La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 13 de febrero de 2012

Novedades sobre el caso del niño electrocutado en la piscina de la Tupac Amaru

El diagnóstico actual de Edilson Gorena Gigena (9), el niño electrocutado en una pileta de la Tupac Amaru el 16 de enero pasado, es de “muerte cerebral”, según confiaron allegados a la familia, quienes además revelaron que sus padres quieren trasladarlo a Buenos Aires.

De acuerdo a las mismas fuentes, la condición de “postramiento” del pequeño paciente trajo consigo la aparición de úlceras por presión. Al nene le colocan cremas para tratar esas úlceras y usa pañales para hacer sus necesidades, cuidados propios para este tipo de casos.

De allí que sus padres –un albañil y una vendedora ambulante- estén considerando la posibilidad de trasladarlo a la ciudad de Buenos Aires a fin de probar otros tratamientos con drogas distintas y valiéndose de la asistencia de equipos tecnológicos que no hay en Jujuy.

Con ese fin, la familia trataría de recolectar el dinero necesario que le permita viajar con Edilson y permanecer allí el tiempo que determinen los médicos. Entre otras fuentes de ayuda, se recogería una ofrenda especial en una iglesia cristiana de nuestro medio.

En el día a día, los padres de Edilson se turnan para cuidarlo en la Terapia Intensiva del Hospital de Niños “Héctor Quintana”. Su papá lo cuida todo el día y su madre lo atiende durante la noche. Debido a este acompañamiento constante, el padre de Edilson habría perdido sus ingresos habituales como albañil, ya que no puede seguir atendiendo las obras que tenía a su cargo. El es el principal sustento económico de la familia, puesto que su esposa es vendedora ambulante de gelatinas y ensalada de frutas.

Ante una consulta sobre la versión de que el niño habría reaccionado, se indicó que una semana después del accidente hubo pequeños y leves movimientos, pero que al parecer fueron solamente reflejos.

Ante la indiferencia de los medios masivos de comunicación, la prensa patriótica se ocupa del caso del narconieto


Secuestran 125 kilos de cocaína en La Quiaca

La Brigada de Narcotráfico de la Policía de la Provincia con asiento en La Quiaca  incautó 125 kilos de clorhidrato de cocaína de máxima pureza. Es el secuestro más importante de droga que se haya realizado hasta el momento en el territorio provincial. El estupefaciente incautado en esta oportunidad fue valuado en 1.125.000 pesos, teniendo en cuenta que en la ciudad boliviana de Villazón el kilo de cocaína se cotiza a nueve mil pesos.

Asimismo se pudo saber que personal policial realiza, en el marco de esta causa, diversos allanamientos en San Salvador de Jujuy, sobre los cuales no se pudo lograr información oficial.

Integrantes de la fuerza policial se trasladaron a  un paraje ubicado a cuatro kilómetros de la localidad de Barrios, donde montaron guardia. Luego de varias horas de espera, alrededor de las 21, los agentes escucharon el ruido de algunas motocicletas, lo que fue confirmado con el uso de binoculares comunes, tratándose de tres rodados.

Inmediatamente el personal se camufló en el relieve de la zona, dejando pasar a la motocicleta que hacia de “señuelo” y con una soga que cruzaba ambos lados lograron derribar al segundo conductor, siendo detenido de inmediato, mientras el tercero intentó darse a la fuga, para lo cual intentó embestir con el rodado a un efectivo que logró esquivarlo y tras ello lo derribo.

En tanto, el primer conductor, al ver esta situación, partió raudamente, saliendo una comisión en vehículo a darle alcance. Sin embargo no se detuvo ante los disparos de advertencia; solamente arrojó un bulto y emprendió la huida en sentido norte, es decir a territorio boliviano.

Una vez reducidos los sujetos se efectuó a la requisa de lo transportado en las motocicletas, tratándose de bolsas arpilleras que en su interior tenían paquetes rectangulares que contenían una sustancia sólida prensada.

Inmediatamente los detenidos y los elementos secuestrados fueron llevados al destacamento policial de Barrios, donde en presencia de testigos hábiles se llevaron a cabo las pruebas de campo correspondientes, estableciéndose que los paquetes contenían clorhidrato de cocaína.

Posteriormente los presos y el estupefaciente fueron trasladados a las dependencias de la Brigada de Narcotráfico con asiento en La Quiaca.

La farsa de los "pueblos originarios" y la especulación inmobiliaria

Los indios súbitos

Como en todos los casos de usurpación de tierras, el tema es al menos delicado con lo cual hay que ser muy cuidadosos al momento de emitir juicio alguno. Es muy difusa la línea que divide a quienes reclaman legítimamente sus ancestrales tierras y aquellos que lucran con las urgencias habitacionales de las familias en Salta.

De un lado están las personas cuyos padres y abuelos vivieron desde tiempos inmemoriales en tierras de las cuales no tienen título de propiedad, pero que legítimamente les pertenece.

Del otro, están los que ocupan un terreno -fiscal o privado, poco importa- y quienes les ofrecen un “servicio” para obtener legalmente esa porción de tierra.

Estos últimos utilizan las zonas grises que pueden generar las interpretaciones de las leyes que dispuso el kirchnerismo en su política a favor de los aborígenes, para usurpar terrenos. La que abre las puertas del plexo jurídico es la Ley 26160 que establece que debe suspenderse “la ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras contempladas”, y que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) debe realizar un relevamiento técnico-jurídico de las tierras ocupadas.

Otra de las facilidades son los requisitos con los que tiene que contar el grupo de familias que quieren integrar una determinada comunidad para ser considerada aborigen. El organismo que legaliza a una comunidad aborigen es la Dirección Provincial de Personería Jurídica. Los requisitos son la presentación de una nota, información filiatoria de los miembros, un censo de la comunidad, el detalle del lugar donde habitan, una reseña histórica, un croquis que puede ser hecho con los aparatos de GPS (Sistema de Posicionamiento Global) y las pautas de la organización interna.

Esa carpeta con los requisitos luego pasa al Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (IPPIS) para que sea aprobado en asamblea que, en algunos casos, “casualmente” la integran los mismos caciques que la redactaron.

Está el ejemplo de la comunidad Diaguita Cholonka que obtuvieron la personería jurídica en 2007 luego de la tramitación realizada por la cacica Eusebia Puca, quien a su vez es vocal del IPPIS.


Los puesteros tampoco tienen las cédulas parcelarias a su nombre, pero la Justicia le dio la posesión de esas tierras, hoy objeto de disputas.

Este fue el origen de la violencia y la permanente tensión que se vive a orillas del río Vaqueros, a poquísimos kilómetros de la capital salteña. Al grupo de familias lo convencieron de que son auténticos aborígenes, que esas tierras les pertenecen y que harán lo que sea para conseguirlas.

Del otro lado, los puesteros apelan a cualquier método para que no pasen sus alambrados. Llega la Policía y reprime a todos: okupas y puesteros. Todos son inocentes y culpables. Sin embargo, los terceros son la duda. Los puesteros acusan al Sindicato de Camioneros de integrar la fuerza de choque de los okupas.

En cuanto a la cuestión aborigen, no existe una política provincial respecto del tema tierras debido a que es el IPPIS el que dicta las acciones y además, por alguna razón, no tiene órgano externo que lo controle.

FUENTE 

Genocidios para todos

Estamos asistiendo a un verdadero genocidio de identidad”, dijo en tono muy serio la cacique de la etnia Diaguita Cholonka, Eusebia Puca. Así descalificó los cuestionamientos de la familia Alvarez con quienes mantiene una disputa territorial, luego de que un grupo de cholonkas se asentara en el terreno fiscal donde los Alvarez dicen estar desde hace tres décadas. El terreno está ubicado entre la ruta provincial 28 y el río Vaqueros, al norte de la capital.

Los puesteros dudan del linaje diaguita y Puca asegura que los cholonkas habitaban esas tierras desde antes que lleguen los españoles a América.

FUENTE