La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 29 de septiembre de 2012

Multitudinaria convocatoria tuvo la procesión de la Virgen de la Merced en Tucumán

Si este no es el pueblo, ¿el pueblo donde está? Los memoriosos no recordaban una convocatoria de tal magnitud como la del lunes. A 200 años de la Batalla de Tucumán, y a 100 años de la coronación de la histórica imagen, La Merced demostró que sigue siendo la gran Madre de los tucumanos. Como en los tiempos de Ibatín. Hasta el cielo pareció regalarle su mejor día de primavera, lo que obligó a muchos a detenerse a comprar una botellita de agua mineral o de gaseosa para seguir la procesión.

Numerosas familias con niños en cochecitos, parejas, ancianos y hasta enfermos en sillas de ruedas siguieron con devoción el paso de la imagen desde la plaza Belgrano. Tomaron por Alberdi y desembocaron por 24 de Septiembre hacia la plaza Independencia, formando una marea de banderitas argentinas que momentos antes había repartido la Municipalidad. "¡Ya se acerca la Patrona de nuestra Arquidiócesis! ¡Viva Nuestra Señora de la Merced!", se escuchaba por altoparlantes. Las campanas de la Catedral anunciaron con su repique la llegada de la imagen a la plaza. Cientos de fieles esperaban la procesión en las esquinas y se sumaban. Uno de ellos fue Aldo, un abogado de 38 años, que era conducido en una silla de ruedas por sus padres, Estela y José. "Hace un año y medio se le desencadenó una hidrocefalia en cuestión de horas. Pero él nos da mucha fortaleza. Era catequista y ministro de la Eucaristía en el Corazón de María", cuenta su madre con una sonrisa, aunque no puede evitar que se le humedezcan los ojos.

Algunos caminaban con pequeñas imágenes de La Merced en los brazos, otros llevaban de la mano niñas vestidas con el manto de la Virgen. Pero Elsa Romano, del barrio Victoria, decidió llevar a sus 10 nietos como prueba de fidelidad. "La familia y la salud son lo único importante -enfatizó-. Con eso nomás que nos dé la Virgencita ya somos felices".

La misa fue presidida por el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, quien impartió la bendición apostólica. Lo acompañaban el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, el arzobispo emérito monseñor Luis Héctor Villalba; y los prelados de Salta, monseñor Mario Cargnello; de Catamarca, Luis Urbanc; y de Santiago del Estero, Francisco Polti; y otros.

Uno de los momentos más emotivos de la celebración fue la llegada de la imagen de la Virgen a la Iglesia Catedral. Los fieles, alzando las banderas, convirtieron ese momento en una imagen casi surrealista. La Virgen, en andas, parecía flotar sobre un agitado mar blanco y celeste.
Hubo incluso algunas mujeres que dejaron escapar una lágrima.

Algunos vecinos siguieron la llegada de la Virgen desde los balcones de sus departamentos. Con banderas de la Argentina y del Vaticano honraron a la patrona de la ciudad con la algarabía propia de una fiesta. Incluso arrojaron papel picado, globos y flores cuando la imagen de la Virgen pasaba por allí. "Este es el día más importante de nuestra provincia. Por eso hay que celebrarlo con todo", comentó Amanda Cervantes, una vecina de calle 24 de Septiembre que engalanó todo el balcón con globos.

1 comentario:

  1. Si Salta tiene la fiesta del Milagro, Tucumán tiene que tener la fiesta de la Virgen de la Merced como corresponde: feriados el 24 y 25 de septiembre, actos religiosos y cívicos, cívicos-religiosos.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.