La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 6 de julio de 2012

A asqueroso infanticida le dan perpetua mientras que Romina Tejerina sale libre: ¿la vida de un bebé vale menos que la del otro?

Por unanimidad, el tribunal aplicó la pena máxima a Arnaldo Germán Castro por el delito de homicidio agravado por el vínculo. Fueron 27 los testigos que declararon durante los tres días que duró el juicio. Las explicaciones que dieron los médicos demostraron que el bebé fue golpeado con fuerza y violencia.

En todo momento sostuvo su inocencia, y dijo que amaba a su hijo. Su mujer y su familia lo apoyaban. Arnaldo Germán Castro tenía 20 años cuando lo llevaron a Villa Urquiza en 2010. Ayer, hasta el último segundo conservaba las esperanzas de salir en libertad. Pero recibió la pena máxima y deberá cumplir prisión perpetua por el homicidio del bebé, que tenía tres meses al morir.

Castro tuvo su última oportunidad de dirigirse al juez. "Niego el hecho que se me imputa. Yo trabajaba y vivía para mi hijo; lo amaba y lo sigo amando", expresó el joven. Su discurso fue breve y concluyó diciendo: "me están culpando de algo que no hice, no creo que ningún padre sea capaz de hacer algo así".

Dos kilos de marihuana, veinte de cocaína y casi medio millón de pesos: el mal del contrabando fronterizo

En distintos operativos realizados, entre el lunes y martes pasados, por miembros del personal del Puesto 28 de Gendarmería Nacional, en una zona de monte denominada El Terraplén, al norte de Orán, uno de los tantos pasos clandestinos utilizados por bagayeros, fueron secuestrados 20 kilos de cocaína, dos de marihuana y, a dos hombres que fueron detenidos y luego liberados, les encontraron $480.000 adosados al cuerpo con cintas.

En el primero de los casos, los uniformados advirtieron a dos sujetos desplazándose por un sendero cargando bultos. Al darles la voz de alto, estos huyeron y arrojaron los bolsos. Los gendarmes, al llegar, creyeron estar frente a un contrabando de ropa, pero se dieron con varios ladrillos de cocaína, que pesaban 20 kilos.

Al día siguiente, en el mismo lugar, vieron a dos sujetos llevando mochilas; estos al advertir la presencia de los efectivos escaparon, arrojando al suelo dos ladrillos de marihuana, con un peso de dos kilos.

Pero esto no fue todo, más tarde, en el mismo paso, sorprendieron a dos varones de origen boliviano transportando $480 mil, que llevaban adosados al cuerpo con cintas.