La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 13 de octubre de 2012

Concluyeron las refacciones en el Colegio Teodoro Sánchez de Bustamente

El Colegio Nacional, como todos lo seguimos llamando, es un edificio emblemático para los jujeños. Emplazado en un área de alto valor patrimonial, ya que se ubica en el centro histórico de la ciudad, en una de las manzanas del casco fundacional, donde aún se mantiene la estructura original en dameros, lugar en el que se conserva el conjunto de edificios públicos de mayor valor patrimonial, siendo la calle Gorriti un caso especial ya que en su corto trayecto alberga edificios significativos de diferentes épocas y funciones entre los que se encuentra nuestro querido colegio.
 
El proyecto fue realizado por la Dirección General de Arquitectura de la Nación, dependiente del Ministerio de Obras Públicas. Los trabajos de proyecto comenzaron en 1920 con la elección y obtención del terreno y con la elaboración de la documentación realizada entre 1925 y 1933, mientras la obra ya estaba en ejecución. Este nuevo colegio abrió sus puertas en 1934, y ya en 1935 se presentaba un proyecto de ampliación que incluía las dos alas posteriores, obra que se ejecutó casi en forma inmediata. Desde entonces y hasta nuestros días, las intervenciones realizadas en el edificio no han sido encaradas en forma integrales como las iniciadas en 2010 a partir de un proyecto realizado por la provincia y financiado en forma conjunta por el Ministerio de Educación de la Nación (a través de una licitación pública), y el Gobierno de la Provincia, complementando los trabajos anteriores con aquellos imprevistos que fueron surgiendo en el transcurso de la obra, producto de la complejidad de la misma.
 
Esta acción conjunta permitió que el colegio reabriera sus puertas a la comunidad renovado en su totalidad.
 
En convivencia con profesores y alumnos, en junio de 2010 se iniciaron los trabajos, primero las cubiertas, las más afectadas, luego las carpinterías, metálicas y de madera, los pisos, los revestimientos, las instalaciones básicas y las de seguridad, todo realizado pensando en dejar el colegio en condiciones ideales de habitabilidad con la premisa fundamental de preservar todo aquello que fuera posible. Es así que se recuperaron tejas, azulejos, carpinterías, herrajes, artefactos eléctricos, mobiliario y los hermosos pisos de pino tea, en un trabajo de recuperación, en muchos casos artesanal.
 
Los locales y las fachadas se ven hoy como aquellas fotos antiguas que me proporcionaron en el colegio, gracias a las cuales recuperamos el patio cubierto, el patio central y los colores, ya que las mismas reflejaban tonalidades claras en sus paredes y carpinterías. Lo corroboramos con cateos, y es así como hoy, la imagen que nos devuelve todo el edificio es muy similar a la original.

No puedo dejar de mencionar la tecnología de punta incorporada al edificio. En primer lugar, aquello que no se ve y es muy importante, mejorar las condiciones de estanqueidad del sitio, asegurando las condiciones estructurales mediante la instalación de un sistema electro osmótico que, utilizado hoy en muchos edificios patrimoniales, actúa transmitiendo ondas electromagnéticas que impiden el ascenso de humedad por cimientos y muros, es una instalación no invasiva y ecológica.
 
También se colocaron vidrios de seguridad en todas las aberturas, tonalizados en algunos sectores para disminuir la acción del sol.
 
Se instaló un servicio contra incendios equipando todos los sectores, incluidos el museo y la casa del arte.
 
Una intervención muy importante fue la eliminación de barreras para las personas con capacidades diferentes, incorporando rampas en varios sectores y dos núcleos de circulación vertical que vinculan los tres niveles de ambas alas del edificio: subsuelo, patio de deportes y planta principal, el mismo además mejora la accesibilidad a las aulas de subsuelo con las escaleras colocadas en el extremo de cada uno de ellos.
 
Por último, quisiera invitar a toda la comunidad a que juntos comencemos a valorar y proteger nuestro patrimonio. A este y a otros tantos edificios y monumentos que forman parte de nuestro paisaje y que como ciudadanos los vivimos, nos pertenecen, son parte de nuestra identidad cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.