La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

martes, 14 de agosto de 2012

Un Beinusz Szmukler paranóico habla de conspiraciones en la Justicia argentina vigentes desde épocas coloniales

Szmukler es Presidente del Observatorio de la Justicia Argentina; Presidente del Consejo Consultivo Continental de la Asociación Americana de Juristas; Miembro del Consejo Directivo del Instituto Espacio para la Memoria; Miembro del Consejo de la Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y es Director del Área de Enlace Institucional del Programa “Verdad y Justicia” del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, entre otros.

En diálogo con Jujuy al Momento, destacó con respecto al juicio que lleva adelante el Tribunal  Oral Federal N° 2 que, espera “que el proceso se acelere lo máximo posible con la posibilidad de que todos los testigos puedan declarar en las mejores condiciones. Que el Tribunal actúe de tal manera, que no permita que las defensas, en su actuación, vayan más allá de la que corresponde. Es decir ejercitando sus derechos pero sin chicanas, tendientes  a demorar el proceso y evitar que haya condenas”.

Para el jurista, estos juicios tienen una significación extraordinaria porque se han planteado, como política de estado, “una garantía de que nunca más vuelvan a suceder estos hechos tan horribles como los que vivió nuestro país, con tantas víctimas y que se asegure la vigencia de las instituciones democráticas plenamente”.

Szmukler dijo que actualmente están dadas las garantías para que se realicen estos procesos judiciales en todo el país. “Estas cosas nunca se realizan sin dificultades, porque hay que tener presente que el Poder Judicial, todavía tiene enclaves “fascistoides”, que se mueven en todas las estructuras. A veces no son los propios jueces, sino las estructuras inmediatamente inferiores, secretarios o funcionarios que hacen un entramado que es histórico y viene desde la colonia y se cubren los unos y los otros y esto existe. Contra ellos se combate y son batallas que se van ganando lentamente”, afirmó.

El destacado jurista destacó el proceso judicial que se lleva adelante en nuestra provincia, afirmando que “Jujuy era el último eslabón, quizás tiene que ver con el peso que tiene aquí una de las empresas más importante del país, que es Ledesma. Tiene un enorme peso, no sólo en lo económico, sino que las relaciones también se dan en lo político."

Resaltó también la importancia de avanzar con el juzgamiento de los cómplices civiles de la dictadura. “Hasta ahora se ha estado juzgado a los militares, a los miembros de las fuerzas de seguridad, policiales que fueron actores directos, los ejecutores materiales. Pero en este sentido Jujuy quizás sea la primera provincia donde por lo menos está planteado el tema de la responsabilidad del poder económico que facilitó, que colaboró y se benefició”.

Admitió que estas empresas “fueron los que facilitaron, prepararon, arreglaron para que se diera el golpe de  estado. Hicieron el trabajo allanando el camino. El plan económico con Martínez de Hoz se estableció el 3 de abril y no lo hizo el 26 de marzo, sino que ya lo tenía meses antes. Esos beneficiarios, no puede ser imputados penalmente, pero no se  puede admitir que ese beneficio económico siga en manos de ellos, sino que tiene que retrotraer al pueblo argentino” finalizó Szmukler.

1 comentario:

  1. Antes de hablar de conspiraciones en la Argentina, este señor debería aprender a cantar el himno.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.