La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 15 de septiembre de 2012

Concejales de San Miguel de Tucumán cambian el nombre de la calle Bernardino Rivadavia acusando al mulato de ser "un agente inglés"

El Concejo Deliberante de la capital tucumana aprobó rebautizar un tramo de la calle Bernardino Rivadavia y una plaza que lleva ese mismo nombre. Ediles opositores cuestionaron el revisionismo histórico a partir del cual ahora, un tramo de la calle Rivadavia se llamará Virgen de la Merced y la plaza Rivadavía pasará a llamarse "Los decididos de Tucumán".

A partir de la promulgación de la ordenanza homologada, "Virgen de la Merced" será la nueva designación para el tramo de lo que actualmente es la calle Rivadavia, desde 24 de Septiembre hasta Avenida Sarmiento, iniciativa presentada por los ediles amayistas Germán Alfaro y Christian Rodríguez.

En tanto, el segundo proyecto en cuestión establece que la plaza que se encuentra frente al hospital de Niños pase a denominarse, de ahora en más, "Los decididos de Tucumán", en homenaje a un grupo de valientes vecinos que se unieron a las tropas del Ejército del Norte conducido por Manuel Belgrano para pelear contra los realistas en la Batalla del 24 de Septiembre de 1812, de acuerdo a las fundamentaciones expuestas por el creador de la norma, Ignacio Golobisky.

Como era de esperarse, los sectores opositores manifestaron sus reparos ante la pretensión, finalmente concretada, al aducir que se trata de una idea basada en posicionamientos y conveniencias políticas, además de sostener que este tipo de medidas no redundan en un beneficio para los vecinos de la Ciudad, según publicó El Siglo.

Al respecto, José Luis Avignone (UCR) calificó a las iniciativas como "una manía de rebautizar todo lo que se cruce a su paso. Hoy le toca a Rivadavia como en su momento fue el caso de Argentino Roca (parte de esa avenida pasó a llamarse Néstor Kirchner). Estas figuras tuvieron sus virtudes y errores, pero fueron hacedores de la formación de nuestra República".

Asimismo, adujo que con este tipo de decisiones "llevamos al Concejo hacia el descreimiento y antipatía de la ciudadanía. A la historia no se la puede tomar y analizar de forma parcializada", remarcó el radical.

En representación de la Coalición Cívica (CC), Sandra Manzone criticó la adopción de esta medida al indicar que existen otras ordenanzas que prohiben o bien limitan endosar nuevas denominaciones a aquellos lugares (calles o espacios públicos) que ya cuenten con un nombre específico.

En relación al cambio efectuado en calle Rivadavia, alegó que con este accionar se incurrirá en una "pérdida del valor simbólico de los espacios públicos. Tendríamos que haber convocado a un Consejo de vecinos para el análisis de este tipo de proyectos para fortalecer la participación ciudadana", exclamó.

Por su parte, el referente del PRO en el recinto, Roberto Ávila, instó a sus pares del justicialismo a que "reconozcamos a nuestro próceres pero siempre respetando la ley, en lugar de hacer excepciones para darle el gusto solamente a una cuantas personas". Dijo, al mismo tiempo, que esta medida provocará un trastorno a los vecinos quienes deberán cambiar la documentación, papelería o cartelería para consignar la nueva denominación, lo que significaría inconvenientes y trámites adicionales en organismos como la AFIP y la Dirección de Rentas.

Para defender la postura oficial, saltó al ruedo de las deliberaciones, Ignacio Golobisky quien argumentó que "en el peronismo no defendimos ni mantuvimos nunca el statu quo. El revisionismo es lo dinámico del estudio histórico", justificó. Paralelamente, cargó contra la impronta de Rivadavia al señalar que se trató de "un agente inglés que representó los intereses del imperio británico. Fue el primer dirigente en contraer una deuda con la banca Baring Brothers de Inglaterra", resaltó.

Finalmente, Alfaro se mostró decepcionado por la forma en que se encaró el debate de estos dos temas, pues sostuvo que "no supimos estar a la altura de las circunstancias". Al hacer alusión a la modificación relacionada con la advocación mariana, el edil alegó que "la Virgen pasó a ser de todos los tucumanos, trascendiendo cuestiones políticas y coyunturales ya que tiene que ver con la idiosincrasia del pueblo tucumano".

4 comentarios:

  1. Obvio que a estos fachos usurpadores del peronismo les molesta que sea negro y usan lo del agente ingles para caretearla. Yo no me compro ningun nacionalismo de alguien llamado "Golobisky", al que le falta un pedazo del pito.

    ResponderEliminar
  2. "En declaraciones al programa 'A Las Siete', Golobisky admitió que 'fue una cuestión ideológica' la decisión de denominar 'Virgen de la Merced' a la actual calle Rivadavia, entre 24 de Septiembre y avenida Sarmiento, y 'Los Decididos de Tucumán' a la plaza ubicada en barrio Sur."

    No sé si este tipo es un idiota o un cretino. Al admitir que el cambio es ideológico está intentando imponer sus ideas sobre la realidad. Primero debe probar fehacientemente que Rivadavia era "un agente inglés", después tiene que determinar que eso es un delito o algo parecido, y luego debe preguntarle a la ciudadanía (el pueblo para el que el trabaja como un servidor) si están de acuerdo en cambiarle el nombre a la calle.
    Este hebreo infame no está honrando a la Virgen de La Merced, está vengándose de un supuesto enemigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mas indignante. Usan a la virgen no para honrarla sino para vender su humo politico. Paso lo mismo cuando sacaron la bandera con la cruz porque les picaba ver el simbolo de paz de Cristo y pusieron esas franjas blancas y celestes diciendo que eran invento de Belgrano, no querian honrar al General Belgrano querian deshacerse de la cruz.

      Eliminar
  3. Amaya al final aprobó la ordenanza y ya se hizo efectivo el cambio de nombre.
    Aparecieron los zurdos prepotentes de Andhes (una ONG dededehachehachista) a instar a Amaya a que vete la norma, porque "separación del Estado y de la Iglesia" y un montón de imbecilidades de ese estilo. Los vecinos de la Rivadavia también se quejaron, más que nada por el descalabro que el cambio de nombre significa para ellos.
    Yo me opuse. No estoy de acuerdo con vindicar a Rivadavia, pero tampoco estoy de acuerdo con arrasar el pasado. Eso es la idiotez típica del zurdo. Una persona común piensa que el pasado ya pasó y se ocupa del futuro, en cambio el zurdo cree que todo futuro será necesariamente mejor, por lo que se preocupa en tergiversar al pasado.
    Lo increible es que uno de los gobiernos más unitarios y masónicos de la historia muestre tanta convicción para borrar a los unitarios y masones que los antecedieron, vindicando en su lugar a los caudillos federales con los cuales no coinciden ni en un lunar. Es una completa incoherencia, típica del cristinismo: llaman golpista al cacerolazo porque está Cecilia Pando, pero se hacen los boludos con los procesistas que apoyan al gobierno (v. gr. Gerardo Martínez); hablan de soberanía con la Barrick Gold al lado, critican por facho al 0800 Camporita y ponen a la Gendarmería a reprimir repartiendo palo a diestra y siniestra, denuncian la violencia de género y llevan a un acto a un tipo que está preso por prenderle fuego a la mujer, persiguen al que quiere comprar dólares para viajar pero tienen casas de veraneo en Punta del Este, putean a los ricos y aplauden a la presidente más millonaria de la historia, se llaman "populares" y votan a Boudou.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.