La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 4 de julio de 2012

Alumnos de la Escuela Normal de Tucumán se rebelan en contra de la tiranía alperovichista

Estudiantes contestatarios

Cuatro alumnos de sexto año  de la escuela Normal de Tucumán  aguaron la entrega de las netbooks del plan Conectar Igualdad cuando levantaron sus carteles exigiendo ver el programa de Jorge Lanata, que debería emitirse por Canal 10, que responde al gobierno provincial y que por decisión de su directorio no se transmite en el territorio provincial.

Según pudo reconstruir Perfil.com, los hechos ocurrieron cuando la ministra, Silvia Rojkés de Temkin elogiaba los logros obtenidos por el gobierno provincial y justificaba la ausencia del gobernador José Alperovich que había comprometido su presencia para participar del acto.

Fue entonces cuando una fuerte silbatina se apoderó del salón y cuatro alumnos del sexto año levantaron un cartel con la leyenda "Yo también quiero ver a Lanata". Molesta por la situación, la ministra los desafío a que subieran al estrado a fundamentar su opinión.

Lejos de amedrentarse, los alumnos que responden a distintas divisiones de sexto año subieron al estrado y en un clima tenso explicaron sin titubeos su postura ante la ministra: "No es nuestra postura ir al choque, nosotros lo único que pedimos es la posibilidad de ver por televisión abierta a alguien que piensa distinto”.

Los dichos fueron acompañados con un fuerte aplauso, mientras Rojkes de Temkin trataba de explicar lo inexplicable, porque se censuraba a Lanata. Luego de los alumnos aprovecharon la oportunidad para manifestar los cambios que se hicieron a última momento en el sistema educativo.

El broche de oro del acto, estuvo a cargo de una docente de la escuela, que se mostró sorprendida por la actitud de los chicos y no ahorro críticas al periodista Jorge Lanata, a quien acusó de trabajar para monopolios que  poco y nada le interesan la educación. Para evitar que los hechos pasaran a mayores, la ministra dio por terminado abruptamente el acto, aunque se comprometió a debatir con los chicos si existe o no censura en Tucumán.


Una ultrakirchnerista que adoctrina en lugar de educar

Graciela Achin es la “profesora” de Historia que utiliza los espacios educativos en la Escuela Normal para dar cátedra de ultrakirchnerismo a los alumnos.

Según algunos alumnos y padres, esta “docente” aplica el discurso K habitualmente en las aulas, intentando convencer a los jóvenes sobre los beneficios del “modelo” de la presidenta Cristina Kirchner.

En el ya famoso acto de entrega de netbooks, Achin pidió la palabra frente a todo el alumnado (engrosado además por los punteros políticos y empleados del Ministerio de Educación que fueron acarreados por la ministra Silvia Rojkés) para decir que “(Jorge) Lanata representa a un sector opositor”.

Mientras la ministra Rojkés asentía, Achin siguió con el adoctrinamiento K: “Lanata está del lado de aquellos sectores poderosos que hoy controlan y tienen el monopolio de la comunicación”.

Los jóvenes no alcanzaron a entender a qué se refería, ya que en Tucumán el único monopolio de medios que conocen es el de Alperovich. Y a nivel nacional, todos los canales que se ven por televisión aburren las 24 horas con las noticias K, a excepción de TN. Los cristinistas también son dueños de la principal emisora (Radio 10) y tienen decenas de medios escritos y sitios de Internet.

Mientras Rojkés escuchaba el discurso partidista impartido a todos los alumnos, e incluso asentía con su cabeza, Achin creyó que necesitaba sumar aún más méritos, y embistió nuevamente: “a Lanata no le interesa si ustedes se educan o no. Lamentablemente tienen los medios de comunicación masivos para distorsionar muchas de estas políticas que se están haciendo en el país”.

“No crean que Lanata es tan fabuloso. No puede decir lo que se le canta”, finalizó la señora Achin, que se desempeña como “profesora” de Historia Argentina.

La brutal asesina Romina Tejerina se queja porque no la dejan esquinear

Cuando el barrio ADEP de Alto Comedero parece terminarse, en una de esas casas que es igual a las demás, está encerrada Romina Tejerina. La joven que recuperó su libertad hace una semana encontró allí su segunda cárcel. No salió, siquiera, para visitar a su psicóloga. Tiene miedo, dice, de que la agredan.

Tejerina fue condenada en 2005 a 14 años de prisión por matar a su bebé que, aunque la Justicia lo descartó, ella asegura que fue producto de una violación. Le cabía la pena máxima que fija el Código Penal, pero los jueces consideraron que “se encontraba sola esperando a un niño sin padre (conocido)” y que “no tenía apoyo familiar”. Cumplió los dos tercios de la pena, pero ella siente que la condena sigue afuera, que el hostigamiento social será eterno. Entonces se recluyó en la casa que comparte con sus hermanas Erica y Mirta.

A fines de este año, Romina se recibiría de Técnica en Turismo, carrera en el terciario Túpac Amaru que empezó cuando aún estaba en la Unidad N 3. Pero esta semana Romina no pudo ir ni estudiar. “No puede concentrarse”, solloza Elvira Baños, su mamá. Ella y su marido, Florentino, pasaron la semana con su hija. Pero el viernes regresaron a San Pedro, ese pueblo adonde Romina no piensa volver.

“Estamos muy cansados con todo esto. Y Florentino tiene que volver al trabajo”. El hombre, jubilado, no dejó su puesto de conserje en un hotel , todos los días, de 22 a 8. “La Romi necesita sus cosas”, suelta Elvira y se pierde detrás del mosquitero.

Tampoco volvió a la ONG Juanita Moro, donde trabajó hasta conseguir la libertad condicional. “Cumplió con los horarios, se adaptó muy bien y quería seguir trabajando. Ella puede rehacer su vida”, cuenta Cristina Romano, titular de la organización. Pero la vuelta a la ONG también está en duda: “Romi no quiere salir ni hablar con nadie”, contesta por teléfono Erica, su hermana.

“Esta situación era esperable, aunque trabajamos mucho sobre su libertad. Tenía temor a reintegrarse a la familia, compartir la habitación con Erica o adaptarse a los horarios. Hasta hace unos días entraba a la celda a las 21, y a las 22 estaba durmiendo. Ahora es todo distinto. Esta semana suspendimos el tratamiento, pero ya le dije a la familia que es necesario retomar”, explica Teresa Fernández, psicóloga de Tejerina desde hace un década. Los miedos de Romina no son nuevos: una vez la trasladaron al hospital y alguien le gritó “asesina” y algunos alumnos del terciario no la integraban. Sin embargo, Romina pudo. De hecho el domingo algunos compañeros la recibieron fuera del penal, ni bien salió en libertad. Allí también estaba Mariana Vargas, abogada de la causa durante los primeros años: “Logramos algo que era imposible: hace diez años todos la condenaban, hoy muchos apoyan la liberación y comprenden a Romina”, señala.

En su momento, Romina pensó en abortar. Un médico le ofreció operarla a cambio de 300 pesos. Era mucho. En este sentido, en Jujuy las cosas empeoraron. Según el Ministerio de Salud de esta provincia, la tasa de mortalidad materna pasó de 4,4 cada diez mil mujeres en 2007, a 10 por diez mil en 2008. “La mitad de las muertes maternas es por abortos provocados con pastillas, sondas o tallos de perejil.”, explica Ricardo Cuevas, jefe de Unidad Ginecológica del hospital Pablo Soria. Sólo ahí atienden casi 1800 casos de aborto al año.

Desesperados a vacunar: en Jujuy quedaría un importante número de niñas inocentes a salvo de la nefasta vacuna contra el VPH

Con la intención completar el calendario de vacunación de los niños, se lanzó una campaña que acercará a las escuelas las vacunas de modo de inocular a los escolares que no se hubiera cubierto. Se instó a los padres a enviar sus carnet de vacunación para determinar cuáles vacunas completar.

“Algunos centros de salud van a ir a las escuelas y otros directamente los llaman a los chicos a los centros. Esto comenzó la semana pasada y se va a extender hasta antes de que empiecen las vacaciones”, precisó la jefa del área de Inmunización Roxana Fatum.

Se trata de un operativo de rastrillaje que busca llegar al periurbano, que comenzó a realizarse en junio y que se extenderá hasta el 12 de este mes. La intención es completar los esquemas de vacunaciones y aunque se estima que no son muchos los chicos que no cuentan con todas éstas, se pretende captar a quienes no se llegó.

El esquema incluye todas vacunas del esquema. A los 6 años les corresponde la triple viral, triple bacteriana y sabín oral, que suele inmunizar contra la poliomielitis, el sarampión, la rubéola, paperas, difteria, tos convulsa y el tétanos. A los 11 les corresponde la triple bacteriana acelular, también indicada para embarazadas de más de 20 semanas de gestación, contra la tos convulsa.

La vacunación incluye a niñas nacidas luego del 2000, para la aplicación de la vacuna contra el virus de papiloma humano VPH para niñas de 11 años tendiente a protegerlas del mayor causante de cáncer de cuello de útero.

FUENTE

 

Cristina Kirchner anunciando la matanza.

Denuncian la nula potabilidad del agua en General Güemes

El Diputado provincial Alberto Cabana aseguró que los habitantes de General Güemes toman "agua con caca". El legislador señaló que los líquidos cloacales en la ciudad no son tratados y el agua de red está contaminada. Aguas del Norte está en la mira.

"En Güemes tomamos agua con caca", aseguró el diputado provincial Alberto Cabana.