La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 23 de junio de 2012

Homenaje al Coronel Arias en Jujuy

Con el objetivo de dar a conocer y difundir la gesta del héroe jujeño, Manuel Eduardo Arias, más conocido como “Coronel Arias”, vecinos del barrio bautizado con ese nombre, conmemoraron el sábado pasado un nuevo aniversario de su fallecimiento, con un acto homenaje y desfile cívico-militar realizado sobre avenida Monteagudo.

Durante el acto las autoridades municipales y vecinales colocaron una ofrenda floral sobre el monolito ubicado en el centro del parque que colinda con la avenida General Savio.

La vicepresidenta de la institución recordó la importancia que Martín Miguel de Güemes tiene en la vecina provincia de Salta, al que recuerdan “con todas las bombas, y Arias tiene la misma magnitud para los jujeños” aunque sin el reconocimiento.

Por este motivo es que advirtió la necesidad de difundir a la sociedad la gesta del líder gaucho durante la Guerra de la Independencia librada en nuestra provincia.

De la misma manera, remarcó que actualmente hay una ordenanza que lo declara de Interés Municipal y hay un decreto provincial que lo declara de Interés Educacional, por lo cual en algunas escuelas, el viernes pasado rindieron homenaje colocando su imagen en carteleras e inclusive realizando actos.

El Virrey Toledo: un concejal salteño repudia las cretinadas progrecínicas

Estatua del Virrey Toledo en la Plazoleta IV Siglos
El concejal Raúl Medina aseguró que es una pérdida de tiempo que los ediles capitalinos discutan sobre cambiar el monumento de Virrey Toledo y el nombre de la avenida homónima. Agregó que "siguiendo esta lógica" se empezará a decir "que hay que repudiar a Colón por habernos descubierto, es una vergüenza".

"Discutir si está bien que el monumento Virrey Toledo esté donde está es una pérdida de tiempo y a la gente no la ayuda en nada. Además siguiendo esta lógica van a empezar a decir que hay que repudiar a Colón por habernos descubierto, es una vergüenza", declaró Medina en Cadena Máxima.

Agregó que "los ediles no somos jueces de la historia, fuimos elegidos para otras cosas"; que "esta discusión es absolutamente vacía", y que "si van a plantear proyectos de revisionismo histórico, pediremos que no se hagan en las sesiones extraordinarias".

El sulky simoqueño en vías de extinción

El progreso de una ciudad a veces puede llegar a contrastar con la tradición que la identifica ante el mundo. Hace un par de décadas, por las calles de Simoca circulaban cientos de sulkys, en especial cuando se realizaba la tradicional feria. Actualmente solo unas decenas de estos carruajes livianos andan por la ciudad, según pudo constatar La Gaceta durante una visita de dos días. La Capital Nacional del Sulky llegó a contar con unos 15 talleres dedicados a su fabricación. Hoy apenas sobreviven tres: Lescano, Naranjo y Torrejón.

El paisaje urbano cambió. En las calles, el tradicional sulky fue cediendo su lugar a las motos, que están por todos lados. Adolescentes, jóvenes y familias enteras las eligieron como medio de transporte, dadas las facilidades para adquirirlas (con un crédito en cuotas fijas). Alberto Lescano recuerda que hace unas cuatro décadas, con su padre construían hasta nueve sulkys por año. Y ahora llegan a hacer apenas uno. Peor es el caso de Jesús Torrejón, que hace dos años que no construye uno nuevo. Dante Naranjo cuenta que para sobrevivir deben encarar -entre otros- trabajos de herrería. Los tres aprendieron el oficio de sus padres, pero la tradición se terminará con ellos. Naranjo cuenta que sus hijos buscaron otros oficios más rentables. "Poniendo un dedo en una computadora gana más que ensuciándose las manos", ejemplifica. Torrejón cuenta que trabajaba con su hermano, Antonio, pero por problemas de salud dejó el oficio, mientras que sus sobrinos eligieron otras actividades. "Yo tengo chinitas, así que se terminan los que hacían sulkys en la familia", advierte Torrejón. Para Lescano, el problema es que quienes utilizaban sulkys ya son ancianos, y que los jóvenes prefieren las motos. "Un pensionado va y ahí nomás le dan una moto en cuotas. En cambio, del sulky primero tiene que pagar la mitad y luego el resto, cuando se lo lleva", sostiene.

A pesar de la caída en la producción, dos de los artesanos confían en que el sulky no va a desaparecer. "Hay quienes mantienen la tradición y por Internet se difunde nuestro trabajo para la gente de afuera", rescata Lescano.

Justamente, la Municipalidad y el Instituto de Desarrollo Productivo crearon el sitio sulkydesimoca.com.ar, donde los interesados pueden encontrar todos los datos para contactarse con los artesanos. Según Naranjo, solo la tradición podrá mantener con vida a los sulkys. "Hay gente de Jujuy y de Salta que los lleva solo para pasear en sus fincas. También vienen de Río Hondo", cuenta. Sin embargo, Torrejón no es optimista: "antes, en la feria, se veían entre 600 y 700 sulkys; ahora no se ven ni 20".

Una moto nueva cuesta entre $ 5.000 y $ 8.000, financiada; es rápida y cómoda, pero solo puede transportar a dos personas y poca mercadería. Un sulky cuesta, sumando el caballo y los arneses, entre $ 10.000 y $ 12.000 al contado. Puede transportar a dos personas adultas, unos 300 kilos de mercadería, y cruza los caminos con barro y agua. Algunos se suben al progreso en dos ruedas, mientras otros creen que la tradición mantendrá viva la identidad de un pueblo que se conoce en el mundo por los sulkys.

Una Virgen llora lágrimas de sangre en el departamento Monteros

Una imagen de la Virgen del Rosario de San Nicolás que llora lágrimas de sangre, y que se encuentra en al domicilio de una vecina de la localidad de Villa Quinteros, volvió a manifestarse con fuerza el último fin de semana, preocupando seriamente a los dueños de casa y cientos de vecinos

Se trata del mismo ícono que desde el 5 de junio del 2010 asombró a muchísimos curiosos que se habían acercado para sacarse las dudas sobre la veracidad de los rumores que en este sentido que corrían por entonces en el sur tucumano.

Aunque la imagen de la Virgen continuó manifestándose desde entonces, pero en forma esporádica (nunca dejó de hacerlo), en esta oportunidad volvió a llamar lo atención porque el tiempo de exposición fue mucho más largo que los anteriores. El Tribuno de Tucumán estuvo en el lugar el viernes pasado y pudo comprobar que del lado del ojo derecho del ícono se desprendía una pequeña gota de líquido rojo que manchaba parte de la efigie (cabe señalar que ese mismo día se conocía que en un lugar de Buenos Aires que otra imagen, la de la Virgen de Luján, también lloraba sangre; caso que dieron cuenta varios medios de prensa de la Capital Federal).

“Yo sé que la virgen nos están dando mensajes, pero por temor a lo que dirá la gente nunca decimos nada al respecto. Ni siquiera avisamos cuando llora, pero la gente se entera igual”, remarcó la dueña de casa, Rosalía de Quinteros.

No es la primera vez que en nuestra provincia se representa un fenómeno de este tipo. Los hechos, por lo general, no son analizados por las autoridades eclesiásticas, aunque en casos en que la manifestación persiste, se inician las investigaciones pertinentes. Sin embargo, la gente se acerca y enciende su fe ante este tipo de manifestaciones. Los católicos tucumanos tienen un fuerte sentimiento mariano, que se traduce en las distintas advocaciones. En este caso se trata de la Virgen del Rosario de San Nicolás, en cuya réplica se manifestó el fenómeno.

Al consultársele e insistírsele- a la dueña de casa sobre el mensaje que recibió dijo que “la Virgen nos pide que recemos muchos, porque Latinoamérica está en peligro por varios motivos”.

Agregó que “es una señal que nuestra madre nos da para que cambiemos. Yo creo que tenemos que rezar y pedir que sus lágrimas no sean de dolor por lo que estaría por suceder”, resaltó.

La imagen de la Virgen fue encontrada hace algunos años por “Tete” Quinteros, al frente de su casa, en el mismo lugar donde ahora le construyó una ermita. “Quisiera que las autoridades parroquiales y diocesanas se acerque para puedan cerciorarse sobre este hecho”, puntualizó.

Hasta el momento no se expidió ninguna autoridad de la Iglesia Católica sobre este fenómeno que causa conmoción entre los fieles de esa religión mayoritaria.