La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 18 de febrero de 2012

Denuncian el deplorable estado del entorno del Monumento al Indio en Tafí del Valle

Como de costumbre, en esta época el camino a los valles (ruta 307) es un tema de actualidad, ya que conduce a nuestro máximo centro veraniego, que es Tafí del Valle, como así también a otros destacados parajes turísticos de la provincia. A la mitad del recorrido de referencia, se encuentra, como es conocido, el denominado Monumento al Indio. Esta gran escultura, obra de Enrique de Prat Gay, se emplazó en 1943 al inaugurarse la ruta. Representa a uno de los "chasques" del imperio incaico, que recorrían la región en los siglos remotos. El tradicional vandalismo de tucumanos y forasteros la fue cubriendo de "graffiti", cosa que obligó, hace unos años, a limpiarla y rodearla con un enrejado de protección.

La medida era positiva, pero lamentablemente no se diseñó, en ese momento y a cargo de expertos, una adecuada parquización del lugar. Como allí se detienen habitualmente los automovilistas para disfrutar del magnífico panorama de cerros y quebradas, ya se habían instalado pequeños puestos de venta. Hubiera sido inteligente, entonces, planificar la manera de que tales comercios trabajasen sin afectar el paisaje que preside la escultura. Por un gran descuido, no se procedió así. Primero el Estado construyó una hilera de "boxes", que hasta la fecha se encuentran vacíos y sin terminar. Fueron edificados sin criterio paisajístico alguno y afectaron seriamente un punto cuya estética debía resguardarse a todo trance. Pero lo más grave es que, al frente, pronto empezaron a disponerse unas techumbres precarias, donde se expenden comidas y bebidas, entre un amontonamiento de envases y cajones. Esto ha dado al entorno del Monumento al Indio el aspecto de un verdadero campamento, al margen -como es de suponer- de todo recaudo de higiene. Se trata de un conjunto que, según todo lo indica, habrá de continuar creciendo, y en condiciones cada vez más negativas. No se trata de propiciar el retiro de tales instalaciones. Pero sí parece razonable requerir que las mismas se dispongan de una manera menos precaria, más higiénica y más estética. Es decir, es necesario que un arquitecto planifique, de modo integral, la manera en que el entorno del monumento pueda ser utilizado sin que se perjudiquen los salientes valores paisajísticos que tiene.

Es lamentable que entre nosotros, faenas de tanta importancia como esta queden generalmente libradas al arbitrio de los comerciantes, y se inauguren así situaciones de hecho que, con el paso de los años, se hacen muy difíciles -por no decir imposibles- de modificar.

Escasean las vocaciones sacerdotales en el seminario de la Diócesis de Jujuy: el Obispo Auxiliar culpa a la escuela actual

El Obispo administrador de la Diócesis de Jujuy, Padre Daniel Fernández, se refirió a la cantidad de seminaristas que actualmente se encuentran en la diócesis, señalando que “en este momento tenemos 14 o 15 seminaristas, no son los que quisiéramos tener, pero tampoco son pocos”.

El padre Fernández señaló a medios provinciales que el seminario “es un camino de formación, tendrán ellos también discernir y descubrir si eso es lo que Dios le pide o no, de todos modos estamos muy satisfechos, en los encuentros de los jóvenes se habla sobre el tema y tenemos mucha participación. En el último hubo más de 20 muchachos, ellos tienen la oportunidad de compartir con los otros seminaristas y con los sacerdotes sus experiencias y plantear sus preguntas, ver un poquito la vida y ver realmente responde a sus inquietudes”.

También opinó sobre la voluntad de vocación que  expresan los jóvenes a la hora de decidir su camino, señalando que “desde hace más de 10 años estamos descubriendo que la opción vocacional de los jóvenes se va dilatando:  a los 15 años yo ya sabía que quería ser, como muchos de mis compañeros de la secundaria; hoy en día vemos que la mitad de los jóvenes, después del secundario empiezan su formación y la otra mitad, que han hecho otro camino antes o han tenido otra carrera profesional se dieron cuenta después que eso no era, entonces vemos que la elección vocacional se va dilatando”. Sostuvo que “no es tan fácil ahora salir de la escuela y saber, tener toda la claridad del mundo, en aquello que uno quiere seguir”, concluyó.

Exigen que el gobierno nacional deje de denigrar la memoria del General Manuel Belgrano

Como si la Batalla de Tucumán no hubiese sucedido

El legislador Ariel García presentó un proyecto para que la Provincia de Tucumán adhiera al decreto presidencial que nombra al 2012 como "Año de homenaje al doctor Manuel Belgrano". Del igual modo, solicitó que se subsane el olvido incurrido en ese instrumento del Poder Ejecutivo Nacional, que lleva el número 292/2011. 

Con esto, García advirtió que en el decreto no se cita, entre los logros del prócer, a la Batalla de Tucumán, de la cual se cumplirán 200 años el próximo 24 de septiembre. Frente a esa situación, el radical presentó un proyecto para que el Poder Ejecutivo, previo a la adhesión al citado decreto nacional, promueva la incorporación de la Batalla de Tucumán del 24 de Septiembre de 1812. 
 
“Sería bueno que este homenaje genere un efecto multiplicador de una gesta que sirve de ejemplo para el presente, porque son otras batallas las que tenemos que ganar, pero debe ser el mismo espíritu el que debe alentarnos como pueblo, para que Tucumán vuelva a ser el sepulcro de la tiranía”, finalizó.
 

El General degradado

Pareciera ser que hay espíritus que han sido marcados para sufrir aún más allá de la muerte los sinsabores del desagradecimiento y la mutilación de sus glorias a manos de sus propios paisanos. El caso del General Manuel José Joaquín del Sagrado Corazón de Jesús Belgrano constituye un verdadero paradigma en cuanto a esa lamentable práctica.

Belgrano, abogado de profesión, observó con vergüenza cómo los ingleses se hacían con Buenos Aires y pasó a Montevideo para evitar inclinarse ante la Bandera de los invasores. En sus “Memorias” contará cómo aquel episodio lo marcó al punto de tomar los servicios de un maestro en armas para aprender su manejo.

Consumada la Revolución que depuso al Virrey Cisneros, fue enviado comandando la Campaña al Paraguay, de triste resultado y que le valiera un juicio para determinar su responsabilidad por el fracaso de una tropa que Buenos Aires enviaba en condiciones muy precarias.

Los 40.000 pesos fuertes que Belgrano dispusiera para la construcción de escuelas en Jujuy, Salta, Tucumán y Tarija, son otro ejemplo del pillaje al que le sometieron los funcionarios públicos; se puede decir que aquel fue el primer caso de malversación de fondos públicos, porque las escuelas tuvieron una suerte errante de edificios a medio construir y hasta terrenos expropiados como ocurrió en tiempos del Gobernador de Tucumán (nada menos) Julio Miranda.

Recién 191 años más tarde, en el año 2004, se inauguró la última de ellas, la de Jujuy. Según un cálculo que realizó en su momento Felipe Pigna, el valor de aquel oro, hoy equivaldría a Un Millón, Trescientos Mil Dólares. Pero Belgrano pensó que era indecoroso que un General de la Patria recibiera ese dinero que le había otorgado la Asamblea del Año 1813.

Ya enfermo y con sus piernas deformadas por la hidropesía, en la noche del 11 de noviembre de 1819, un grupo de sublevados que respondían al gobernador tucumano Bernabé Aráoz intentó apresarlo y   engrillarlo, acto deshonroso al que se opuso su médico y amigo Redhead. Solo y perseguido por aquellos por quienes había resignado su posición social y económica, volvería a morir en Buenos Aires.

Ahora, la última felonía contra el General Manuel Belgrano se comete paradójicamente “honrando” el año del Bicentenario de sus glorias, destituyéndolo de su grado militar y consignando sólo su título civil, el de Abogado.

El Decreto 292/2011 que lleva la firma de la Presidente de la Nación, Cristina Fernández, dice “Declárase el año 2012 como el "Año de Homenaje al Doctor D. Manuel Belgrano". Lamentable ejercicio de la indolencia ideológica en desmedro de los legítimos títulos alcanzados por el Prócer en base al desapego personal, la austeridad y el sacrificio más extremo.

Nuevamente Manuel Belgrano es castigado y esta vez por causa de ajenos a su Gesta, a su persona y a su tiempo. El patriota consumado debe pagar los errores de un grupo de hombres que vestidos a la usanza militar violentaron la Constitución Nacional para alzarse en armas contra sus propios compatriotas. ¿Qué tendrá que ver Belgrano con esto; él que hizo todo lo contrario?

Porque nada tiene que ver el uniforme sino el sentimiento de un hombre de armas, como lo señaló el propio Belgrano cuando dijo aquello que “No es lo mismo vestir el uniforme militar, que serlo”.

Su reloj, última posesión terrena dado en pago a Redhead fue robado del Museo Histórico Nacional y sus pistolas fabricadas especialmente para él en el Reino Unido, fueron subastadas por Christie’s en 300 mil dólares.

¿Será ya éste el último despojo que se le haga a Manuel Belgrano?

Ahora también lo han degradado, ya ni el grado militar con el que libró los decisivos combates que les permiten hoy a los que firman estos papeles gobernar un país supuestamente libre, le ha quedado.

Por repetido que sea; ¡Qué vigencia tienen sus palabras póstumas: “Ay, Patria Mía”!
 

Piden que no se caiga en tergiversaciones con respecto a la Bandera de Macha

La Gaceta del día 12 de Febrero de 2012 publicó una nota titulada “Bolivia entregará a la Argentina una réplica autenticada de la Bandera de Macha”, lo que llevó a que algunos lectores expresaran que Bolivia debería entregar la bandera original.

Resulta que ahora muchos se pelean por la Bandera de Macha, cuando apenas una ínfima cantidad de argentinos y tucumanos sabía de su existencia.

En Tucumán, quien primero difundió la Bandera de Macha en sus afiches callejeros y en su página web, fue la Agrupación Nacionalista AYOHUMA a mediados de la década de 2000. Años después el Legislador Jorge Mendía fue quien presentó el poco serio proyecto de declararla Bandera de Tucumán, siendo que no se conoce ningún testimonio por el cual se pueda certificar la presencia de esta bandera en nuestra provincia.

Tenemos motivos para pensar que las banderas encontradas en la capilla de Titiri (actual Departamento Potosí – Bolivia) fueron las creadas por Belgrano, o sea, las primeras banderas de nuestro país, que aún no se llamaba Argentina. Pero no se puede afirmar de modo rotundo y definitivo que esas banderas hayan pertenecido al Ejército del Norte.

Aunque por distintos motivos pensemos que las banderas de Macha y de Ayohuma pertenecieron a las tropas belgranianas, lamentablemente no tenemos mayor documentación que nos permita estar seguros de ello.

El actual Departamento Potosí formaba parte de las Provincias Unidas en 1813. Por lo tanto, la bandera de Macha no le es tan ajena a la actual Bolivia, como mucha gente cree. Mas aún, si tenemos en cuenta que muchos altoperuanos murieron en Vilcapugio (Departamento Oruro) y Ayohuma (Departamento Potosí).

Y para reforzar mis fundamentos diré que apenas 3 años y medio antes de las batallas de las batallas de Belgrano en esos olvidados parajes de la actual Bolivia, un potosino había sido elegido en Buenos Aires presidente de la Primera Junta de Gobierno, como así también, en el Congreso de Tucumán estuvieron representadas las provincias de Charcas (actual Chuquisaca), Chichas (sur del departamento Potosí) y Mizque (Cochabamba).

Creo que la Bandera de Macha tiene que seguir en Chuquisaca, ya que los bolivianos la consideran una reliquia y sienten un gran respeto por ella, como pude comprobarlo en la Casa de la Libertad (Sucre), en Julio de 2006. Ya los bolivianos tuvieron el buen gesto de ceder a la Argentina la Bandera de Ayohuma, que se conserva en Buenos Aires.

La Bandera de Macha debiera ser declarada “bandera de la hermandad argento – boliviana”, ya los pueblos de ambos estados nacionales están unidos por factores religiosos, idiomáticos, históricos y culturales.