La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 3 de julio de 2012

Tania Kiriaco cada vez más cerca de pagar por haber hecho de la venganza política un negocio judicial muy rentable

En la Causa 25.990/12 el juez de Instrucción Formal 7º Nominación, Jorge Sosa Vallejos, citó como imputados a los abogados Tania Nieves Kiriaco y David Arnaldo Leiva para hoy a las 10:30. La orden se dispuso en el marco de la investigación promovida por la agente Fiscal Penal N° 2 María Inés Loyola y en la que se trata de determinar si cometieron el delito de estafa en perjuicio de los hermanos Luis Rubén y Marcos Humberto Fronda.

El pasado 4 de mayo Luis Fronda se presentó ante el procurador General Pablo López Viñals y solicitó se iniciara pesquisa por considerar que Kiriaco les había cobrado honorarios por partida doble por una cifra superior a los $ 46.000 cuando le habían regulado por el trabajo $ 22.364,16.

Los hermanos Fronda solicitaron en el 2004 al Estado Nacional que les pagara la indemnización por el asesinato en enero de 1975 de su hermano Eduardo Fronda a manos del aparato terrorista estatal. Para ello tuvieron que contratar los servicios de un abogado y Kiriaco.

La fiscal Loyola inicialmente consideró que no podía abrir investigación por no haberse acompañado un convenio de honorarios que Kiriaco tenía guardado en su estudio jurídico.

Luego que el juez José María Alvarado Solá se opusiera y la abogada presentara la documentación que estaba bajo su custodia, se promovió acción penal en su contra por considerar Loyola que “prima facie” se había engañado a los Fronda y se les había causado perjuicio patrimonial, elementos configurativos del delito de estafa.

La citación de Leiva, quien inicialmente no fue denunciado por no haber constancias de cobro más que de los honorarios que le regularon en un juicio sucesorio, obedecería a un recibo por $ 12.200 que acompañó Kiriaco, firmado por la también dirigente de derechos humanos Cristina Cobos e invocando la posterior entrega a Leiva, con el que se pretende probar que el abogado habría compartido parte del dinero que se cobró indebidamente.

Detuvieron a "una doctora" homicida en Apolinario Saravia

Un travesti identificado como Carlos Martín Yulan (39) fue detenido el domingo por personal de la Brigada de Investigaciones 5, cuando se aprestaba a practicar un aborto a una adolescente, que se hallaba junto a su joven madre en un consultorio clandestino ubicado en calle Ex combatientes de Malvinas al 300 de Apolinario Saravia, en el sur provincial. 

La orden de allanamiento fue librada por el juez de Instrucción Formal de Metán, Mario Dislacio, quien días antes había ordenado una investigación para ubicar una posible clínica clandestina dedicada a practicar abortos, sobre todo en adolescentes, después que médicos del hospital de General Pizarro hicieran conocer a la Justicia la aparición de varios casos de abortos provocados por ingesta de drogas.

El último fue denunciado el 27 de abril cuando una adolescente de la localidad de Apolinario Saravia, de tan solo 15 años, llegó al hospital de Pizarro con un cuadro abortivo y principio de intoxicación por fármaco, lo que motivó la inmediata notificación a la Justicia. Personal de la Brigada de Investigaciones 5 tras entrevistarse con varias pacientes de la Dra. Jessica, la “travesti”, estos indicaron que la misma vendía pastillas abortivas a 250 pesos y practicaba también en su clínica intervenciones en casos de avanzada gestación, pero aseguraron que su especialidad eran las adolescentes con embarazos de pocas semanas y señoras con problemas de patailanismo, abundantes en la zona.

El allanamiento se produjo cuando en el interior del consultorio se hallaban una menor de edad junto a su madre, en plena tarea de revisión ginecológica. El juez de la causa ordenó su inmediata detención y la investigación de otro local sindicado como una clínica clandestina.

Lacra humana utilizó a una nena para ocultar cocaína durante un allanamiento

Efectivos pertenecientes a la División Drogas Peligrosas de la localidad de Orán incautaron, en las últimas horas, una importante cantidad de estupefacientes que estaban listos para la venta.

Los uniformados ingresaron, mediante a una orden de allanamiento del Juzgado Federal 3, en un domicilio ubicado en Barrio Estación. En el mismo se encontraban diez personas, (cinco mayores y otros cinco menores de edad), quienes tuvieron que permanecer demorados durante el operativo.
 
En dicha circunstancia, una joven de 21 años, cuya identidad se desconoce, manifestó de manera voluntaria que haría entrega de las sustancias que le pertenecía, señalando una cajita de metal rosada, la cual se encontraba sobre una mesa en la cocina de la vivienda, en la que se secuestró de su interior dos envoltorios de papel que contenía clorhidrato de cocaína.
 
Además, en el interior de otra habitación se extrajo una bolsa de plástico la que contenía trece envoltorios de papel con la misma sustancia. Posteriormente, en el interior del bolsillo derecho del pantalón de una menor de cuatro años, se encontró una bolsa de plástico que tenía 94 envoltorios de papel con restos de la sustancia ilegal. También se incautaron cuatro teléfonos celulares y dinero en efectivo.
 
El total de envoltorios secuestrados arrojó un peso final de 49,47 gramos de cocaína, por lo que una pareja (un hombre de 39 años y una mujer de 21), quedó detenida.
 
Por su parte, una menor de 17 años fue notificada y se le inició una causa.

Atraparon a un peligroso energúmeno juvenil en San Miguel de Tucumán

A pesar de su corta edad, se trata de un sujeto muy peligroso. Su agresividad llega a tal extremo, que en la madrugada del domingo le propinó una salvaje golpiza a una mujer para robarle su teléfono; y para detenerlo, fue necesaria la intervención de varios policías, con quienes se enfrentó a golpes hasta ser reducido. Le dicen "Franquito" y tiene apenas 16 años, pero es capaz de todo cuando sale a hacer de las suyas.

El oficial ayudante Carlos Daniel Suárez fue testigo directo del accionar del violento joven. Poco antes de las 3.00, el policía del Área Investigativa de la Sexta realizaba servicios adicionales en un boliche ubicado en General Paz y Miguel Lillo, cuando a través del ventanal ubicado junto al acceso al local, advirtió que a pocos metros del ex mercado de Abasto, un sujeto atacaba salvajemente a una muchacha para despojarla de su teléfono. A golpes de puño y patadas, el delincuente había tirado al piso a su víctima, a quien la arrastraba tomándola de los cabellos, mientras la chica se resistía a ser despojada de su celular.

Ante esta situación, el policía salió corriendo del local y fue en ayuda de la víctima. Pero al advertir la llegada del uniformado, el delincuente escapó corriendo hacia el este, en dirección a la avenida Leandro N. Alem.

El uniformado fue tras los pasos del malviviente hasta lograr darle alcance en la esquina de Alem y calle Lavalle. Lejos de amedrentarse, el delincuente enfrentó al policía, con quien se tomó a golpes.

Esa escena fue advertida por una patrulla de la seccional Segunda que realizaban recorridos preventivos por ese sector. Los uniformados Walter Fernández, Gustavo Garzón y Ramón Alderete detuvieron la marcha y fueron en ayuda de su compañero.

De esta manera el violento delincuente fue reducido. Al registrar sus pertenencias, encontraron el equipo marca Alcatel sustraído.