peña convocó a miles de devotos

Miles de fieles devotos del norte provincial rindieron culto a la Virgen de la Peña, tras la tradicional peregrinación al paraje Yariguarenda, a 15 km de la ciudad de Tartagal, donde se halla un santuario erigido en su honor.
 
Las actividades centrales tuvieron lugar el domingo. La llegada de peregrinos al lugar fue incesante durante la noche y del sábado y se acrecentó en la mañana del domingo. En la mañana la imagen de la Virgen salió en procesión, acompañada por melodías típicas del Chaco salteño, interpretadas por bombos y violines.
 
Desde la nueva parroquia, ya casi concluida luego de años de esfuerzo de los sacerdotes franciscanos, la multitud se dirigió hacia una explanada donde monseñor Marcelo Daniel Colombo ofició la misa central, para retornar con la imagen de la Virgen.
 
Vale la pena destacar que a la Virgen de la Peña se le adjudican innumerables milagros y su aparición en la zona se remonta a la primera mitad del siglo XIX, en la cima de una montaña, aunque los primeros documentos litúrgicos datan de 1904 por parte de la señora Romualda Burgos de Meriles. Desde ese entonces las peregrinaciones convocan a más fieles cada año.


El Vicegobernador de Salta, Andrés Zottos, no faltó a la cita y, como todos los años, encabezó la peregrinación de lugareños al santuario de la Virgen de la Peña, en el paraje Yariguarenda, distante a unos 15 kilómetros de la ciudad de Tartagal.

La de ayer fue tal vez la última preregrinación de Zottos sobre el tierral de Yariguarenda, ya que el propio Vicegobernador se encargó de anunciar, a fieles, a peregrinos y al clero, que el camino de acceso al santuario, de unos tres kilómetros de extensión, "será pavimentado en poco tiempo con dineros del Fondo de Reparación Histórica".

Zottos defendió la necesidad de la obra de pavimentación “en vista de la cantidad de gente que peregrina al paraje y como una forma de hacer conocer en todo el país esta fiesta del norte argentino”.

Sugieren que los escándalos en honor a la Virgen de Urkupiña sean patrimonio exclusivo de Bolivia

Sería interesante que los festejos de una colectividad hermana se hagan en Bolivia y no en Salta” dijo el diputado del Frente Salteño Ricardo Alonso.

Durante la sesión, Alonso manifestó su preocupación por el crecimiento de los festejos de la virgen de Urkupiña y dijo que “empezaron con ‘chasqui boom’ y hoy las bombas estruendan como si fueran de Hiroshima”.

Es increíble los cortes de calle durante agosto, la cantidad de bombas y de animales que han escapado de sus casas y los problemas con enfermos y ancianos”, manifestó Alonso.


El concejal Aroldo Tonini, manifestó por Cadena Máxima que están tratando de dar respuesta a la comunidad con una Ordenanza para prohibir la venta de pirotecnia pero que el oficialismo no está a favor.

Ante las numerosas quejas de los vecinos por las bombas de estruendo que se utilizan durante las procesiones, el concejal Aroldo Tonini sostuvo que “está parada la Ordenanza de pirotecnia, el oficialismo no lo quiere aprobar”.

Seguidamente agregó que “está muy pelada la votación, los votos son diez contra diez, por lo que seguro el presidente del Concejo Deliberante va a desempatar y vamos a tener el proyecto parado hasta el año que viene”.