La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 4 de octubre de 2012

Omar Acha visita Tucumán para esputar su violencia hermenéutica y vender mitromarxismo a los incautos

"La idea de una revisión de la historia tiene mala prensa. Y sin embargo, para pensar críticamente la historia y para edificar una historiografía crítica no veo otra alternativa que emprender la proyección de un revisionismo histórico de izquierda". Así lo señala el historiador y ensayista Omar Acha, quien presentará su libro "Un revisionismo histórico de izquierda y otros ensayos de política intelectual", hoy a las 19.30 en el MUNT (San Martín 1545).

Acha es historiador y ensayista. Hizo su doctorado en la Universidad de Buenos Aires y en la École des Hautes Études en Sciences Sociales, es investigador del Conicet y docente en el Departamento de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras. Ha publicado los libros "El sexo de la historia" (2000), "La trama profunda" (2005), "La nación futura" (2006), "Freud y el problema de la historia" (2007) y "Los muchachos peronistas" (2011), entre otros.

"Es insuficiente con debatir estrategias políticas. Es preciso pensar los baluartes conceptuales que sostienen dichas estrategias, y hacerlo requiere una formación histórica", enfatizó Acha.


El viernes 5 de octubre el profesor Omar Acha de la UBA dictará la conferencia “Neo - revisionismo vs Academia. ¿Una visión superadora?”  en el Anfiteatro Prebisch de la Facultad de Filosofía y Letras.

2 comentarios:

  1. Ahora no sé si ir a verlo a Acha vomitar sus tergiversaciones o ir a escucharlo a Sosa Padilla hablar sobre el maestro Aybar en el Rougés.

    ResponderEliminar
  2. Lo fui a ver a Acha a Filosofía y Letras porque no pude ir al MUNT.
    El tipo habló de la polémica neo-revisionismo vs Academia, diciendo que la Academia rechaza por acientífico el neorevisionismo, lo cual es en realidad una manera de no querer entrar seriamente en política. Dijo que se supera el tema incorporando la política neorevisionista a la discusión científica.
    Habló del revisionismo de los 30 y de los 60 como un revisionismo de ofensiva que proponía alternativas políticas, mientras que el revisionismo de ahora sólo defiende el status quo pues fue parido por el oficialismo.
    Dijo que el revisionismo viejo tuvo el mérito de plantear discusiones que el neorevisionismo sólo retoma. O sea que el neorevisionismo, tal cual y como es ahora, es estéril. De allí fue que propuso tomar la discusión "ciudadanía vs pluralismo" de Devoto y "revisarla" a la luz de su propuesta científico-política (que no es más que una reformulación de su marxismo).
    Finalizó sosteniendo que es necesario rever también la estética de la historiografía, rescatando a Pigna como un buen prosista y proponiendo la crónica en lugar de la novela realista como modelo narrativo para el historiador.
    Parecía un zurdo honesto. En un momento dijo que los DDHH son una axiomática argentina que habría que superar en lugar de considerarla como una vaca sagrada intocable, pues esta doctrina proviene de la burguesía liberal y bloquea el acceso hacia el verdadero socialismo.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.