La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

lunes, 6 de agosto de 2012

Salta: critican a un concejal por irrespetar la investidura del gobernador, pero no critican al gobernador por irrespetar la vida

Una particular situación vivieron los concejales de Rosario de la Frontera el viernes, cuando al final del tratamiento del orden del día se hizo referencia a una publicación en Facebook del edil Edgardo Solaligue (Salta Somos Todos), quien lanzó una injuriosa calificación al gobernador Juan Manuel Urtubey por la aprobación del aborto no punible.

Fue la justicialista Marta Moroni quien cuestionó a Solaligue por la publicación en la red social. Para fundamentar su postura, Moroni repartió entre sus pares copias de las polémicas palabras de Solaligue, quien también fue cuestionado por el presidente del cuerpo deliberativo, Juan Martínez (PJ). “Se puede estar a favor o no del aborto, pero bajo ningún punto de vista vamos a permitir que se descalifique al gobernador. Primero porque se debe respetar la investidura y segundo porque es un compañero de la causa justicialista y de ninguna manera se puede hablar o referirse a él con tanta liviandad. Me extraña de Solaligue, quien es además de concejal vicedirector de la Escuela de Comercio”, expresó Martínez.

Por su parte, Solaligue argumentó que sus dichos fueron mal interpretados y que él hizo referencia al gobernador como figura institucional, y no a la persona de Urtubey.

El concejal agregó que la gente y sus pares lo podrán cuestionar, pero que continuará apoyando la vida y no la muerte, porque no está de acuerdo con los abortos aunque sean en casos de violación.

 
Finalmente Solaligue publicó una nueva carta en Facebook en la que pide disculpas al gobernador y aclara su postura:

Carta a Juan Manuel sobre el aborto

No le escribo al Gobernador Urtubey, sino a Juan Manuel, un hijo de Dios. 

En la sesión ordinaria del jueves dos de agosto en el Concejo Deliberante de Rosario de la Frontera dos Concejales oficialistas me increparon porque a través de un red social lo traté a usted de asesino. 

Usted me merece el mayor de los respetos como Gobernador, como persona y principalmente como cristano. Pero lo que quiero decirle públicamente es que el aborto es un crimen. Y que el protocolo sobre el aborto "no punible" que se aplica en Salta es es inmoral, ilegítimo, ilegal e inconstitucional. 

Medidas como ésta son inconstitucionales, porque la Constitución Nacional, reformada en 1994, ha incorporado a su texto tratados internacionales que proclaman el derecho a la vida de toda persona desde el instante de la concepción. Por ejemplo, la Convención Americana sobre Derechos Humanos o la Convención de los Derechos del Niño. En este caso, cuando la Argentina ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño afirmó que, para nuestro país, se es niño desde la concepción hasta los 18 años. Estos tratados tienen jerarquía constitucional y están por encima de la legislación ordinaria y del mismo Código Penal. 

Usted es cristiano, ha jurado ante la Biblia y me gustaría que en la fiesta del Milagro cuando este frente al Cristo del Milagro ya se haya arrepentido y dejado sin efecto el protocolo del aborto "no punible". Herodes mando a matar a los santos inocentes cometiendo unas de las grandes injusticias de la historia. Usted esta a tiempo. Se es frío o caliente, no se puede ser tibio. 

Dios lo bendiga a usted y a su familia. El Espíritu Santo lo fortalezca para vencer las presiones políticas y sociales y se juegue por la vida.

Concejal Antonio Edgardo Solaligue Rios
DNI: 20347761
Rosario de la Frontera

1 comentario:

  1. Es preocupante, mucho más de lo que parece. En el país que liberó a un continente, que llenó la causa americana de héroes que dieron la vida por la libertad, un representante de la voluntad popular se embistió de extraños poderes, como si fuera un emperador y no un empleado del pueblo. “Bajo ningún punto de vista vamos a permitir que se descalifique al gobernador”, dijo en tono napoleónico el presidente del cuerpo deliberativo de Rosario de la Frontera, Juan Martínez, a uno de sus pares que había osado contradecir la opinión de Urtubey sobre el aborto no punible.

    No escribió una pintada en las paredes del recinto, tampoco organizó un escrache con huevazos o tomó la comisaría por la fuerza. Lo que hizo Edgardo Solaligue fue escribir en su Facebook una opinión. Recordó que el aborto era un delito en esta patria y que, como creyente, esos actos se califican como asesinatos, porque hay un grupo (los que viven) que decide la vida o la muerte de otro grupo (los que están por nacer). La máxima autoridad del Concejo encontró en ese acto individual y privado una especie de manifiesto golpista o un ataque a los cimientos de la democracia. “No vamos a permitir”, lo retó. Pero Martínez no le puede permitir ni dejar de permitir nada a nadie y menos a un representante del pueblo, como si no existiera una Constitución, el derecho a expresarse y a pensar.

    Es increíble que un concejal piense que hay que pedirle permiso para escribir en una red social. Más increíble son los justificativos que encontró para semejante reproche, dejando de lado los temas que se tratarían en el recinto: “Primero porque se debe respetar la investidura y segundo porque es un compañero de la causa justicialista”. Siempre es bueno recordar que la Argentina no es China y que el PJ no es el partido único comunista de Mao Zedong, que no permite la existencia de otras fuerzas políticas. La República y la Provincia son más importantes que los partidos.

    El ámbito parlamentario no es el lugar para hablar de la metafísica partidaria justicialista. Si tiene algo que arreglar con sus “compañeros”, lo puede hacer donde se reúnen los compañeros, por ejemplo en su partido político, de última, en un bar o un café. La sociedad que lo votó seguramente espera que desde ese cuerpo salgan las leyes que les permitan vivir mejor, tener cloacas, hijos que no se suiciden, asfalto, espacios verdes para disfrutar en familia. Pero esos temas los tendrán que discutir otro día, porque Martínez utilizó ese valioso tiempo para decirle a alguien lo que puede hacer o dejar de hacer en su Facebook. Por otra parte, me parece que el gobernador no necesita que lo defiendan. Tan innecesaria fue la defensa que en realidad parecía el discurso de un alcahuete.

    Robustiano Pinedo

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.