La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 15 de octubre de 2012

Ciudad Juarez ya es parte del norte de Salta

Por la denominada frontera seca salteña, la zona por donde se movían y vivían los tres hombres ejecutados el miércoles, ingresa entre el 80 y el 90 por ciento de la cocaína que se mueve a través de la Argentina .

Hace dos meses Clarín estuvo en Salvador Mazza, la ciudad donde vivían Andrés Plata y Horacio López, que limita con la localidad boliviana de Yacuiba. Entre sus 27.000 habitantes se mezclan al menos 10 bandas que se dedican al narcotráfico.

Cada una de ellas está integrada por alrededor de 40 hombres, entre argentinos y bolivianos. En el lugar, los narcos no le temen a la ley, si no a las “mexicaneadas” (robos de droga) de bandas rivales.

Los asesinatos por encargo, el tráfico de drogas y la entrada y salida de vehículos robados llevó a que la ciudad de Salvador Mazza se ganara el apodo de “Salvador Juárez” , en referencia a la ciudad mexicana dominada por los cárteles.

En una recorrida a pie por la frontera, Clarín pudo comprobar que según el sector, la franja de terreno que divide Argentina con Bolivia tiene entre 20 y 50 metros. Hay zonas donde muchas fincas terminan en la quebrada y tienen su propio camino para cruzar a Yacuiba. Por lo general, tanto los ciudadanos bolivianos como los argentinos cruzan de un país a otro sin siquiera mostrar documentos .

Por eso muchos narcos pasan del patio de una casa de Bolivia al fondo de una finca Argentina en segundos.

La droga ingresa todos los días, a toda hora.

El Barrio Ferroviario (lo llaman así porque está pegado a las vías muertas del ferrocarril) donde vivía Andrés Plata, es una zona donde residen muchos “pasadores”. Así llaman a quienes cruzan la droga por la frontera (en su mayoría, gente desocupada o debajo de la línea de pobreza) a cambio de 200 a 300 pesos por cada kilo que entran al país.

Los dueños de la cocaína operan desde Colombia, Perú y Bolivia.

En Yacuiba el kilo de cocaína se consigue a US$ 1500. Con sólo llegar a Salta capital, el precio se triplica sólo por evadir los controles ruteros. En Buenos Aires llega a costar 7.000 dólares y puesta en Europa, unos 35.000.

Los 40 kilómetros de la frontera seca son controlados por unos 350 hombres de Gendarmería que hacen lo que pueden, porque para hacer un control serio necesitarían el doble de hombres. Del lado boliviano directamente no se ve guardia alguna.


Consultado acerca de la escalada de violencia que viene evidenciando la zona de frontera, el ministro de Seguridad de la provincia de Salta, Eduardo Sylvester, aseguró que el triple homicidio de Acambuco constituye un hecho de extrema gravedad y que no puede ser obviado.
 
"Tenemos datos objetivos que llevan a la hipótesis de un crimen ligado con el narcotráfico; un ajuste de cuentas por esa misma causa con la supuesta intervención de extranjeros, en este caso bolivianos", dijo el funcionario.

También agregó: "la zona de frontera con Bolivia no está aún colapsada, pero ya hay indicios. Existe un estudio realizado en 2011 acerca de la problemática". 

Y finalizó diciendo que en "en enero de este año creamos la Brigada Antidrogas para tener más presencia policial en la zona, porque el repliegue hacia Aguaray de la fuerza de Gendarmería, en parte, dejó un vacío de seguridad. El control de fronteras estrictamente le compete a la Nación y nosotros como Estado provincial alertamos a los funcionarios nacionales en diversas oportunidades sobre el incremento de estos delitos."

FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.