La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 1 de diciembre de 2012

Bautizarán una escuela de La Quiaca con el nombre del cura marxista Jesús Olmedo

Siempre es bueno los reconocimientos se hagan cuando el homenajeado pueda estar presente y disfrutar de un momento único.

El padre Jesús Olmedo es un sacerdote andaluz que ejerce su prédica desde 1971 en la Puna jujeña especialmente en La Quiaca; siempre trabajó codo a codo con su comunidad para “hacer el paraíso en la tierra”.

Movilizaciones, ayunos, marchas, cortes de ruta, crucifixiones nada le fue ajeno, y todas las herramientas sirvieron para luchar y defender los derechos de su gente en la búsqueda de ese paraíso perdido.

Cura tercermundista, que predica un evangelio ligado a la iglesia de los pobres nacida del Concilio Vaticano Segundo hacia fines de los 60, siempre planteó que la iglesia debe ofrecer una función, basada en la igualdad y solidaridad entre todos los pueblos de la tierra.

Años de labor tendrán su justa recompensa porque los miles de vecinos que habitan en las viviendas ubicadas a la vera de la ruta provincial 5 decidieron la escuela del lugar lleve su nombre, a principios de año dio inicio la construcción del establecimiento que hasta ahora solo tiene un número 463.

Tras varias reuniones donde también se propusieron otros nombres como “28 de Febrero” en alusión a la fecha fundacional de La Quiaca, “Batalla de Cangrejos” y “Congreso de la Nación” prevaleció el nombre del cura párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, por amplia mayoría.

No es para menos desde que hubo la iniciativa de crear la nueva institución por la ex ministra de Educación, Liliana Domínguez, allá por el 2.010, Olmedo siempre colaboró con todo lo que este a su alcance,- hasta cedió el edificio donde actualmente los chicos pasan clases-, para que de una vez por todas ese populoso sector barrial ubicado a 5 kilómetros del ejido urbano tuviera su propia escuela.

Sin dudas es un reconocimiento al trabajo por mucho tiempo de un solo hombre, todo lo que hizo fue justamente para llegar a los sectores más desposeídos, su vocación social se demuestra en las actividades que realiza a diario, ayudando a familias de escasos recursos y estando en constante alerta sobre las necesidades de la población.

Como el padre mismo relató, “llegué a Buenos Aires justo en octubre del 71, recién ordenado de sacerdote, sabía que venía a la Puna, de ser misionero y evangelizar, más bien fui evangelizado, encontré una zona muy pobre con mucha marginación, la América o la Argentina profunda, la zona kolla, marginada, despreciada, olvidada, arrinconada, incluso por el mismo país donde estas razas han vivido”.

La Escuela 463 tendrá su gran inauguración el año próximo, es allí cuando le será impuesto el nombre de “Jesús Olmedo”, mientras el salón de actos se llamara “Congreso de la Nación”. Una gran iniciativa por parte de la directora Sara Aranda y los vecinos del lugar que democráticamente adoptaron esa decisión, quizás es el último ídolo del pueblo quiaqueño, Jesús evidenció en innumerables oportunidades adora a toda la Puna, siente lo mismo que sus habitantes y está compenetrado con lo que ocurre en La Quiaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.