La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Violento intento de viricidio en Famaillá: una hoguera para acabar con un hombre

"Cuando discutían, él le habrá dado un chirlo, pero ella no se le quedaba (sic)", cuenta la madre de Rubén Orlando Correa al describir la relación que tenía con Maira Alejandra García, su mujer. Estaban juntos hace cuatro años y se habían separado en varias oportunidades pero siempre se reconciliaban. Por lo que afirman los familiares de ambos, vivían un vínculo tormentoso que, el domingo a la madrugada, estalló en una violenta pelea.

En abril, habían alquilado una habitación en el fondo de una casa en Lisandro de la Torre primera cuadra, una calle situada en el barrio Oeste Sur, en Famaillá. Pagaban $ 300 por mes; Juan Ramos, propietario de la vivienda, dice que nunca se habían retrasado en el pago del alquiler. En ese lugar, se produjo la pelea que envió a Correa a la sala de cuidados intensivos del hospital Centro de Salud y a García al calabozo de la Brigada Femenina Sur, en Concepción.

"Eran cerca de las 3.30 del domingo. Parece que él (Correa) se había quedado viendo la pelea de Maravilla Martínez con unos amigos. Al llegar, puso a calentar agua para bañarse. Comenzaron a discutir, él se le abalanzó y ella le tiró alcohol y le prendió fuego", señaló Ramos al contar el episodio que, asegura, lo dejó atónito. Soledad Chocobar, esposa de Ramos, afirma que se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo cuando escuchó los gritos de Correa. "Lo vi salir corriendo hacia la calle. Ya se le estaba quemando la cara y el pecho. Quiso apagar el fuego, pero lo único que consiguió fue quemarse las manos", explicó la mujer. Sin embargo, el matrimonio sostiene que desconoce los motivos que causaron la pelea.

El comisario de Famaillá, Luis Omar Díaz, dio detalles de la declaración espontánea que realizó García, que tiene 22 años, en esa dependencia. "A las 5.30 del domingo, se presentó en la comisaría acompañada por su padre (Luis García). Dijo que alrededor de dos horas antes estaba junto con su hijo, que tiene un año y medio, en la habitación donde vive. A esa hora llegó Correa, aparentemente alcoholizado. Discutieron y, según la mujer, su pareja la amenazó de muerte a ella y a su hijo", precisó Díaz.

El informe policial señala que, para defenderse, la mujer agarró un frasco con alcohol etílico que estaba en un modular y derramó el líquido sobre su concubino. Cuando el hombre la quiso atacar, le prendió fuego con un encendedor. "Correa salió corriendo hacia la calle y en el camino se sacó la remera. En la vereda, se revolcó en el agua del cordón cuneta y consiguió apagar el fuego", agregó.

Correa tiene 33 años y es un hombre alto que mide cerca de 1.85 metros, según precisó Policía, mientras que García es una mujer delgada de alrededor de 1.60 metros. Blanca Navarro es la madre del muchacho y en diálogo con La Gaceta dio más detalles de la relación. "Siempre me contaba que ella le pegaba con palos. Por eso él no le quería pegar. Ese fue el motivo por el que se separaron, aunque él siempre volvía por el chiquito", explicó Navarro. Otra versión fue la que dio el padre de la joven. "Me avisaron los que había pasado cerca de las 4.10. Cuando llegue a la casa donde vive, la puerta de la habitación estaba cerrada. Le hablé y al entrar a la pieza la encontré llorando al lado de su hijo. Estaba muy nerviosa. Está no es la primera vez que le pega. Les dije que se separen, pero ellos siguieron juntos", concluyó García.

Según el informe médico, Correa tiene quemado un 35% de su cuerpo pero como las heridas le afectaron las vías respiratorias su estado es reservado. García declaró ayer en los tribunales de Monteros y el juez Mario Velázquez ordenó su detención.

1 comentario:

  1. Es bastante obvio que la mujer tenía premeditado todo este asunto.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.