La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 7 de agosto de 2012

Aberrante: niño salteño fue secuestrado y violado por un hebreo degenerado cuando volvía de la iglesia

Un niño de 6 años fue raptado y violado en el barrio Juan Pablo II por un sujeto de 54 años, identificado como Mario César Klotar, quien ayer en horas de la mañana fue detenido por la Brigada de Investigaciones en un inquilinato del mismo núcleo habitacional, ubicado en el norte de Salta capital.

El pequeño debió ser intervenido quirúrgicamente y es asistido en estos momentos por un grupo interdisciplinario de médicos y psicólogos en el Nuevo Hospital de Niños.

El sospechoso, quien dijo ser oriundo de la provincia de Córdoba, se abstuvo ayer de declarar ante el juez de Instrucción Formal 4, Germán Antonio Pastrana.

Por su parte, las tías de la pequeña víctima, Cecilia Flores y Delia Sarapura, aseguraron a El Tribuno que el abusador levantó de la vía pública a su sobrino, que regresaba ayer de la iglesia en compañía de su hermanito, de 8 años.

“Esto fue alevoso. El nene no fue víctima de engaño alguno como se anda diciendo. Por el contrario, este tipo llegó en bicicleta y levantó a mi sobrino delante de su hermano menor, huyó por un pasaje y después lo violó en su domicilio. Esa es la historia. Fue un secuestro”, aseguró Delia.

En tanto, Cecilia dijo que el sujeto “ya fue reconocido por mi otro sobrino, quien relató que se desplazaba en una bicicleta azul. Asustado por el rapto de su hermanito, ingresó llorando y al preguntarle qué le pasaba, contó que un hombre se lo había robado. Llamamos al 911 y salimos a buscarlo por la intrincada red de pasajes que hay en el barrio. Media hora después apareció llorando, con los pantalones orinados, ensangrentado y temblando de miedo”, dijo la mujer. “Casi no podía caminar y menos hablar; estaba paralizado de pánico”, acotó Delia.

“Recién entonces la Policía se movilizó en serio, pero ya era tarde. El Samec lo trajo al nuevo Hospital de Niños y hoy (por ayer), después de dos días de haber sido operado, porque sufrió severos desgarros anales y presión en sus genitales, pudo ir al baño con normalidad. Gracias a Dios, ya recuperó el habla y comió”, añadió la tía, muy emocionada.

Luego agregó: “Este sujeto, de quien todavía no conocemos el nombre, es un verdadero monstruo, un incalificable perverso que al parecer alquilaba una pieza en un aguantadero de este mismo barrio. Nosotros queremos justicia y verdadera cárcel para quien no tiene piedad por los niños”.

En tanto el padre de la víctima dijo que la Policía le había informado que el perverso ya está detenido, pero que no encuentran la bicicleta que utilizó para levantar al chico.

“Alguien la tiene y esa persona debe entregarla ya mismo si es posible, ya que, de otra manera, estaría encubriendo a un sinvergenza que no tiene nombre”, espetó.

“No quiero ahondar en el tema. Estoy destrozado y solamente deseo que mi hijo se recupere, que vuelva la seguridad a las calles y que no se escatime en la protección de los chicos, que al parecer están en el ojo de los delincuentes”, finalizó el atribulado padre.

Favelización: en Tucumán ya hay una "Ciudad de Dios" pero no hay aún un BOPE

La mayoría de la gente que vive en Ciudad de Dios reconoce que el barrio es inseguro. "Los delincuentes son de todas las edades; de acá no se puede salir porque si dejás un rato la casa sola, volvés y la encontrás vacía", asegura Ema, a quien le rompieron la puerta hace dos meses y balearon su vivienda para robarle.

Antonia -la pastora evangelista- también se queja de la falta de control sobre los niños y adolescentes. "A veces los chicos agarran las hondas y llueven las piedras en mi casa", denuncia la mujer de 53 años, detrás de un enrejado impenetrable. Antonia cuenta que se horroriza cuando ve lo que pasa con los menores. "A veces es de madrugada y hay nenitos de dos años que andan solos en la calle, todos entreverados con los más grandes", relata.

En otra esquina, Brenda Singh dice que se lleva la peor parte. La joven de 22 años vive en la intersección de Juan José Paso y Tagle, el lugar adoptado por los adictos a las drogas para reunirse cada atardecer. "Acá al frente se juntan a drogarse chicos desde los 10 años para arriba y desde aquí siento el olor a marihuana", comenta. El bebé que tiene en los brazos va a cumplir un año dentro de un mes, pero no sabe si lo podrá celebrar. "No se pueden hacer cumpleaños en el barrio porque la gente no quiere venir, entonces hay que gastar en alquilar un salón en otro lado", argumenta.

Brenda es joven pero prefiere no salir. "Estoy todo el día metida en la casa porque a veces se ponen a hacer tiros al aire o te arrancan la cartera", declara, mientras su hermano controla cada palabra que dice y se acerca con una mirada inquietante. Hugo Singh también es joven, tiene 21 años. Cuando intenta evitar que la charla continúe, le pregunto qué opina del nombre de su barrio. "Le dicen así porque vino gente de otro lado a hacer maldad nomás, pero como en todo barrio hay gente que se droga y sale a robar", responde con naturalidad.

Hugo parece molesto por la entrevista y la expresión de desagrado no desaparece de su cara. "Mayormente vienen de 'La Bombilla', 'El Sifón' y 'El Trula', hay competencia entre barrios pero al final los une la droga y, como todos andan en la misma, se juntan acá", finaliza.

Son las 18 de un jueves y tres jóvenes comparten una cerveza en la vereda. "El barrio no es tan feo como dicen; eso sí, hay muchísima droga", asevera Patricia Reyes, que se jacta de vivir en la parte "más linda" de Ciudad de Dios, sobre calle Colombia. Su hermana, Luján Reyes, se queja: "este barrio está quemado por lo que vienen a hacer los de afuera".

A José Saravia, otro de los vecinos, le preocupa lo que pasa en la villa. El hombre de 53 años se dedica a levantar chatarra en un carro y sostiene que no les permite a sus nietos salir a jugar a la calle. "Me preocupa lo que vayan a aprender aquí, por eso están todo el día adentro". Saravia tiene claro cómo funcionan las cosas en Ciudad de Dios. "Acá no hay que confiarse de nadie; si me saludan, yo los saludo, pero no hay que meterse en nada ni andar discutiendo para evitar problemas", expresa. Así, explica por qué prefiere "no meterse" cuando ve a chicos de 12 años asaltando a las mujeres. "Acá hay que tener códigos", remarca.

Estación de Rebaje de Los Naranjos: EJESA se niega a desisitir y propone dañar a muchos para ahorrarse unos pesos

El gerente general de la Empresa Jujeña de Energía (Ejesa) Ricardo Aversano consideró que la instalación de la planta de la Estación de Rebaje Jujuy Centro en el barrio Los Naranjos de Sna Salvador de Jujuy es “totalmente viable”.
 
Si bien desde hace más de dos semanas que no hay avances en las obras por el acampe llevado adelante por los vecinos y estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Unju, Aversano sostuvo que los valores arrojados en los estudios realizados son “muy inferiores a los que teóricamente objetan los estudios epidemiológicos”.

Explicó que el estudio realizado se basa en un software especial que posee la Universidad de La Plata, a quienes “le pedimos que nos certifiquen cuáles van a ser las intensidades del campo magnético en el límite con la Escuela Pucarita, en la vereda de la Facultad de Ciencias Agrarias, en la vereda de calle Alberdi y en el límite con los vecinos, y en todos esos lugares nos dan valores por debajo de los objetados por los estudios epidemiológicos”. Es que según argumenta el gerente general de Ejesa, los estudios epidemiológicos indican que a exposiciones de más de 0,3 y 0,4 microtesla en niños pequeños podría producir inconvenientes como leucemia “pero se certifica que no es así”.

“La planta es totalmente viable” reiteró el gerente general de Ejesa, aunque si bien reconoció que “la normativa nacional establece que es recomendable que no esté cerca de lugares habitados, pero cuando está cerca de estos lugares hay que tomar las protecciones que correspondan”.

Por último el gerente general de Ejesa sostuvo que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad, recomendó que en “la medida de lo posible” este tipo de instalaciones se realicen en zonas alejadas, “pero cuando hay que alimentar la cantidad de edificios que se están construyendo, cuando hay que alimentar el desarrollo y el progreso, hay que hacerlo, pero hay que hacerlo tomando las medidas que corresponden”. 

El Defensor del Pueblo, Víctor Galarza, y el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Jujuy, basándose en el “Principio Precautorio”, ante la falta de pruebas de los daños que puedan generar o no la radiación de la planta, recomendaron la reubicación de las instalaciones. Al respecto Aversano, consideró que el “Principio Precautorio” es algo “muy bueno”, que debe ser cuidado y “hay que ser responsable, pero no se lo puede llevar al máximo, sino no existirían las ciudades”.

La Estación de Rebaje de Los Naranjos, es una instalación “muy pequeña e insignificante frente a las que ya existen para alimentar ciudades como Buenos Aires, Rosario y Córdoba”, entre otras.

Reconoció que es lógica la preocupación de los vecinos “pero en definitiva hay que ser serios y hacer todas las protecciones que corresponden, nosotros lo estamos haciendo, lo hemos hecho verificar con (la Secretaría de) Gestión Ambiental de la Provincia y la Susepu, y estamos haciendo las cosas para que en definitiva podamos garantizar, que una vez que esté en marcha no haya ningún tipo de consecuencias”.

Tras el escándalo del "Vatayón Militante", Alfredo Olmedo propone que los presos dejen de vivir del Estado

El diputado nacional por Salta Somos Todos, Alfredo Olmedo, propuso que los presidiarios que cumplen condenas en las cárceles federales se paguen su comida.
 
La iniciativa está basada en los datos suministrados por el Servicio Penitenciario Nacional que indican que el 64 % de los presos trabaja y el 54 % estudia dentro de las cárceles.
 
Tranquilamente se pueden costear su sustento diario y no utilizar los fondos de la sociedad que trabaja de buena fe para mantener los valores de la familia que nuestros padres nos enseñaron", afirmó Olmedo.
 
El representante salteño en el Congreso de la Nación, se preguntó "¿Por qué debemos pagar nosotros el alimento a un delincuente o a un violador?" y dijo que también propuso incorporar el artículo 65 bis para que se prohíba la tenencia y consumo de bebidas alcohólicas, medicamentos no autorizados, estupefacientes y/o sustancias tóxicas, en las cárceles a Ley del Sistema Penitenciario.