La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 1 de octubre de 2012

La explosión de los bancos de Plaza Independencia: se refuerza la hipótesis del atentado


Una mujer alta, acompañada por un hombre, se agacha y extiende su mano hasta llegar debajo del banco de la plaza. Se levanta rápidamente, mira alrededor, y se retira del lugar. Minutos después llegan la explosión, los destrozos, el humo, los gritos y la desesperación de un grupo de personas que se encontraba cerca del anfiteatro de la Plaza Independencia. Muy cerca de allí volaron ocho bancos de cemento por la detonación. Todo quedó grabado. Y esas imágenes se convirtieron en el testimonio más relevante para la investigación del siniestro ocurrido el viernes en el paseo público más importante de los tucumanos.

Hay muchos interrogantes. Y pocas respuestas. Por eso, la fiscala María de las Mercedes Carrizo ordenó el sábado a la tarde que se realizara una inspección en el lugar del hecho. El objetivo: recolectar indicios que puedan aclarar esta explosión, que le causó lesiones a un joven de 14 años.
"Lo que pasó es alarmante; si no estamos protegidos a 30 metros de la Casa de Gobierno, ¿dónde nos vamos a sentir seguros?", remarcó Isabel Rojas, una vecina que se había llegado hasta la plaza para ver el encuentro de bandas que se desarrolla desde el viernes en el paseo público. "Es algo sospechoso, no parece ser producto de una travesura estudiantil, como se dijo", remarcó Juan Vargas, un ingeniero químico que se acercó al lugar para sacar sus propias conclusiones. "Habría que ver si no es un escape de gas", apuntó.

Además de las grabaciones, la Justicia cuenta con el testimonio de personas que presenciaron el estallido. Casi todos los entrevistados dijeron haber sentido antes de la explosión un fuerte olor al gas que suele usar la Policía.

Durante casi dos horas, los investigadores requisaron el lugar del siniestro, en la esquina noreste de la Plaza. Tomaron fotos y recogieron los pedacitos de decenas de bancos destruidos. También se llevaron la basura acumulada debajo de los asientos, que estaban ubicados uno al lado de otro.

Carrizo ordenó que todo el material recolectado sea analizado por peritos para determinar con exactitud si hay presencia o no de otro elemento explosivo, más allá del gas butano que contenían los aerosoles. Asimismo, solicitó que las imágenes tomadas por las cámaras de la Policía sean analizadas por expertos. Confía en que se pueda establecer con más exactitud los rostros de los sospechosos y si se colocó o no debajo del banco un elemento explosivo. De probarse este procedimiento la hipótesis del atentado empezaría a cobrar más fuerza. Por ahora, hay que esperar.


"No creo que el gas butano tenga propiedades como para hacer explotar esos ocho bancos de hormigón de la Plaza Independencia". La sentencia pertenece a Iván Orlando, quien fue docente de la cátedra de Manejo de Sustancias Peligrosas de la Universidad Tecnológica de Tucumán (UTN). Asimismo, el experto en explosivos participó de las pericias por el atentado a la AMIA.

Orlando aclaró que el gas butano es un gas de altas calorías y que, por ese motivo, suele venir envasado. "Es altamente inflamable y tiene un notable poder de destrucción, pero no me parece que pueda hacer volar tantos bancos. Habría que analizar bien el lugar del hecho, ver las grietas. A simple vista, por los destrozos que se ven, pienso que el suceso fue intencional", señaló el especialista.

"¿Qué podría podría haber ocasionado un daño así?", se le consultó. "Podría ser una dinamita", opinó. Este explosivo nitrogenado, según dijo, no suele dejar restos a simple vista, como sí lo hace la pólvora, que deja una mancha negra. "Pólvora, evidentemente, no se usó, porque este elemento suele arder y aquí no ardió nada", indicó.

Según explicó, lo que sí deja una dinamita es un hueco en el lugar donde fue colocada. "Se puede saber fácilmente si se usó este explosivo haciendo un análisis de los restos de los bancos", sugirió.

Orlando sostuvo que, de acuerdo a la información que leyó sobre el estallido ocurrido el viernes al mediodía, se trataría de un experimento casero. "Esto no lo hizo gente experta en el tema. Hoy en día los explosivos están al alcance de cualquiera. Los elementos se compran en muchos lugares y para aprender a armarlos basta con entrar a internet. Allí están las instrucciones para hacer hasta una bomba atómica", resaltó el especialista, quien se encargó de tirar abajo con dinamitas muchas chimeneas de viejos ingenios. "Me da la impresión que no se trató de una travesura ni de algo accidental. Habría que hacer pericias sobre el material que quedó en el lugar para saber exactamente qué lo provocó", concluyó.

3 comentarios:

  1. Son jubilados que estaban ensayando para atentar contra Alperovich.

    ResponderEliminar
  2. Esto es un atentado. De eso no caben dudas.

    Descartada la hipótesis de que vándalos lo hicieron, ¿quien podría hacer una cosa así? Por las características (atentar en un espacio público donde hay gente de a pie y no funcionarios) se deduce que los que pensaron esto son muy miserables. Querían hacer daño al voleo. ¿Para qué? Puede ser para figurar o advertir ("hicimos eso, la próxima vamos contra otro"), para hacerle una cama al ministro de seguridad, para instalar que alguien quiere destruir Tucumán y para ello es necesaria la implementación de la ley marcial. Son varias las posbilidades.

    ResponderEliminar
  3. y q paso con esto al final?

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.