La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 19 de marzo de 2012

Cuervos carroñeros: abogados progresistas presionan para que se efectivice el genocidio abortista

Profesionales del derecho resaltaron que se debe cumplir con el fallo de la Corte Suprema de Justicia que reafirmó el derecho a abortar para mujeres violadas aunque no haya protocolos que regulen estas prácticas.

El máximo tribunal de Justicia de la Nación resolvió que se puede interrumpir un embarazo si es producto de un abuso sexual sin orden judicial y que no hay penas para estos casos.

Tras el fallo, algunos sectores pusieron en dudas la posibilidad de aplicarlo porque la mayoría de las provincias carece de protocolos que determinen cómo actuar en estos casos en los hospitales.

Mónica Menini, integrante de la Alianza de Abogados por los Derechos Humanos, difundió un comunicado de la organización para destacar que la falta de guías técnicas para la interrupción del embarazo “no puede obstaculizar” el cumplimiento de la sentencia.

“El acceso al aborto no punible es un derecho en nuestro ordenamiento jurídico. Aún sin contar con protocolos, es exigible la práctica solicitada... ya que el médico puede realizarla de acuerdo al saber profesional”, sostuvieron los abogados.

En su resolución, la Corte exhortó a que las Provincias elaboren guías técnicas de acción para agilizar las intervenciones a mujeres abusadas. La Alianza de Abogados por los Derechos Humanos destacó que este pedido que hicieron los jueces para favorecer la celeridad “no implica de manera alguna” que el acceso al aborto “se encuentre supeditado a mayores reglamentaciones aprobadas por funcionarios locales o nacionales”.

Autoridades del Hospital Público Materno Infantil, donde se deberá realizar la interrupción del embarazo por ser el servicio especializado en ginecología, sostuvieron que el fallo de la Corte “no los involucra”.

¿Hasta cuando los argentinos tendremos que tolerar el intolerable circo sionista?: 20 años del atentado a la Embajada de Israel


Terrorismo y kirchnerismo

Amado Boudou encabezó el acto central por el 20º aniversario del atentado a la Embajada de Israel, en el barrio porteño de Recoleta, donde el 17 de marzo de 1992 perdieron la vida 29 personas y decenas fueron heridas.

* Boudou se pronunció por “memoria, verdad y justicia por los que están y por todos lo que no están”, y "aprovechó el escenario" para destacar las acciones de Cristina Kirchner… que no estaba.
* "Nuestra Presidenta lleva a cada uno de los foros internacionales la lucha, la palabra, y la acción contra el terrorismo internacional y su financiamiento”, macaneó el vice.
* El que sí estaba presente, al lado de Boudou, fue Juan Manuel Abal Medina, que viene de gente que luchó con el terrorismo.
* El Gobierno admite que no hubo justicia por el ataque a la Embajada, SI ‘inacción desde 2003′ con el kirchnerismo: hicieron nada en 9 años.

FUENTE

Sionismo y kirchnerismo

La presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, recibió al vicecanciller de Israel, Daniel Ayalon, junto a otros funcionarios de ese país, quienes llegaron con motivo del aniversario del atentado contra la embajada de Israel. 

Al finalizar la reunión, la senadora resaltó que la presencia de la delegación honró a la casa de la democracia argentina: "somos visitados por funcionarios de esa gran democracia que es Israel". Además, destacó las cordiales relaciones que unen a los dos países y la importancia que tiene para la presidenta, Cristina Fernández. "Israel es importante para los argentinos -acotó-, porque en nuestro suelo se alberga, crece, se desarrolla y participa una de las más grandes comunidades judías que existen fuera del propio territorio israelí. Hay aportes de las tradiciones en lo cultural, educativo, que forman parte del paisaje y patrimonio de la cultura argentina como un todo inseparable", señaló.


¿Un error inocente?
La presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, apuntó que cuando los argentinos comenzaron a comprender lo ocurrido con el atentado a la Embajada de Israel en la Argentina se perpetró la voladura de la sede de la AMIA. “Por eso es bueno tener memoria y recordar, pero también es muy bueno el esfuerzo que se está haciendo para poder encontrar los culpables”, afirmó Rojkés a la Agencia Judía de Noticias tras recibir a una delegación de funcionarios israelíes encabezada por el vicecanciller, Danny Ayalon. En el encuentro, la legisladora les aseguró a los funcionarios israelíes que “la paz es lo principal para la presidenta Cristina Kirchner, como así también los permanentes reclamos en la ONU”.

Durante el encuentro, la senadora Rojkés de Alperovich estuvo acompañada por su hermano el senador Carlos Rojkés.
Seguramente para la importante AGENCIA JUDÍA DE NOTICIAS, nuestro comprovinciano Carlos "Mayonesa" Rojkés ya tiene pinta de Senador Nacional.

Lo cierto es que está colaborando desde un estratégico lugar en la Cámara Alta con su hermana Beatríz Liliana Rojkés. Pero mencionarlo como Senador es un exceso, o un error al tipear, o un deseo para el futuro, o una gruesa desinformación, o un equívoco del editor, o un fallo técnico del web master, o creeran que la banca senatorial es intercambiable, o un bien de familia, o el que escribió la crónica estaba distraído. O le preguntó a la gente de maestranza de que trabaja Mayonesa o ... ecèteras miles.

En realidad tiene importancia la reunión y lo demás, es ya una anécdota.

Seguramente corregirán el texto y listo. O lo negarán -yo guardé un printer por las dudas- y nuestro empecinamiento por respetar las dignidades que concede la institucionalidad democrática en Argentina con más sus títulos y honores, resultarán pura exageración.

Mayonesa fue Senador "filial" por un rato. Ya pasó.

Si la confusión hubiera ocurrido con un hermano de "la burra" Mansilla (por ejemplo), otros editores más severos se rasgarían el teclado. Creo.


Un asunto geopolítico

RTVE nos ha recordado que el 17 de marzo de 1992, un coche bomba voló la embajada de Israel en Buenos aires y murieron 29 personas. También se ha hecho eco del doble atentado terrorista llevado a cabo en Siria, planificado por la Casa Blanca y el Mossad.

En el atentado de Argentina, nunca se conocieron los autores pero sí los responsables indirectos: el Estado sionista de Israel y su política nazi de expansión a costa del genocidio de otros pueblos.

RTVE le habrá concedido 30 segundos al doble atentado de Damasco que ha provocado innumerables victimas, un doble atentado al que El Mundo ni adjetiva, limitándose a decir que el gobierno sirio los "califica de terroristas"(sic); sin embargo al atentado acaecido hace 20 años en la Embajada israelí le ha dedicado unos 4 minutos.


¿Qué pasó realmente?: el testimonio de Dante López Foresi

El 17 de marzo de 1992 quién firma este artículo trabajaba como cronista del programa “Despertar al país”, que se emitía todas las mañanas por el entonces llamado ATC y era conducido por el recordado y extrañado Daniel Mendoza.

Un voluntario se acercó a mí en uno de los cortes y cuando ya no estaba en el aire de ATC y mientras esperaba mi próxima salida. En su mano tenía un palo..un trozo de madera. Me llevó hasta el supuesto cráter que la supuesta camioneta-bomba Ford F-100 había dejado. “¿¿Eso te parece un cráter??”- me preguntó de manera airada. Aunque sea materia opinable y la Justicia haya determinado que tenía 1 metro y medio de profundidad, debo decir que el sentido común me sigue indicando –a quince años del atentado- que lo que vi no era un cráter. Semejante explosión no pudo haber dejado una marca en el asfalto de tan escasa profundidad. Lo que vi no era un metro y medio ni mucho menos. Lo vimos todos los cronistas, pero me hago responsable por lo que personalmente observé. Pensé en esa costumbre tan argentina de convertirnos en especialistas de lo que fuere con tal de “tener la posta” y esa tendencia a ser peritos en materias supinamente desconocidas por nosotros, y decidí no ahondar sobre la cuestión. Además, estábamos realmente desbordados por versiones, evidencias y hechos que debían ser informados y nunca opinados. Todo era realmente caótico y no había tiempo ni espacio para detenerse en "detalles". Solo habían pasado unas pocas horas desde la explosión.  Una pregunta que aún me hago, quizás por ignorante y desinformado: ¿alguna vez se publicaron fotografías de los restos de esa supuesta camioneta que la Justicia dijo haber hallado? Lo pregunto solamente de puro desinformado. Sigo. Este voluntario –de quién no sé su nombre y a quien jamás volví a ver- no era el “cráter” lo único que quería mostrarme. Había visto y escuchado mi último informe por ATC y se acercó a mi decidido a presentarme pruebas. Me tomó del brazo pidiéndome “acompañame por favor”. Me llevó hasta donde –según se decía- se encontraban los primeros subsuelos de la  embajada. Se encontraba en sentido opuesto a la pequeña sala que había sido improvisada como “centro de operaciones” de los amateurs rescatistas voluntarios en una edificación lindera con la embajada. Me llevaba del brazo hacia la zona de la embajada más cercana a la calle Suipacha. Una versión circulaba insistentemente: debajo del sitio exacto donde nos dirigíamos habría algo que el gobierno israelí no estaría dispuesto a mostrar al público y que deseaba esconder celosamente. Y recordemos que el terreno de una embajada es considerado diplomáticamente como territorio del país al cual representa. ESE LUGAR puntual era territorio israelí. 

Una guardia numerosa de la Policía federal nos impedía a los periodistas o voluntarios llegar hasta la zona. Recordemos que las labores de rescate estaban suspendidas por órdenes del embajador. ¡A pocas horas de ocurrido el atentado!. Los agentes del Mossad (servicio de inteligencia de Israel) ya estaban en el país. Todo era terriblemente desconcertante y confuso y, reitero, era la primera experiencia argentina en atentados de semejante magnitud. El muchacho que me guió, que no llegaba a los 30 años, golpeó 3 veces en el suelo (suelo argentino...a centímetros del suelo considerado como israelí) con ese trozo de madera. Y escuchamos, solo él y yo, como desde las profundidades nos devolvían el mismo código de comunicación: “TOC..TOC...TOC...”. Era la prueba de que aún quedaban sobrevivientes. Inmediatamente corrí al móvil de exteriores de ATC y pedí que me dejaran salir al aire de manera urgente. Mi intención era hacer público mi descubrimiento o, mejor dicho, el descubrimiento de ese voluntario anónimo. Es más. Todos los voluntarios insistían ante los cronistas que había sobrevivientes y era un verdadero crimen suspender las tareas de rescate. Desde el canal me dijeron: “Esperá Dante...ya viene Daniel (Mendoza) y contale a él”. La respuesta de Daniel fue: “Todavía no digas nada...esperá”. Esperé una eternidad. Seguramente fueron pocos minutos, ya que Daniel estaba aprovechando una tanda publicitaria para...¿para qué?. Pero sentí esos minutos como una vida entera cargada de ansiedad. Y lo noté a Daniel tan ansioso como yo por dar a conocer esa información lo antes posible. No olvidemos que Daniel Mendoza fue uno de los mejores (sino el mejor) cronista de Argentina. La distancia de los años me impide recordar detalles, como el tiempo que demoró una voz desde el canal a través del móvil de exteriores en decirme: “Dante...ni se te ocurra decir todavía lo que viste o escuchaste...después Daniel te va a explicar”. “¡¡ Pero van a dejar morir a personas...no sean hijos de puta !!”- grité. La respuesta fue un “quedate tranquilo”, y después...el silencio. Así ocurrió, palabras más, palabras menos. Ninguna prueba. Ofrecí acercarme al lugar con cámara y micrófono y que se escuche en vivo y directo lo que yo había escuchado. Fue en vano.

Lo que acabo de relatar es una confesión cargada de culpa que me persigue desde aquel fatídico marzo de 1992. ¿Porqué no lo dije antes?. Para decir algo debe haber alguien dispuesto a escuchar y resolver. Era 1992. Siempre me inspiré en decir solo lo que pudiera probar. Y así lo hice, hasta hoy. Nunca hablamos con Daniel Mendoza sobre el episodio. Nunca pregunté. Sabía las respuestas. ¿Para qué preguntar?. Presiento que Daniel quedó -hasta su trágica muerte- con la misma frustración que yo por no poder investigar más a fondo y permitirme salir al aire cuando lo supliqué. Solo lo presiento. El presidente era Carlos Menem. Si mal no recuerdo el Ministro del Interior era José Luis Manzano. ¿O Carlos Corach?. No recuerdo ni tengo ganas de buscar esa información ahora...¿qué más da? Eran lo mismo y simbolizaban lo mismo. Trabajaba para un programa independiente, pero en el canal oficial. No fui empleado de ATC jamás. La Corte Suprema era abiertamente menemista

Horas después, miles de almas se habían concentrado en la avenida 9 de Julio aplaudiendo a rabiar al embajador Yizak Avirán. Al mismo que ordenó la suspensión de las tareas de remoción de escombros. La solidaridad argentina estallaba, y me recuerdo mirando a la multitud pensando "si supieran". Las tareas de remoción de escombros se reiniciaron uno o dos días después. Poco tiempo después quién fue removido de su cargo fue el embajador. Nunca volvimos a escuchar sobre su destino. Un par de años más tarde un atentado aún más brutal como el perpetrado contra la AMIA hizo que aquel 17 de marzo de 1992 quedara sepultado en la memoria de los argentinos como un episodio difuso y difícil de recordar en detalle. Sepultado. Es una palabra que para mi cambió de significado desde aquel marzo de 1992. Sepultados.  

¿Dejaron morir a personas para que no se descubra algo que había en los sótanos de la embajada?. ¿Habrán sido ciertas esas versiones? ¿No es demasiada coincidencia que la orden del embajador fuera casi simultánea con la llegada al país de los primeros agentes del Mossad? ¿Porqué ese voluntario me eligió únicamente a mi para presentarme esa prueba? ¿Solo porque desde el único televisor que tenían en su “búnker” los voluntarios estaban sintonizando ATC? ¿Será cierta la "pista israelí" de la que tanto se habla? ¿Matar a su propia gente? Esos sonidos que escuché..¿habrá sido pura sugestión causada por el horror? Respuestas que jamás conoceré.

No puedo acusar a nadie. Como dije, no tengo pruebas. Jamás fui un fabulador y lo demostré hasta ante la Justicia en otras circunstancias. Pero ese episodio no es una anécdota más. Ya no espero que algún día se confirme judicialmente y luego de investigaciones profundas lo que personalmente vi y escuché. ¿Acaso el crimen fue esclarecido? ¿Hubo voluntad del gobierno y la Justicia de los `90 por esclarecer semejante aberración? ¿Hubo voluntad de Israel por hacer Justicia?

Hoy en la AMIA ciertos objetos son conservados como recuerdos y símbolos de ese horror, en memoria de las víctimas. No conozco que haya ocurrido lo mismo con los restos de la Embajada. Y menos, con lo que haya permanecido en los subsuelos. Es una incógnita que jamás se develará.

Concluido este artículo no crea que me siento más desahogado. Hay tres sonidos que vienen a mi cada 17 de marzo. Y otros días también. Casi todos los días: TOC – TOC – TOC.


Dinero argentino para resarcir a las víctimas

Los damnificados por el atentado terrorista a la Embajada de Israel ocurrido el 17 de marzo de 1992 tendrán un plazo de 180 días contados a partir de este jueves para requerir el pago del resarcimiento económico, dispuesto a través de una ley sancionada a mediados del año pasado.

Así lo fija la reglamentación de la Ley 26.690 publicada en la edición del Boletín Oficial, que lleva las firmas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak.

El Ejecutivo dictó el decreto 367/2012, con el cual puso en marcha el mecanismo para el otorgamiento del resarcimiento conómico que alcanza a herederos de los fallecidos y a quienes hayan sufrido lesiones graves o gravísimas producto del atentado.

Además, precisa que el resarcimiento alcanza a quienes “hayan o no iniciado juicio por daños y perjuicios contra el Estado Nacional”, e indica que, en caso de que hayan iniciado un proceso judicial, deben acreditar “haber formulado el correspondiente desistimiento” a través del “testimonio o copia autenticada de la resolución judicial que así lo declare”.

La Ley 26.690, que establece un resarcimiento económico a damnificados por el atentado ocurrido en la Embajada del Estado de Israel en Buenos Aires, fue sancionada el 29 de junio del año pasado y promulgada casi un mes después, el 27 de julio.


La peligrosa hipótesis del tercer atentado

A 20 años del atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires, Daniel Gazit, el embajador de ese país en la Argentina, expresó que "en la comunidad judía hay preocupación y siempre está latente la idea de un tercer acto terrorista, porque no habrá tranquilidad hasta que Irán cambie su política de violencia".


Si. Casi lo hizo Israel en Chile en el 2006, pero no les resultó porque en Ezeiza detectaron los explosivos al agente Mossad Mario Morag. Lo mandaron solito sin los explosivos a Santiago donde se dedicó a embriagarse y 15 días después trató de forzar su entrada al restaurant santiaguino Liguria ebrio, amenazando con su Glock a los mozos, los cuales le sacaron el arma y lo entregaron a la policía. Varios llamados de la judería  internacional y haciendo uso de su IMPUNIDAD diplomática lo sacaron de Chile.

Dos narcotraficantes chaqueños fueron detenidos en el norte de Salta con 223 kilos de cocaína en su poder


Efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía de Salta capturaron ayer, en diferentes localidades del norte de la provincia, a dos hermanos chaqueños oriundos de Roque Sáenz Peña, quienes viajaban hacia Buenos Aires con un cargamento de 223,655 kilogramos de cocaína de máxima pureza adquiridos en la frontera.

Los acontecimientos, de ribetes cinematográficos, comenzaron a desarrollarse a la 1.40 en la ruta 34, en Senda Hachada, a unos 15 kilómetros al norte de Embarcación, cuando efectivos de Gendarmería interceptaron un Volkswagen Suran gris que se desplazaba de norte a sur. Sus dos ocupantes, imposibilitados de eludir el control, frenaron y se lanzaron a toda carrera hacia el monte, seguidos por los uniformados. Paralelamente, personal que se quedó sobre la cinta asfáltica revisó el vehículo y se encontró con las razones de tan alocado escape: en el baúl, en bolsas de plástico rojas, transportaban 229 “ladrillos” de cocaína prensada.
 
Tres horas más tarde, en la comisaría de Pichanal, 20 kilómetros más al norte, se presentó un sujeto con aspecto desaliñado, con rasguños en el cuerpo y aparentemente desesperado. Dijo ser Alejandro Ramírez, de 27 años, oriundo de Roque Sáenz Peña y contratista de la Municipalidad de dicha localidad chaqueña. “Quiero denunciar que hemos sufrido un asalto a manos de tres sujetos armados con escopetas recortadas”, espetó, y agregó que cuando pasaban frente al camino de acceso a Colonia Santa Rosa fueron interceptados por un Renault Symbol azul que se cruzó frente a su auto, un VW Suran gris, y fueron obligados a detenerse. “Se bajaron dos sujetos, me gritaron ‘¡afuera!’, se subieron y huyeron a toda velocidad rumbo al sur, por la ruta 34”.

Los policías quedaron perplejos, pero aún no habían escuchado la segunda parte de su relato. “No se dieron cuenta de que mi hermano, Víctor Ramírez, de 31 años, que es el dueño del vehículo, iba durmiendo en el asiento de atrás”.

Ante tales dichos, la Policía montó un gigantesco operativo candado en toda el área, pero sin resultados.

Sin embargo, los pesquisas, encabezados por el jefe de la Brigada de Investigaciones de Orán, Obdulio Tejerina, comenzaron a dudar del relato de Alejandro Ramírez, porque cuando pidieron informes a la Municipalidad de Sáenz Peña sobre él, que decía ser contratista de la misma, nadie lo conocía. De la misma manera, les había dicho que por los nervios había olvidado su propio número de celular, que supuestamente había quedado en el auto. Ante el relato, personal de Criminalística fue hasta el lugar de la hipotética intercepción de la unidad por parte de los pistoleros y se comprobó que no había huellas de frenada, lo que avalaba la teoría de estar frente a una gran fábula, aunque no podían entender los porqués de la mentira.

Sin embargo, a eso de las 21, en una interconsulta con Gendarmería Nacional, desde el puesto de control de Senda Hachada, se les informó sobre el megasecuestro de cocaína, la captura de Víctor Ramírez y la fuga de su acompañante.

En ese momento cayeron en cuenta de que Alejandro Ramírez había planificado todo, con la esperanza de que su hermano hubiese logrado escapar, al igual que él. Pretendía que con su coartada del asalto, al revisar el VW Suran, que estaba a nombre de su hermano, la responsabilidad de narcotráfico cayera sobre los supuestos ladrones, que no existieron jamás.

Ambos quedaron ahora a disposición del juez federal Raúl Juan Reynoso, aunque Alejandro, previamente, deberá responder ante el juez de Instrucción 1 de Orán, Oscar Blanco, en una causa por falsa denuncia.

Cabe destacar que si bien ambos hermanos son oriundos de Roque Sáenz Peña, tienen domicilio en Buenos Aires, carecen de oficio conocido y son personas, especialmente el mayor, de un pasar bastante acomodado, según pudieron averiguar los investigadores salteños durante la larga jornada en la que estuvieron persiguiendo a fantasmas pergeñados por la mente afiebrada de un sujeto que creyó haber urdido una trama perfecta.