La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 19 de octubre de 2012

Los dedehachehachistas espectaculizan su circo de la venganza desolados por la completa indiferencia de la sociedad

Proponen que Evo Morales declare contra Ledesma

En la audiencia Nº 24 del primer juicio por delitos de lesa humanidad que tuvo lugar el viernes último, el Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy tomó declaración al histórico dirigente Hugo Condorí, único sobreviviente de la conducción de la Obra Social del Sindicato de Obreros del Azúcar de Ledesma. Ese órgano sindical convocó a míticas figuras, detenidas desaparecidas durante la dictadura, entre ellas a Jorge Osvaldo Weisz, Vicepresidente de la entidad y al Dr. Luis Aredez que se desempeñó como asesor de esa obra social. El testigo declaró alrededor de cuatro horas.

El testigo Condorí, actualmente titular de APYME Jujuy y Presidente del Partido Solidario de Jujuy, conduce la Asociación Jujeña de ex Presos por Razones Políticas y es un destacado militante de la causa de derechos humanos en la provincia, en una parte de su testimonio, mientras relataba la complicidad del Estado y el Ingenio Ledesma y cómo este sometía a las familias, tanto a grandes como a niños, sugirió al TOF que se cite a declarar al actual Presidente de Bolivia, Evo Morales, quien de niño conoció las extremas condiciones de trabajo y de vida en el ingenio. Su padre había sido zafrero en Ledesma.

El extenso relato de Hugo Condorí, conocido como “El Coya”, fue seguido por una sala colmada de público, entre la que se destacó la presencia del diputado nacional del Frente Nuevo Encuentro Juan Carlos Junio, el dirigente nacional de APYME, Juan José Sisca, Inés Peña de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos de Jujuy, Eva Arroyo de HIJOS y diversos referentes de organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos. También se encontraban presentes la esposa, hija y nietos de Condorí, quienes sufrieron el impacto de las múltiples amenazas que recibió el dirigente y por las cuales se encuentra bajo protección especial. Cabe recordar que Cristina, hija de Condorí también fue atacada en Libertador donde recibió amenazas que estuvieron directamente vinculadas por el rol del padre en los juicios por delitos de lesa humanidad.

Junto al Fiscal del TOF Francisco Snopek y el Fiscal ad hoc Pablo Pelazzo se encontraba el titular de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de las causas por delitos de lesa humanidad, Jorge Auat.

Por la querella estuvieron presentes los abogados Ariel Ruarte, Paula Alvarez Carrera, María José Castillo, Juan Manuel Sivila y Martín Patiño; mientras que por la defensa de los imputados se encontraban Ricardo Vitellini, Matías Gutiérrez Perea, Carlos Shaeffer y Carlos Rodríguez Vega.

 Al inicio de su testimonio Hugo Condorí señaló la complicidad del Estado y las empresas consideradas de “interés nacional”, entre las que se encontraba Ledesma y relató una serie de injusticias cometidas por la empresa y contra las que se reveló la militancia sindical que lideró en los 70. La lucha por la libertad y la dignidad fue el eje que trató de desarticular el terrorismo de estado.

El testigo que declaró este 12 de octubre, Día de la Diversidad Cultural, rindió un homenaje a los pueblos originarios explotados por Ledesma. A propósito recordó que la mayor parte de los obreros de campo de la empresa pertenecían a esos pueblos y eran sometidos a situaciones de terrible explotación “Los salarios por disposición del Estatuto del Peón Rural y un convenio colectivo, consistían en una suma de dinero por tonelada de caña que cosechaban, el 30% era para el peón y el resto era para la empresa”. Agregó que si bien tanto el Estatuto del Peón y la Ley 1814, preveían viviendas para los trabajadores, esto no se cumplía. En cambio, la empresa mantenía a las familias de trabajadores hacinadas en pabellones de 5 X 3 metros. Allí dormían en el piso y sin  servicios sanitarios suficientes.

Otras injusticias que cometía la empresa –describió- eran las trampas en el control de peso de la cosecha que se resolvía siempre en detrimento de los zafreros. “Cada trabajador cargaba una zorra con 10 toneladas de caña, pero el ingenio recién pesaba lo cargado cuando llegaba y hasta ese momento llegaba mucho menos, entonces se le pagaba por eso y no por lo que realmente había cargado” recordó el “Coya” y señaló también que en los cañaverales –entre las múltiples injusticias-  se registraba también explotación laboral infantil de los hijos de los zafreros.

“El obrero no tenía alternativa de control de lo que cosechaba entonces se producían muchos abusos, no se reconocía lo que se pesaba. Nosotros, con los compañeros Jorge Weisz, Carlos Patrignani y Luis Aredez pedíamos un cambio en esa modalidad con vásculas, para que el obrero pese primero y se le pague por lo que cosechaba realmente. Esto al ingenio le molestaba y por eso estos compañeros eran “terroristas” y hoy están desaparecidos”.

FUENTE

Por la memoria del ERP: piden la captura de varios héroes de guerra

La Fiscalía de la megacausa por el “Operativo Independencia”, que investiga 269 desapariciones cometidas en Tucumán durante los años 1975 y 1976, pidió la captura de la ex presidenta María Estela Martínez de Perón (Isabel), pero la medida fue denegada por el juez federal número uno de Tucumán, Daniel Raúl Bejas.
 
El magistrado ordenó en cambio la captura de 35 imputados, de las cuales se ya concretó, entre otras, las del ex gobernador militar de las Islas Malvinas, en 1982, el ex general Mario Benjamín Menéndez. Las detenciones fueron concretadas por la Policía de Seguridad Aeropuertaria y varios de los imputados están alojados en la alcaidía del Palacio de Justicia, a la espera de ser trasladados, en las próximas horas, a San Miguel de Tucumán.
 
El juez también ordenó la prisión preventiva de los ya condenados y detenidos Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez.
 
El “Operativo Independencia” se concretó en su mayor parte bajo el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, con tropas del ejército, la gendarmería, las policías local y federal y la aeronáutica, colocadas bajo el mando de los ya fallecidos generales Acdel Vilas y Antonio Domingo Bussi, para combatir a la “Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez” del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), establecida en las serranías de Monteros.


Los militares que actuaron en la guerra antisubversiva contra el ERP en la selva tucumana, comienzan a ser perseguidos y detenidos judicialmente. Esto sucede no obstante que el Operativo Independencia que determinó esas acciones, fue ordenado por el gobierno constitucional de Isabel Martínez de Perón, que había asumido la presidencia de la República en su carácter de vicepresidente de Juan Domingo Perón, su marido muerto en el ejercicio del cargo.

Tanto el Ejército como las restantes Fuerzas militares y de Seguridad, enviaron a Tucumán observadores para adquirir más experiencia sobre las intimidades que caracterizaban una forma de lucha relativamente novedosa y cruel desplegada por un oponente que no establecía frentes fijos para desarrollar el combate. Más aún, la Escuela de Guerra enviaron a sus alumnos al terreno e incluso cadetes testimoniaron con su presencia la gravedad de los momentos que vivía el país. En nuestro caso, el factor decididamente internacional estuvo determinado por el respaldo técnico, ideológico y financiero aportado por Cuba y el entusiasmo del agónico Fidel Castro quien públicamente se identificó con la organizada insurgencia regional y particularmente con los hechos que se desarrollaban en la Argentina.

Todo esto permite preguntarnos cual será el criterio que fijarán ahora los responsables políticos del cristinismo para establecer pautas igualitarias en el extraordinario tratamiento de este problema. ¿Cómo se tratará a todos los que intervinieron en la guerra para enfrentar a los guerrilleros? ¿Se los convocará uno a uno para detenerlos y llevarlos a juicio…? ¿Bajo que acusación? ¿Serán tenidos como prófugos quienes no concurran…? ¿Qué sucederá con los que se establecieron en el exterior? ¿Y con los extranjeros que aportaron sus conocimientos, sugerencias y formas de acción…? Preguntas válidas que forzosamente se convierten en complejas y que, al menos, demuestran una interesante vocación por vivir en el pasado y complicar el actual escenario en términos inimaginables.

El pedido de captura de la señora de Perón, quien en su momento no sólo abandonó legalmente el país sino que recibió por parte de la presidencia de Raúl Alfonsín un resarcimiento de nueve millones de dólares, determinaría también medidas similares contra los ministros que firmaron el decreto correspondiente -entre ellos Antonio Cafiero y Carlos Ruckauf- pero lo más insólito es que este paso político debería extenderse a aquellos legisladores que convalidaron con su voto los alcances del decreto y llegado el caso, a todos aquellos que de una u otra manera respaldaron a nuestras fuerzas militares y de seguridad en el conflicto. La norma no podrá hacer excepciones y lo más interesante es que hoy día buena parte de ellos viven y actúan públicamente. Algunos en el oficialismo, otros en la oposición, lo que permite toda clase de especulaciones, incluso las más disparatadas aunque ya es un lugar común esperarlas, como quien dice, ” a la vuelta de la esquina”. Entre ellas, un deseo oculto por generar una crisis de grandes honduras y alcances que justifiquen un alejamiento del poder con un gran portazo. Al respecto, se sabe que elementos ubicados en altos niveles gubernamentales miran con esperanza hacia las Fuerzas Armadas pero ignoran que suceda lo que suceda, nadie moverá un dedo, por lo que una vez más nos vemos obligados a a utilizar vocablos como “incertidumbre”, por ejemplo, para calificar el presente y, por supuesto, el futuro. También la palabra anarquía que de ayer a hoy aumentó unos cuantos grados en su intensidad. La incógnita abarca a los dos y genera a su vez más y más dudas acerca de lo que puede ocurrir.

1 comentario:

  1. Cuando uno se pone a pensar que los desaparecidos de este país eran tipos igual al Coya Condorí uno siente vergüenza. ¿Un papanatas como Condorí representó alguna vez un peligro para nuestro país? ¿Hay que pagar indemnizaciones millonarias y llorar por la memoria de estos delirantes? Los hubieran dejado vivos, a gente así la mandás a espiar y mueven las ramas.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.