La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 21 de diciembre de 2012

El delito de ser de sexo masculino: sin pruebas concretas juzgarán en Salta a un hombre por femicidio

El Juez de Instrucción Formal de Quinta Nominación de la ciudad de Salta, señor Pablo Arancibia, ha ordenado el procesamiento y el ingreso en prisión preventiva del ciudadano Alejandro Ermojenes Palacios, a quien el magistrado atribuye ser autor responsable del delito de homicidio simple en perjuicio de Isabel 'Fani' Escalante, la mujer cuyos restos óseos fueron hallados en un descampado de Cafayate el pasado mes de abril. 

Según la investigación judicial, el asesinato de Escalante se habría producido el 14 de enero, fecha en que fue registrada la última actividad del teléfono celular de la víctima, que era oriunda de la ciudad de Santa María, Provincia de Catamarca.

Un comunicado oficial del portavoz de prensa del Poder Judicial salteño reconoce que en el caso no existe prueba directa ni testigos presenciales del hecho, por lo que el magistrado Arancibia debió echar mano de «indicios concordantes» y «recolección de prueba indirecta», para atribuir la responsabilidad criminal al ahora procesado.

Declaraciones de testigos atribuyen al procesado Palacios una frase para la historia: “cuando la mujer hincha mucho las pelotas hay que cagarla matando”.

Sin embargo, como para que nadie crea que en Salta los jueces procesan y envían a prisión a las personas por las frases desafortunadas que pronuncian, sino por sus acciones concretas, el mismo magistrado se ha apresurado a considerar como «fundada» la participación delictiva del procesado en los hechos, en base a los siguientes «hechos concretos»:

1) La posibilidad de participación; 2) el «vínculo lesivo» (sabe Dios lo que sea eso); 3) la violencia instalada en el vínculo; 3) la motivación no económica, ni sexual del hecho; 4) la no intervención de terceros; 5) la exclusión de motivos en otras relaciones interpersonales; 6) el comportamiento posterior al hecho (se entiende que del procesado, no de la interfecta); 7) el predominio físico sobre la víctima; 8) el patrón de violencia; 9) la fuerza en el cuello; 10) el alejamiento; 11) la anticipación o anuncio de la muerte, y 12) la estructura psicológica (¿de quién? No se sabe).

Los testigos que depusieron en el sumario afirmaron también que Palacios actuaba «en ocasiones» atacando el cuello de la víctima. Algunos señalan que intentó matarla o que «la estrangulaba».

Concluyente, como de costumbre, Arancibia señala en su auto de procesamiento que, «como corolario de cuantiosos antecedentes de violencia de género» (sic) Palacios habría (condicional por delante) causado la muerte de Escalante en un momento de una posible discusión. El juez «supone» que el hecho podría haberse producido en San Carlos y que el cuerpo ya sin vida de Escalante fue trasladado hasta el sitio donde fue hallado tres meses después. El comunicado oficial señala también que uno de los testigos aseveró que Palacios alquiló un auto en el «período de muerte» (sic) de Escalante.

“No puede escapar a un exhaustivo y consciente análisis del caso el contexto en que los hechos objeto del presente proceso se desarrollaron y, que resultan claros reveladores de violencia ejercida contra la mujer”, finaliza la resolución del juez Arancibia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.