La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 7 de octubre de 2012

Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya, Santa Patrona de la Provincia de Jujuy


Honrar a la Virgen de Río Blanco es honrar a Jujuy, así lo manifestó el entonces gobernador Horacio Carrillo en 1920 además de señalar: "está conectada con nuestro pasado de rebeldía india y de resistencia hispana con la implantación de la fe cristiana en nuestra tierra, con la obra de nuestra civilización y con la defensa de nuestra libertad".
 
Monseñor José de la Iglesia, un benemérito sacerdote que sembró la fe católica en Jujuy por espacio de 40 años, en un trabajo histórico manifestó: "el principal móvil que impulsó a los reyes de España fue rescatar, cristianizando las sociedades sumergidas en la barbarie, protegerlas y hacerlas partícipe de los beneficios de la civilización. En Jujuy, la conquista se hacía sumamente difícil por la diversidad de tribus salvajes que habitaban sus valles y montañas. Cuando no luchaban entre sí, se confederaban para imponer su dominio oponiéndose a la marcha civilizadora impidiendo el tráfico con el Perú y destruyendo las poblaciones que se iban formando".
 
Refiriéndose a la Virgen de Rosario de Paypaya sostuvo que ella contribuyó eficazmente a "pacificar aquellas tribus indómitas. Fue la misionera, redentora, libertadora y defensora de estos pueblos, valiéndose los misioneros de su imagen para la conquista pacífica, ya que ante su divina presencia aquellos salvajes caían rendidos como por un impulso sobrenatural. Los sacerdotes consiguieron mucho más con su mediación que los conquistadores con su espada".
 
El culto jujeño a María bajo la advocación del Rosario de Río Blanco tiene una antigüedad de cuatro siglos. El Cardenal Tardini tuvo palabras como éstas: "los cristianos jujeños manifiestan una devoción singular a la Virgen originada en su antigüedad, en su permanencia y en su universalidad".
 
En 1967 se publicó un trabajo de Monseñor Vergara en el que manifestaba: "la devoción a la Virgen de Río Blanco es la más amplia y honda del pueblo jujeño desde sus orígenes, prueba de ello es el patronazgo sobre la antigua capilla de Río Blanco, sobre el Fuerte de El Pongo en el año 1683 y el de Ledesma, sobre la parroquia de Abra Pampa, los templos de Tilcara, Yavi y Monterrico, del lote Barro Negro y las fiestas que en su homenaje se cumplieron en 1704 reiteradas en forma ininterrumpida hasta el presente."
 
La primitiva Capilla de Río Blanco habría existido desde 1698 y en ella se celebraban las fiestas en el mes de octubre de 1833 cuando se terminó su construcción después de su destrucción ocurrida por un fuerte temblor. Su ampliación fue dispuesta por el gobernador Pedro José del Portal en 1862.

El 2 de mayo de 1898 don Pedro Molouny sostuvo que eran dos las imágenes que existían "la que se encuentra en el Santuario de Río Blanco y la que está en el templo de San Salvador".
Esta simultaneidad motivó a que el Obispo ordenara levantar en el año citado una información que permitiera conocer cuál de las dos era la primitiva.
 
Recién en 1915 se aclaró la duda cuando desde la sede apostólica de Roma se ordenó la coronación de la imagen pequeña. El 6 de julio de 1918, el Maestro General de la Orden de Predicadores, Fray Luis Thelisling dio a conocer el rescripto del Reverendísimo Superior General de la Orden de Predicadores del Patriarca Santo Domingo. (Aclaremos que Rescripto es la respuesta del Papa escrita a continuación de preces con que se le pide alguna gracia, privilegio o dispensa).
 
En ese Rescripto dirigido a la Piadosa Asociación de Nuestra Señora del Río Blanco se decía: "en vista de que la Santa Sede Apostólica decretó se corone solemnemente la portentosa imagen de Nuestra Señora del Rosario de Río Blanco y Paypaya de Jujuy para estimular más la devoción que de tiempos inmemoriales se viene tributando a la venerada Efigie, a los fieles inscriptos y que se agreguen a la Asociación de Nuestra Señora del Rosario de Río Blanco, en esta República Argentina, en la que de Nos depende, como General de la Orden de Nuestro Padre Santo Domingo y dadas las facultades especiales que nos ha conferido el Reverendo Vicario Foráneo de Jujuy, Presbítero José de la Iglesia, con el consentimiento del Reverendísimo Obispo de la Diócesis de Salta y Jujuy, Monseñor José Gregorio Romero que, en la iglesia del Santísimo Salvador Matriz de Jujuy que actualmente en la Iglesia Matriz con el nombre de Asociación, lo que por el presente regularizamos".
 
A partir de la autorización de la Santa Sede para la coronación de la imagen su título oficial es  Nuestra Señora del Rosario Bajo la Advocación de Paypaya y Río Blanco.

En la publicación "Iglesia", órgano oficial del Obispado de Jujuy, número 43, del mes de octubre de 1980 se explica que "la imagen sobre la que en un primer momento nos habla la leyenda y después fundamenta la historia, es ciertamente de la Virgen María bajo la advocación del Rosario. Así aparece en una partida de defunción de 1698, así la denomina Monseñor Padilla en 1898 y en el mismo año los señores Cosme Orías, José Manuel Carrillo y Pedro Molouny, por ello, la solemnidad mariana de Río Blanco se celebra el 7 de octubre, día festivo de Nuestra Señora del Rosario, podemos añadir con la fuerza, poca o mucha, de una leyenda que don Pedro Ortiz de Zárate habría obsequiado a los Paypayas una imagen de la Virgen del Rosario."
 
¿Y por qué se le añadió de Paypaya, como está registrada en un libro de la Parroquia del Santísimo Salvador? Porque a pesar de que esta imagen no haya estado de modo permanente en la capilla de los Paypayas, sin embargo fue venerada de un modo especial por estos indios. Nos lo demuestra la célebre campana del año 1696 que se conserva en el templo de la Iglesia Matriz. Por algo, en el año 1980 se le impuso el título de Virgen de Paypaya al cementerio de Palpalá, ya que los autores del decreto conocían bien la raigambre de la devoción mariana en su ciudad. Por último, se la añadió de Río Blanco por el nombre de la localidad en cuyo templo se la veneró y venera, como ostenta un documento del 7 de diciembre de 1716 y tal como dicen tanto Monseñor Padilla como Monseñor Vergara.
 
Monseñor José Miguel Medina, siendo Obispo de Jujuy, se refirió a las distintas leyendas que ha consagrado la tradición histórica señalando como una de ellas a la que dice que la Virgen de Río Blanco se habría aparecido en un copioso pacará llevando un bastón con el que ordenara a los indios su retirada, quienes, ya presos, al ver la imagen de la Virgen habrían afirmado que era la Señora que les había prohibido seguir adelante.
 
Así lo sostiene la dama jujeña Josefa Eguren de Blas en una publicación de fecha 4 de mayo de 1898. La otra leyenda refiere que a los indios Tobas que asolaban a las Paypayas y amenazaban a San Salvador de Jujuy, la imagen se les apareció en actitud de rechazo y que la ciudad se habría salvado de una de las devastadoras invasiones de indios guaraníes por lo que se llegó a llamarla Salvadora de Jujuy.
 
Con respecto a la tradición oral que afirma que Belgrano ordenó una solemne fiesta de honor a la Virgen y la habría nombrado Generala del Ejército Patriota donándole un bastón con puño de oro, se supone que el acto de juramento a la Bandera realizado el 25 de mayo
de 1812 se efectuó bajo la mirada de la imagen.
 
Otra de las versiones que consigna la tradición indica que el general Martín Miguel de Güemes no atravesaba la provincia de Jujuy sin postrarse ante lo que se conocía como la Protectora del Norte.

1 comentario:

  1. Gracias por subir esta nota del maestro Ceballos.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.