La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

viernes, 10 de agosto de 2012

Veterano cruzado antisionista denuncia el amordazamiento que sufre en el Tucumán de Alperovich

Exequiel Ávila Gallo enemigo del alperovichismo

Dr. Exequiel Ávila Gallo
Durísimas expresiones lanzó el presidente del partido Defensa Provincial (Bandera Blanca), doctor Exequiel Avila Gallo, contra el gobernador José Alperovich.

Señaló que el mandatario tiene un patrimonio “in crescendo” de "600 millones de dólares, mal habidos", y que desde que asumió la Gobernación "jamás ha dado a conocer públicamente la evolución de sus bienes, como le solicite en varias y diversas oportunidades. En una ellas le manifesté que si no lo hacia para mí iba ser un ladrón de los bienes de la Provincia de Tucumán. No lo hizo, y por eso lo considero ladrón del Estado provincial".

Avila Gallo añadió que "la cónyuge del gobernador, la senadora Beatriz Rokjés de Alperovich -tercera autoridad del país- en su declaración jurada de bienes en la Cámara de Senadores manifiesta un patrimonio de 24 millones de pesos, pero oculta los bienes de la sociedad conyugal, que llegan a la suma mencionada de 600 millones de dólares".

Puntualizó que los datos sobre la fortuna de Alperovich son públicos, e incluso han sido difundidos "en el libro biográfico prohibido por el gobernador y en la única prensa libre de Tucumán, mostrándose asimismo como los parientes del gobernador y de la senadora, ingeniero Rubén Rokjés, Romina Rokjés, Gabriel Alperovich, el diputado nacional y primo del gobernador Benjamín Bromberg, y el propio Alperovich, están creando sociedades en Miami (Estados Unidos), llevándose todos los bienes cosechados durante la Gobernación".

"Todos saben que el gobernador Alperovich compró al fiscal ……… con un ascenso a una Fiscalia de Cámara, por haber archivado la investigación de enriquecimiento del primer magistrado de la provincia solicitada por el partido Defensa Provincial (Bandera Blanca) que presido, con documentación contundente del aumento patrimonial ilegitimo en forma millonaria", afirmó el doctor Avila Gallo.

Expresó además que "el partido Defensa Provincial (Bandera Blanca) se encuentra censurado por todos los medios periodísticos que reciben la tanda oficial. Quieren hacer pensar que el partido no existe. Esto no ocurre ni ocurrirá, pese a que nos nieguen el acceso a difundir nuestras opiniones desde hace cinco años. No aparecemos en televisión, radio, y prensa escrita, pero existimos".


Un perseguido por las fuerzas sionistas: la denuncia a Alperovich en 2003

Un grupo de ciudadanos concretó una denuncia contra el ex diputado nacional Exequiel Avila Gallo y contra el subdirector de Transporte y Comercio Interior, Alberto Espinosa, ante el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi).

Los dirigentes eran candidatos a legislador y a concejal por la capital, respectivamente, por el sublema "Federalismo" de la coalición Unión por Tucumán. El último día de campaña proselitista permitida antes de la veda electoral criticaron públicamente al postulante a la gobernación por el Frente Fundacional, José Alperovich. En su propaganda denunciaron un plan piloto del "sionismo para conocer la reacción de los tucumanos, propiciando un candidato de doble nacionalidad (argentino-israelí)".

"Para que no desalojen a Dios de la Constitución provincial. No permitamos que nos saquen la cruz de la bandera de Tucumán. No dejemos que les quiten el aporte a los colegios católicos. Impidamos que quiten la materia Religión de las escuelas primarias. Para que no privaticen el subsidio de Salud y lo dejen en manos que responden al Estado de Israel". Esto decía la publicidad del sublema de Avila Gallo.

Con el patrocinio del abogado Carlos Garmendia, Ricardo Cohen, Gabriela Rubinstein y Esther Litvak denunciaron que el discurso electoral del cuestionado sublema se centró en cuestiones que buscaban causar el resentimiento racial y religioso.

"Las afirmaciones están dirigidas contra personas, instituciones o ideologías relacionadas con el judaísmo. Por ello se habla de Alperovich como candidato de doble nacionalidad; del ex embajador de Israel, Itzjak Avirán; de la Embajada de Israel y del sionismo israelí", aseveraron. Los denunciantes agregaron que la publicidad intentaba crear una imagen negativa del ser judío, mostrándola como una amenaza para la fe católica. "Este tipo de prácticas recuerdan la propaganda nazi que, aun sin mencionar la palabra judío, generaban un ambiente de hostilidad y de resentimiento hacia esa congregación", señalaron. Acotaron que tales manifestaciones violentan la Constitución Nacional de 1994, que incorpora los tratados internacionales. Estos eliminan toda forma de discriminación racial.

Según los denunciantes, Ávila Gallo y Espinosa podrían ser susceptibles de penas de un mes a tres años de prisión por supuestas violaciones al artículo 3 de la Ley 23.592.

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (Daia) presentó una querella contra el ex diputado nacional Exequiel Avila Gallo por considerar que incurrió en discriminación al difundir propaganda electoral supuestamente antisemita en las elecciones de junio pasado.

Jorge Kirszenbaum y Mariano Fridman, apoderados de la Daia nacional, presentaron un escrito ante el juez federal número dos de Tucumán, Felipe Terán, contra Avila Gallo y el subdirector de Transporte y Comercio Interior de la provincia, Alberto Espinosa, por supuestas violaciones a la Ley Antidiscriminatoria.

Con el patrocinio del abogado local Darío Schusterman, la Daia aseguró que no pueden encontrar resguardo en las garantías constitucionales del derecho a la libertad de expresión las manifestaciones de Avila Gallo y de Espinosa, cuando instaron a votar en contra del finalmente gobernador electo José Alperovich.


Un perseguido por las fuerzas sionistas: la histórica y valiente denuncia del Plan Andinia

El Plan Andinia fue un folleto difundido por Walter Beveraggi Allende en 1969 en el que se denuncia el plan sionista de dominación de un vasto territorio del sur argentino en base a datos proporcionados por miembros de la mismísima colectividad judía. Sostiene Marcos Ghio que:

“Nosotros tuvimos ocasión de debatir el tema con el mismo y podemos atestiguar de acuerdo a sus dichos que tal obra le fue provista por personas provenientes de la colectividad judía, […] puedo asegurar que Beveraggi Allende tuvo como colaboradores estrechos a muchos miembros de tal colectividad. Por ejemplo cuando la DAIA lo querelló por difamación, él lo tuvo como abogado defensor al ciudadano de origen judío Isaac Damski. Además mantuvo una muy estrecha vinculación con un escritor judío radicado en Córdoba de quien difundió diferentes obras que denunciaban el accionar del sionismo. Se trata de Zoilo Scyzoryk, […] Por otra parte me consta que ha sido una práctica de ciudadanos de origen judío denunciar a sus semejantes acudiendo a publicaciones antisemitas debido a que suponían que las mismas le darían gran cabida a sus denuncias”. 


La DAIA contraatacó y acusó al conocido profesor universitario de la UBA, Walter Beveraggi Allende, de idear aquí una versión de los Protocolos “tan ridícula como absurda... contaminado por la ponzoña antijudía de los personeros de la Liga Arabe”. Según Beveraggi Allende, “estaba en marcha una conspiración judía en la Argentina tendiente a desmembrar el territorio nacional, con miras a crear en la Patagonia un Estado Judío”. Tras la denuncia, el abogado tucumano Dr. Ezequiel Avila Gallo solicitó el procesamiento del ‘alto mando judío-sionista’ y un periódico que se editaba en el ‘Jardín de la República se asoció a él reclamando “una investigación a fondo” de las presuntas maniobras del sionismo para fomentar aquí ‘la confusión, la corrupción y el caos’, de modo tal que esta situación facilitara la ejecución del plan que según Beveraggi Allende estaba en plena ejecución desde el gobierno de Frondizi.

La denuncia del supuesto complot sionista, aparecida primero en forma de libelo, fue dirigida a “los señores oficiales y suboficiales de nuestras queridas FF.AA, además, a todas las agrupaciones políticas estudiantiles universitarias y a nuestros compatriotas en general”, pero como no tuvo mayor éxito, el autor resolvió abandonar el anonimato y dirigirse al secretario general de la CGT, José Rucci, con una carta abierta titulada pomposamente “Autodefensa Argentina ante la Agresión Sionista...”. Esta vez consiguió que el “Cronista Comercial” de Tucumán le diera publicidad a través del Dr. Avila Gallo.

2 comentarios:

  1. El fiscal del que habla Ávila Gallo es el fiscal Alejandro Noguera.

    ResponderEliminar
  2. Mis respetos al maestro Ávila Gallo. Si bien políticamente siempre ha estado vinculado a la plutocracia azucarera y a ese Tucumán ilustrado y positivista (pero aún así católico) del siglo XIX, este señor fue uno de los pocos que alertó formalmente a la población argentina sobre la garra sionista que intentaba apoderarse de la Patagonia (y que aún al día de hoy lo sigue haciendo, aliada a otras fuerzas igual de cínicas y perversas).

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.