La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 1 de diciembre de 2012

Nuevo aniversario de la muerte de Cristina Viola: sin justicia aún


El 1 de diciembre de 1974, dejó una huella imborrable de sangre, dolor y muerte en Tucumán. 

El capitán Humberto Viola, sus hijas de 3 y 5 años y su esposa, fueron emboscados a la entrada de la casa de sus padres por un grupo armado del ERP. 

El terrorismo instalado en el país exhibió la cruel, fría y despiadada cara de asesinos sin miramientos a la hora de matar. 

La menor, María Cristina, murió acribillada. María Fernanda, con una herida en la cabeza, fue dada por muerta. Su padre, en un intento por atraer el fuego enemigo, murió a metros del modesto auto familiar. Sólo Maby -embarazada de cinco meses-, escapó de la cobardía donde escasean los calificativos en procura de explicar tamaña atrocidad

A lo largo y ancho de nuestra nación, se sucedieron hechos de tal naturaleza que aguardan justicia y castigo a los culpables. Escudados en la manipulación de las leyes que les sirven de guarida, son y serán asesinos. Libres, más viejos, pero asesinos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.