La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

miércoles, 8 de agosto de 2012

En Tucumán proliferan los drogaderos

Un joven ingresa a una casa. En menos de dos minutos vuelve a salir. Los vecinos han sospechado que allí se vende droga e hicieron la denuncia. La Policía vigiló la casa y filmó la rutina de compraventa. Cuando detienen al comprador y le encuentran droga, termina confesando dónde obtuvo el estupefaciente.

Conociendo esta situación, algunos dealers comenzaron a emplear desde hace un tiempo una nueva modalidad. En sus casas no sólo venden la droga, sino que convirtieron las habitaciones en lugares de consumo. Los jóvenes llegan, compran los estupefacientes y se drogan allí mismo. Si los revisan en la calle, no les encontrarán la prueba que permitiría a la Policía llegar a los "negocios".

Ese fue el sistema que adoptaron en el barrio Virgen del Huerto, en Villa Mariano Moreno, para evitar que la Justicia los investigue. Sin embargo fue la denuncia de los padres de los chicos adictos que compraban en esos lugares la que permitió avanzar en los allanamientos que se realizaron el jueves a la noche, y en los que se secuestró cocaína y se produjo la detención de una mujer de 40 años.

La denuncia que realizaron los padres de los chicos adictos indicaba a los policías que debían seguir la calle 12, de Villa Mariano Moreno, hasta el final. Los oficiales de la Policía Federal y de la Digedrop que realizaron la investigación, determinaron que los que vendían droga en la zona eran "Carlín" y su mujer "Sandra". Tenían una socia, "Gachi".

Durante varios meses observaron y registraron que jóvenes de Villa Mariano Moreno y de zonas aledañas llegaban a esas casas, y que cuando se retiraban estaban drogados.

Con las pruebas recolectadas, el juez Federal Raúl Daniel Bejas (secretaría de Leyes Especiales a cargo de Marta María Abregú de Padilla), concedieron las órdenes de allanamientos a los dos domicilios.

En la casa de "Carlín" y "Sandra", los policías secuestraron cocaína suficiente para elaborar unas 300 dosis, según informaron los investigadores.

Además había 15 tizas y tres "bochitas" de esa droga, cuatro bolsas chicas con una sustancia blanca que utilizarían para estirarla, papel glasé (que usan generalmente para armar los "ravioles") y más de 20 envases tipo blíster con psicofármacos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.