La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 7 de febrero de 2012

Cincuenta ñoquis obsecuentes oficiarán de Cheka personal del gobernador Alperovich

El gobernador Alperovich dijo que designó a 50 ex delegados rurales para que recorran la provincia y le transmitan las necesidades de la gente. Jaldo, ministro del Interior, aseguró que las personas contratadas le aportan experiencia a la gestión. Todos perdieron en agosto.

El valor del trabajo territorial y la necesidad de contener a los derrotados. Esas fueron los argumentos que esgrimió ayer el Poder Ejecutivo para justificar la contratación de 50 ex comisionados rurales por parte del Ministerio del Interior.

El Gobierno, a la hora de las contrataciones, no "discriminó"- según palabras del ministro del área, Osvaldo Jaldo- a los comisionados que no fueron votados por sus vecinos. De hecho, una de las ex funcionarias designadas cosechó sólo un voto en agosto. Tampoco se dejó afuera a quienes fueron sancionados con multas y apercibimientos en el Tribunal de Cuentas (TC) por incumplir con sus obligaciones mientras administraban las comunas.

"Los pongo para que recorran la provincia y sean mis ojos en el interior". Esa fue la frase con la que José Alperovich defendió la inclusión de los ex delegados en la gestión. El mandatario resaltó la experiencia de los dirigentes elegidos. "Se decidió volver a nombrarlos porque la experiencia que tienen me permite que, tanto en el este como en el oeste, recorran y verifiquen si faltan remedios en los Caps o si falta pavimento o agua potable", detalló el titular del PE. Inmediatamente después, resaltó que son personas "muy importantes" para que la gestión llegue a todos los rincones de la provincia. "Como gobernador muchas veces no conozco qué es lo que está sucediendo en un Caps del este y necesito saberlo", concluyó.

Machetazo en la cabeza: familias originarias resuelven sus diferencias apelando a sus comportamientos típicos

Una discusión entre integrantes de la comunidad Cholonka por la propiedad de terrenos en la localidad salteña de Lesser derivó en una peleá que terminó con un cuchillazo en la cabeza de un hombre.

Ocurre que los terrenos, ubicados en el kilómetro 16 de la ruta 28, son ocupados por cuatro familias de esa comunidad que se disputan su propiedad. Uno de los grupos intentó que otro de ellos, que lleva cuatro meses asentado, abandonara el lugar.

A las 19.30, la discusión subió de tono y, cuando la Policía de Salta llegó al lugar, se desató una batalla campal entre los vecinos, que fue captada por las cámaras del noticiero local Reporte Final. En medio de la pelea, un joven le clavó un machete en la cabeza a un hombre.



Los discursos oficiales y la realidad cotidiana

Entre las cosas que más me molestan en San Miguel de Tucumán está lo que podríamos llamar "invasión" de mujeres y niñas cargando bebés; hombres y niños totalmente desaseados y de doliente aspecto implorando una limosna "por amor de Dios". Y, por otro lado, otros que han decidido "ganarse" la moneda haciendo piruetas en los semáforos o limpiando a gran velocidad los parabrisas. 

No me molesta que pidan, aclaro. Me molesta porque no debieran hacerlo. Estamos en una ciudad donde los impuestos son actualizados permanentemente y los entes recaudadores son de alta eficiencia, que se aplica para batir récords de recaudación año tras año sin dar respiro a la clase media. Esta recibe los palos de la imparable inflación y abusivos impuestos, sin derecho a queja, pues se supone que todo está justificado con el fin de proveer a una auténtica justicia social. Si se ha llegado a un 3% de desocupación (según los diarios) y además las familias carentes están todas cubiertas con alguno de los numerosos planes en boga, me cuesta entender que estos tristes personajes de la calle sean auténticos.