La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 15 de octubre de 2012

Abajo el patrimonio arquitectónico, arriba el dinero: Alperovich hace de las suyas


Hoy es una casa, mañana es toda nuestra tradición

La Comisión de Patrimonio Histórico dejó sin protección a la Casa Succar-Melhem, ubicada en avenida Salta al 500 de San Miguel de Tucumán, por lo que la residencia podría ser demolida.

La propiedad fue adquirida por una empresa del gobernador José Alperovich a fines del año pasado, con el propósito de construir allí una torre de departamentos.

En enero, luego de la movilización de muchos sectores, la Comisión de Patrimonio impidió la demolición, cuando ya se había retirado el medidor de luz y se estaba a punto de comenzar a tirar abajo la casa. Se fijó un plazo de 9 meses para tomar la decisión definitiva.

Ahora, la Comisión en una votación dividida dejó afuera al inmueble del listado de bienes históricos, con lo que queda nuevamente abierta la posibilidad de demolición. Aducen que el Estado no está en posibilidades económicas de expropiar la propiedad.

A partir de ahora, se esperan nuevas movilizaciones en defensa del patrimonio histórico y cultural de Tucumán.

FUENTE
 
"Efectivamente, la casa Succar-Melhem no va a estar protegida dentro del régimen de Bienes Culturales porque la Comisión de Patrimonio no se expidió en ese sentido. Yo no tengo más remedio que hacer la resolución en base a eso. Su dictamen es vinculante". Así de contundente fue Mauricio Guzman, presidente del Ente Cultural y máxima autoridad de la Comisión de Patrimonio, en su primera manifestación pública sobre el destino de la residencia.

El viernes pasado, la Comisión aconsejó que el inmueble ubicado en avenida Salta 532 no sea declarado Bien de Interés Cultural, con lo que la Provincia podría haberla expropiado e impedido su demolición. El dictamen salió con cuatro votos a favor y tres en contra: quienes defendieron la propiedad fueron los representantes de la UNT, la UNSTA y la UTN, mientras que los representantes de la Provincia opinaron que no sería posible incluirla por no estar dadas las condiciones económicas para su expropiación.

"Con esta situación se hace evidente que la orden vino desde más arriba y que la Comisión acató sin cuestionar. Esto es algo lamentable que hace que se pierda la esencia de las instituciones. Estoy muy decepcionado", manifestó Carlos Duguech, uno de los ciudadanos más comprometidos con la causa de la casa Succar-Melhem desde que se supo de su inminente demolición, a fines del año pasado.

Según Duguech, él mismo elevó una propuesta a 16 entidades bancarias para crear un fondo especial para expropiar la casa. Dos de ellos se mostraron interesadas y él elevó todas las actuaciones a la Comisión. "El mismo día que se juntaron (el viernes) me llamó Mercedes Aguirre (directora de Patrimonio, votó en contra de la declaratoria) para preguntarme si había obtenido respuesta de los bancos. Yo inicié la gestión y le pasé todo en bandeja al Ente para que las prosiguiera, pero no hicieron nada; no hubo voluntad para pensar una solución", recriminó Duguech.

El valor de la casa Melhem, que desde 1987 forma parte del Patrimonio Arquitectónico de los Argentinos y desde 1994 está incorporada al listado de Bienes de Interés Municipal, fue destacado en todo momento. Sin embargo, la piqueta podría empezar a demolerla hoy mismo.

FUENTE

Dinero antes que Belleza

Sorprende que quienes votaron contra la preservación de la Casa Succar-Melhem sean personas relacionadas con la cultura. ¿Serán los mismos que cuando viajan a la amada y vieja Europa, quedan encantados frente a la belleza de ciudades que cuidaron su patrimonio artístico y critican, con razón , cuando observan suciedad y descuido en ciudades y monumentos seculares? ¿Por qué no puede ser lo mismo aquí? 

Todos nos equivocamos si pensamos que de la belleza pueden gozar sólo los poderosos dentro de sus casas. La belleza es lo más democrático que podemos pensar, construir y preservar. La hacemos nosotros, los ciudadanos, si no tiramos basura en la calle, si luchamos por preservar el patrimonio artístico

No sería tan linda la plaza San Marco, de Venecia, si en lugar de los antiguos edificios, observáramos rascacielos de 12 pisos. ¿Por qué los habitantes de esta ciudad no podemos vivir entre la belleza, que no es sólo la del cerro San Javier? ¿Por qué los hombres de cultura, en vez de impulsar la preservación de la belleza, piensan sólo en el dinero? 

Leí que se presentó al Ente Cultural una propuesta de apoyo de algunas entidades privadas para conservar la casa y que no le dieron importancia. Sin embargo, muchas ciudades recurren a estos apoyos y logran también obtener retorno económico. 

Dice Albert Camus: "La belleza, sin duda, no provoca grandes cambios, pero llegará un día en que los grandes cambios tendrán necesidad de la belleza". "La belleza salvará el mundo", escribe Dostoievsky. Empecemos por lo más cercano: este querible Tucumán.

FUENTE

1 comentario:

  1. Yo siempre paso por frente del Jockey Club y me encanta, es un edificio muy vistoso en estilo francés. Pero la casa Menem-Succar es horrenda, asimétrica, nada fabuloso.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.