La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 10 de octubre de 2012

El diputado provincial salteño Ricardo Alonso opina sobre Bolivia

Bolivia es nuestra segunda madre patria. Somos, al menos en el Noroeste Argentino, de orígenes altoperuano como se llamaba a Bolivia en tiempos coloniales. Salta creció y vivió gracias al famoso cerro Rico de Potosí aprovisionándolo de cera, miel y turrones en la primera etapa y luego de cientos de miles de mulas que salieron desde nuestra provincia camino a las faenas argentíferas para la metalurgia y la amonedación de la plata. Esto es así y así lo sostienen los documentos con los que se escribe la verdadera historia.

Los argentinos hemos sido muy respetuosos con nuestros hermanos bolivianos a los que nos sentimos hermanados por lazos de sangre e historia. En nuestro país los bolivianos conviven sin ningún problema y reciben del Estado todas las atenciones como si fueran ciudadanos nativos y así lo dice nuestra generosa Constitución. Pero hete aquí que hemos observado que los argentinos no recibimos el mismo trato en Bolivia y mas precisamente somos discriminados. Esa discriminación se da cuando se va a cargar combustible y no lo quieren cargar por el simple hecho de que los vehículos están con patente argentina (caso H.B.), o en caso de que carguen de mala gana le aplican un costo altísimo a ese mismo combustible, o cuando alguien por alguna circunstancia medica debe ser atendido en un hospital (caso de P.M.), o cuando se requiere hacer algún tramite, o simplemente como le paso a una salteña (M.G. de M.) que la discriminaron por ser rubia diciéndole “ándate gringa de aquí que no te queremos”.

Ahora bien, para evitar meter la cantidad de casos que he recopilado, voy a dejar que hable el propio embajador de Argentina en Bolivia, Horacio Antonio Macedo, que fuera reemplazado recientemente. El embajador denuncio que al menos 2000 argentinos reciben malos tratos en Bolivia (véase ERBOL: 09:34; La Paz, 26 de Octubre de 2011 J.C.) Veamos lo que decía la noticia: “Al menos 2000 profesionales argentinos sufren malos tratos, excesos y requisas, incluso en horas de la madrugada por parte de algunos de los funcionarios de la Dirección General de Migracion", denunció el embajador de Argentina en Bolivia. Y agregaba “nosotros somos mas generosos con los bolivianos (en la Argentina) que Bolivia es con los pocos argentinos (aquí). Estamos viviendo donde las exigencias de la dirección de migraciones exceden el marco del convenio bilateral (porque) es una travesía que un argentino venga a trabajar al país a pesar de tener documentación pertinente”, afirmó. Luego Macedo explicó que los funcionarios del Estado boliviano exigen certificado de enfermedades tropicales, certificado medico HV y solvencia económica “que no esta escrita en ningún lugar pero fíjese que con nosotros haríamos lo mismo (con sus compatriotas) que son dos millones en nuestro país”. Sostuvo que “los excesos cometidos con los argentinos ocurren generalmente en el departamento de Santa Cruz, en la ciudad de Sucre y algunas veces con los turistas en Copacabana, provincia Manco Kapac del departamento de la Paz, que esto es casi una discriminación”.

A todo esto Pastor Flores, director General de Asuntos Sindicales del Ministerio de Trabajo, dijo que no conoce ninguna denuncia de algún argentino, pero que en el caso debería ser tratado en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Dicho esto los periodistas de la red ERBOL buscaron sin éxito comunicarse con las autoridades de la Dirección General de Migración donde simplemente les señalaron que “era difícil por cuestiones de horario”, y que darían una explicación al respecto.

Tomemos simplemente el caso de Tomas Alberto Ceniceros, quien vive en Cochabamba, y que es un argentino que vive y trabaja desde hace 33 años en Bolivia, que tiene hijos y nietos bolivianos, y que denunció que cada vez que tiene que renovar su documento de identidad (C.I) es un calvario. A pesar de que no se trata de comenzar el tramite, sino simplemente de renovar su C.I. para extranjeros. También resulta de interés recordar lo que escribió como carta de lectores en el diario El Tribuno de Salta (04/10/11) el Dr. José Miguel Saravia, refiriéndose al tema del “precio del combustible en Bolivia”. Decía el Dr. Saravia: “el pasado 10 de septiembre nos fuimos un grupo de amigos a realizar una travesía en moto por Chile, Perú y Bolivia. Hicimos 4000km en Chile y Perú y no tuvimos ningún problema, pero cuando ingresamos en Bolivia nos discriminaron por ser extranjeros, pues no nos vendían combustible por tener placa (patente) de argentina, y algunos nos cobraban el doble sin ningún tipo de recibo”. Luego señalaba que ”leí en El Tribuno en la edición de 20 de septiembre una declaración del señor Horacio Macedo (embajador argentino en Bolivia), en la que dice que no es tan grave el tema, lo único que el sistema de facturación para los argentinos es un poco engorroso”. A lo cual el Dr. Saravia refutaba fastidiado diciendo que ”esta es pura mentira, no nos venden porque son discriminadores, me extraña que siendo embajador no esté al tanto de este hecho, en su defecto debería poner un letrero en la frontera que diga que no vana vender nafta o que no entremos a Bolivia porque el turismo a los bolivianos no les interesa”. Y luego aclaraba ”trabajo en el hospital San Bernardo desde hace 30 años, y atendemos a ciudadanos bolivianos, sin discriminar su condición de bolivianos. A los amigos salteños que quieran ir a Bolivia les aconsejo que se informen bien con respecto al combustible, traten de evitar Bolivia, pueden ir a Chile o Perú donde el trato es mucho mejor. Con nosotros fue un motoquero de 80 años Armando “Gigi” Rodríguez ni por este señor tuvieron contemplación”.

Discriminación es la que sufren los argentinos en Bolivia y la que sufren los argentinos en Salta con las bombas que afectan a ancianos, niños, enfermos, discapacitados, enfermos con problemas psiquiátricos, mascotas, animales silvestres en otros.

1 comentario:

  1. aqui estudian,aqui se curan, aqui reciben terrenos gratis, aqui tienen documentos,aqui compran bienes y lavan dinero,aqui se los atiende mejor que en su pais y no pagan nada todo es gratis, nosotros recibimos de ellos mal trato,abusivo,prepotencia por el solo hecho de estar en bolivia por favor bolivia es tan corrupta como argentina

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.