La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 13 de agosto de 2012

Tras quedar expuesta en su pestilencia a nivel nacional, la Tupac Amaru toma de rehén a San Salvador de Jujuy

Carpas "tupaqueras" en Plaza Belgrano
La orden del fiscal de Investigación Jorge Zurueta de detener a dos mujeres de la órganización Tupac Amaru, que tomaron parte de la agresión al equipo periodístico de Lanata, generó la reacción de la agrupación.

Ayer a la noche empezó una movilización provincial de adherentes a la organización que fueron concentrándose en la plaza Belgrano, donde instalaron carpas y cortaron las calles Gorriti, Sarmiento, San Martín, Alvear, en las inmediaciones al casco histórico.

Por estas horas la única calle liberada al tránsito es Belgrano, pero se encuentra totalmente congestionada y la fila de vehículos avanza a paso de hombre.

El transporte público de colectivos avanza por donde puede mientras que el servicio de taxis amarillos y compartidos se ha disminuido considerablemente como es habitual en las jornadas de movilización.

Alrededor de las nueve las columnas de manifestantes se concentraron en inmediaciones de la Brigada de Investigaciones, mientras las carpas seguían instaladas en la plaza.

Cabe señalar que tras el pedido de detención, abogados de la organización Tupac Amaru presentaron un escrito en la Fiscalía formalizando la presentación espontánea de las imputadas y solicitando la exención de prisión.

Mientras tanto, siguen las investigaciones conducentes a establecer la identidad de las demás personas que participaron en el hecho.

Cabe recordar que luego de haberlo negado, Milagro Sala reconoció el hecho y pidió disculpas a Jorge Lanata y su equipo por las agresiones que sufrieron en Jujuy.

La líder de Tupac Amaru enmarcó la agresión en el "temor" que habrían sentido sus integrantes, debido a las "campañas de demonización" sufridas por la organización.

FUENTE

Detienen a un policía tucumano que formaba parte de una banda de narcos en Termas de Río Hondo

Durante la tarde de este domingo, efectivos policiales de la División Drogas Peligrosas de Santiago del Estero intentaron frustrar una venta de sustancias en una de las esquinas de la ciudad de Termas de Río Hondo. Cuando los delincuentes advirtieron sobre la presencia de efectivos intentaron darse a la fuga.

La persecución se dio a lo largo de aproximadamente nueve cuadras en dirección hacia el centro de la ciudad acompañada de muchos disparos de armas de fuego desde ambas partes.

Producto del procedimiento, fueron detenidas cinco personas, cuatro provenientes de la provincia de Tucumán y una de Termas, todas mayores de edad. Entre los detenidos hay una mujer y un policía que presta servicio en la cuerpo motorizado en la localidad de Banda del Río Salí. El uniformado detenido luego fue identificado como Ricardo David Flores, quien fue trasladado a la Capital santiagueña alrededor de las cinco de la madrugada de este lunes.

También se logró secuestrar un kilo de marihuana y una sustancia denominada “Alita de mosca”, una pistola calibre 9 milímetros y un auto que fueron utilizados por los delincuentes.

Ante el desinterés generalizado por las causas dedehachehachistas, involucrados en las mismas denuncian amenazas

El jueves por la tarde noche la hija del titular de la Asociación de Ex presos políticos de Jujuy Hugo Condorí sufrió amenazas en Libertador General San Martín.

Cabe recordar que meses pasados a su nieto intentaron secuestrarlo de la escuela en esta capital y tras esa situación recibió custodia policial.

Condorí es testigo clave en los juicios de lesa humanidad que se están desarrollando. Además es el único sobreviviente de la obra social del sindicato de empleados del azúcar de 1976. También realizó su declaración en la etapa de instrucción en otras causas referentes a la desaparición de dirigentes de Libertador durante la dictadura cívico militar.

En el día de ayer la hija del dirigente, Cristina Condorí, fue interceptada en el centro de Libertador General San Martín por un individuo en motocicleta que abalanzó el vehículo contra ella, al tiempo que la increpaba: “Decile a tu viejo que se deje de joder contra Ledesma, que lo vamos a hacer pelota, y a vos también”.

Esta grave situación requiere de celeridad para una mayor protección de testigos.

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) se solidariza con el dirigente de la Delegación Jujuy Hugo Condorí. “Repudiamos enérgicamente este nuevo intento de amedrentar a quien estuvo entre las víctimas de la llamada Noche del Apagón en Libertador General San Martín, cuando al instalarse la dictadura de 1976 trabajadores de Ledesma (donde actuaba Condorí como presidente de la obra social) sufrieron secuestro, encarcelamiento y desaparición, al igual que militantes sociales de la zona. Es preciso garantizar la seguridad y la integridad de los testigos en estos juicios trascendentes, que ponen en el banquillo por primera vez a los responsables y cómplices civiles de la dictadura militar, e investigar y condenar prontamente a los agresores”, indicó.

Los zombies del Pacostán: testimonios del Tucumán flagelado por las drogas

Erica Lescano tiene siete hijos; tres de ellos son adictos a las drogas. Todos duermen en una pequeña y desvencijada casilla, a poquísimos metros del río Salí, del lado de la capital tucumana. La mujer decidió mantener encadenado a José, su hijo de 16 años, por miedo y desesperación. "La cosa se puso muy fea por aquí", apunta. Se refiere a que en el último año se duplicó el precio de las drogas y eso sumó más inseguridad. Ahora, para poder consumir los adictos tienen que robar más.

"El otro día salió a asaltar para drogarse y lo golpearon entero, casi lo matan", cuenta Erica. El temor se multiplica en las voces de las madres de los tres barrios que recorrimos: Costanera Norte, El Palomar y Santo Cristo II (los últimos dos pertenecientes a Banda del Río Salí). En estos sitios, para poder consumir sustancias ilegales los adictos no dudan en poner en juego sus vidas.

"Vivimos con la angustia de saber que en cualquier momento alguien golpeará la puerta para avisarnos que nuestro hijo ha muerto o que ha matado a alguien", dice Elsa Juárez, vecina de El Palomar. Su hijo tiene 26 años, aunque por el efecto de las drogas su cerebro ya es como el de un niño de 10 años, cuenta.

"Matar o morir es el destino de muchos aquí", dice -así, sin anestesia- Leandro. Tiene 22 años y en pleno mediodía está sentado sobre una vereda de tierra del barrio Santo Cristo II, en Banda del Río Salí. Está esperando la señal del transa (vendedor de droga) para ir a comprar una nueva dosis de "paco", la basura que se obtiene en los procesos de elaboración del clorhidrato de cocaína.

Leandro añora las épocas en que estudiaba y jugaba al fútbol en Lastenia. Ahora, todo en su vida gira entorno al "paco". Desde que se levanta hasta que se acuesta tiene ganas de consumirlo. "A veces, me he quedado desnudo. Di todo lo que tenía puesto a cambio de la droga", cuenta el joven, y confiesa que ya le pintaron los dedos por una causa por robo agravado.

Hasta el año pasado, cada papelito de "paco" costaba $ 5. Ahora vale entre $ 10 y $ 15, detalla Leandro. "Lo que tiene esta droga es que te atrapa mucho, te descoloca, la necesitás y sos capaz de cualquier cosa por tenerla. Como aumentó de precio, las cosas se complicaron. Hay que salir a robar más. A veces vamos a juntar limones para venderlos o pedimos limosna", detalla.

Así de tramposo es el "paco": se supone que es una droga barata, pero su efecto (que no es placer, sino satisfacción de tenerlo) dura apenas unos minutos y entonces hay que comprar más, hasta 50 o 100 dosis por día.

La mayoría de las casas del barrio han sido desmanteladas por los consumidores de "paco", cuentan los vecinos. A cualquier hora, las calles son el escenario del andar cansino de adolescentes y jóvenes de cuerpos delgadísimos, envueltos en ropas sucias y gigantescas. Están descalzos y tienen los talones gastados. Su estado de salud es preocupante, dice el doctor Roberto González Marchetti, que en los últimos años dirigió el CAPS de la zona y nos acompañó a recorrerla. "Muchos de ellos son los desnutridos de 2002. A las secuelas que les dejó el hambre, ahora le suman las adicciones. El futuro que les espera es tremendo, hay que hacer algo", exclama.

No sólo el precio del "paco" se incrementó. La inflación también llegó a las otras drogas que circulan por la provincia. El porro de marihuana, que costaba $ 5 ahora sale $ 15 y hasta $ 20, según nos informa una alta fuente policial. La tiza de cocaína (contiene 10 gramos) valía $ 120 y actualmente se la consigue desde $ 150 a $ 170.

Los expertos en seguridad sabían que tarde o temprano esta "inflación" en el mercado del narcotráfico iba a tener un impacto en la seguridad. Para conseguir dinero, los consumidores arrebatan celulares y carteras, piden limosna y cartonean. Si no tienen efectivo, desmantelan sus casas o las de sus vecinos y cambian los elementos robados por "paco". En otros casos, se convierten en lo que se conoce como "trafiadictos": venden drogas para poder consumir. Y el negocio se expande.

Es miércoles a la siesta y a la vera del río Salí pasa un patrullero. No se detiene. "La Policía nunca para aquí", protesta Elsa Juárez. "¿Y los chicos del "paco" dónde están?", le pregunto. "A esta hora es cuando salen a robar. Más tarde se los ve drogándose. De noche no asaltan porque a esa hora no distinguen entre una persona y un poste", grafica la mamá, pegada a una ermita del Gauchito Gil, donde los "paqueros" se juntan a pedirle protección, mientras -paradójicamente- el humo asesino que sale de sus pipas los aniquila lento pero seguro. 

Monstruosa sicaria es detenida en Salta

Una mujer quedó detenida ayer luego que se secuestraran en su domicilio elementos utilizados para efectuar prácticas relacionadas con abortos clandestinos.

Efectivos de la Comisaría Décima, con actuaciones ordenadas por la Justicia realizaron un allanamiento en la vivienda ubicada en la avenida Ex Combatientes de Malvinas al 3891.

Al ingresar los policías se encontraron en el lugar con tubos de oxígeno, diversas cajas de medicamentos y otros elementos relacionados al oficio de prácticas abortivas, los que fueron secuestrados con la finalidad de ser agregados a la causa judicial que se inició bajo la investigación del auxiliar fiscal Luis Medina.

De consulta con el funcionario se determinó la detención para Miriam Izaguirre de 46 años, quien estaba en la vivienda, en tanto se aclare su situación.

La detención se produjo bajo la carátula de supuestos abortos, ya que en apariencia en el lugar habría estado funcionando un establecimiento clandestino de esas prácticas.

FUENTE

Los policías que participaron del procedimiento se mostraron sorprendidos, ya que en el interior del inmueble encontraron innumerables imágenes de San la Muerte, una deidad reverenciada por los que escapan de la ley.

Su veneración está considerada un culto pagano por la Iglesia católica y se la asocia a la brujería. Los portadores del amuleto de San la Muerte, como figurillas y estampitas, creen ser invulnerables a las desgracias y males y creen que les traerá buena fortuna y amor.

La creencia popular se basa en colocarle velas, pedirle rezando al santo, escribirle oraciones y a cambio hacerle una ofrenda con golosinas, whisky, cigarrillos o flores.

“Encontramos tubos de oxígeno, medicamentos y jeringas. Pero nos llamó mucho la atención ver tantas cosas relacionadas a este extraño santo”, dijo un sabueso.

FUENTE

Un ladrón salteño intenta apuñalar a un policía y trata de huir esposado, y aún así resulta liberado por la Fiscalía Nº 1

El jueves pasado en barrio Siglo XXI, una mujer se acercó a la comisaría Décima y denunció un robo de pertenencias. Efectivos policiales se dirigieron a la zona del hecho y al llegar se identificó al delincuente quien estaba reunido con otros jóvenes. Cuando la policía se acercó, sacó un cuchillo tipo tramontina e intentó apuñalar a un Cabo. Finalmente fue detenido, llevado a la Alcaídia, donde la auxiliar de la fiscal Nº 1 solo lo identificó y lo dejó libre.

El hecho ocurrió ayer a las 14 horas en barrio Siglo XXI cuando personal policial de la zona intentó detener a un joven identificado como la persona que había asaltado a una mujer minutos antes. Al ser alertado por los policías, éste sacó de medio de sus ropas un cuchillo tipo carnicero y amenazó a los uniformados e inclusive intentó apuñalar a uno de ellos. En ese momento personal policial logró esposarlo y pedir refuerzos.

Al llegar personal de refuerzo, fueron recibidos a pedradas y en ese momento el delincuente vuelve a escapar con las esposas colocadas. Nuevamente es recapturado y trasladado finalmente a la Alcaidia.

Ya en ese lugar, la auxiliar de la Fiscal Nº1 dispuso solamente su identificación y posterior liberación.

Resulta algo absurdo su liberación después de la peligrosidad con la que actuó el sujeto que había robado, la insistencia en acuchillar a un Cabo de la fuerza, sumado a los daños ocasionados tras la lluvia de piedras de vecinos que apoyaban al malviviente.