La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 2 de noviembre de 2012

Se impuso el voto imberbe: ¿estrategia para justificar un fraude futuro?

Andrés Larroque: paradigma del patoterismo político en el Congreso de la Nación

Diputados sancionó el voto a los 16 años en una sesión que duró once horas, tuvo intervenciones de la mayoría de los legisladores pero terminó en un escándalo por el discurso de Andrés “Cuervo” Larroque, uno de los líderes de La Cámpora, quien distribuyó agresiones a cada fuerza opositora y consiguió que se fueran.

Sin embargo, ello no impidió que el kirchnerismo mantuviera el quórum para sancionar la ley con 130 votos a favor, y solo dos en contra, y una abstención en medio del clima de tensión generado tras la retirada opositora.

Pese a que en algún momento la oposición especulaba con dejar sin quórum al oficialismo, lo cierto es que los diputados más fieles al partido de Gobierno permanecieron en sus bancas: Nuevo Encuentro, Frente Cívico por Santiago, PJ La Pampa y el interbloque Unión Federal de Provincias.

Como en el debate sobre la estatización de YPF, Larroque ignoró que parte de la oposición iba a acompañar la iniciativa y atacó crudamente a cada bloque.

Esta vez fue tan bruto que casi deja a la sesión sin quórum: la votación terminó con 131 votos a favor y 2 en contra, o sea, a cuatro diputados de caerse.


“Lo que hizo fue una irresponsabilidad y una estupidez”, le dijo Felipe Solá, quien se quedó en su banca y permitió así que la sesión continuara.

Sin buscarlo, Larroque le sacó un problema de encima a una oposición que no definía que rumbo tomar. El radicalismo estaba dividido entre quienes apoyaban y quienes no, el FAP se abstenía a excepción de Unión Popular, que votaba a favor; y el PRO y el peronismo federal se oponían sin fisuras.

Pero “el Cuevo” les ahorró esa decisión. “El bloque radical no puede manejar ni una calesita”, comenzó su alocución y las respuestas de la oposición. Después siguió con Macri "al cual no le interesa la política ni la gente y desprecia al pueblo de la ciudad de Buenos Aires", lo definió.

“Yo me pregunto si van a una villa, a un barrio. Si hablan con alguien, o si solo van a la televisión”, continuó y se ganó los aplausos de los jóvenes que copaban los tres pisos de palcos del recinto.

“Escuchamos a un diputado socialista decir que no quiere más muertos. Que bueno porque hasta hace unos días tenían al frente de la policía al jefe de una banda de narcotraficantes", ironizó. "He leído sobre el socialismo utópico, he leído sobre socialismo científico, pero nunca he escuchado hablar de narco-socialismo”, remató “El Cuervo”, ya a los gritos por la cantidad de insultos que recibía de la oposición. Los radicales eran los más enfuercidos y hasta amagaban con acerarse a su banca.
 
Larroque culminó sus diez minutos levantando la tapa de Clarín y refiriéndose a la definición de mercado electoral que le dio al millón de votantes que incorpora la ley.
 
“Ustedes son esclavos de las coroporaciones”, le gritaba a una oposición que ya no tenía diputados sentados.

El más sacado fue el socialista Juan Carlos Zabalza, quien caminó apresurado desde el fondo del recinto hasta el estrado y lo golpeó con su carpeta, a centímetros del rostro de Julián Domínguez, quien pedía a gritos silencio.

“Es un pendejo importante. Es un diputado que no tiene historia y su falta de experiencia le hace cometer estas torpezas”, definió a Larroque el duhaldista Carlos Brown.

“Es un provocador profesional, este diputado Larroque, que de derechos humanos debe conocer lo mismo que un orangután”, lo definió Ricardo Gil Lavedra, jefe del bloque radical. Y agregó: "Es increíble, porque había consenso. Ese tipo es un genio, tiene futuro político. ¡Un pelotudo!". “Es un fachista”, lo calificó Alfonsín.

“Es intolerable seguir aceptando este nivel de agresión. Con esta actitud, que no cuenten con nosotros para nada”, se quejó Stolbizer, otra de las que se fustigó al “Cuervo” hablaba.

Elisa Carrió presentó un despacho en minoría en contra y lo defendió con énfasis al indicar que se trata de "demagogia con los jóvenes" y dijo que "los adolescentes tienen que resolver cuestiones importantísimas, como su vida sentimental, qué van estudiar o de qué van a trabajar", como para que también ser responsables "de este tipo de decisiones políticas”.

"¿A qué tiempo queremos hacerlos responsables de lo que nosotros hacemos? ¡Que disparate hacerlos responsables a nuestros hijos de 16 años! ¿Qué van a ofrecer a cambio del votos?: ¿dinero, acaso droga?", se preguntó Carrió.

Hablaron casi todos los diputados y entre ellos los jóvenes. “Hay una falta de respeto a los pibes que militan a lo largo y ancho de todos el país", se quejó la camporista mendocina Anabel Fernández Sagasti.

FUENTE

Salta en el Congreso Nacional: entre la ignominiosa obsecuencia y la dignidad

 
Los oficialistas Pablo Kosiner, José Vilariño, Fernando Yarade y Walter Wayar, votaron a favor y Cristina Fiore no estuvo en el recinto por un viaje a Estados Unidos.

Por su parte Bernardo Biella dijo: si no acompañe el proyecto que ya fue aprobado, fue por que toman a esta franja de jóvenes como votantes y no como ciudadanos, a pesar de que el bloque de la UCR había presentado un proyecto superador al que si apoyaba. Los chicos de entre 16 y 18 años, tienen que amar la patria y nosotros debemos buscar todo lo que este a nuestro alcance para que se acerquen a sufragar comprometidos con Argentina, no por manejos del oficialismo”.
 
Luego agregó: “trabajamos sin descanso por la juventud salteña, ellos mismos entienden que esto es solo una estrategia para sumar votantes y no porque tengan verdadero interés en acercarlos a la política. Es por eso que no puedo permitir que agravien lo que mi propia provincia me pidió que NO acompañe”.
 
“Lamentablemente, el proyecto aprobado solo permite que esta franja de más de 1,4 millones de adolescentes, sumen un porcentaje al padrón electoral. Lo que tendríamos que haber buscado es que estos chicos, tengan contención en sus adicciones, conozcan la Constitución, puedan estudiar, etc” afirmó.
 
Alfredo Olmedo, Diputado Nacional por el bloque “Salta Somos Todos”, se mostró en contra del proyecto que habilita el voto optativo para jóvenes de entre 16 y 18 años, al decir que como consecuencia puede generar “una pérdida de autoridad” de los padres en sus casas, según informó Télam.
 
Además el legislador Alfredo Olmedo aseguró que “la mayoría de los jóvenes está en contra del voto”, y por ello optó por quedarse en el recinto mientras sus colegas de la oposición se retiraban y darle su voto en contra al proyecto debatido.

FUENTE, FUENTE y FUENTE

1 comentario:

  1. Lo que hizo este cocaínomano es más o menos lo que Laclau predica: una política de confrontación y sin consensos. Toda la mafia partidocrática -salvo honrosas excepciones- iba a votar a favor de esta paparruchada del voto imberbe, y Larroque los enfrentó violentamente. No había necesidad. El tipo alienta la división "nosotros" y "ellos". Si esa es su estrategia no creo que lleguen muy lejos, ya que ellos no son más que un puñado (y si hoy ostentan el poder es porque la gran mayoría decide no actuar).

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.