La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

jueves, 5 de julio de 2012

La fanática hembrista Mariana Vargas: una violadora de la ética profesional que pretende pasar por una perseguida política

Antonio Salvador Sánchez, denunciado penalmente por abuso sexual con acceso carnal a una niña desde los 7 hasta los 14 años, y que luego sufriera un escrache en las redes sociales, como así también en su lugar de trabajo, por parte de la Casa de las Mujeres Unidas por la Lucha, sufrió tal escarnio (fue echado del trabajo, y sufre la condena social) que ahora pretende, con su abogado que oculta el nombre (le hace el escrito pero no lo firma) que se sancione a la abogada Mariana Vargas, profesional referente de los derechos de las mujeres. 


- ¿Cuál es la situación en este momento?

- Me corrieron traslado de una denuncia presentada ante el Colegio de Abogados de Jujuy por una persona que está siendo investigada por abuso sexual. Se trata de un hombre que violó a una nena desde los 7 a los 14 años. Ella pudo denunciarlo ahora, a los 25 años, porque recién se dan las condiciones. Y nosotras desde el movimiento de mujeres decidimos acompañarla. Ella hizo la denuncia hace 8 meses, pero el fiscal no lo imputó y pide testigos oculares de la violación, lo cual es imposible en la mayoría de los casos de este tipo, con lo cual nosotras suponemos que no va a acusarlo. Frente a esta resistencia de la justicia a procesarlo, se decidió hacer esta campaña de escraches. A partir del caso de Romina Tejerina me llegaron muchísimas denuncias de abuso sexual que estoy llevando adelante, pero no todas se hacen públicas. Sólo las que no avanzan. Es una herramienta del movimiento de mujeres para instalar la condena social cuando la justicia no actúa. Es una estrategia que tuvo mucho éxito en el objetivo buscado de generar conciencia social. En el caso de este hombre, Antonio Sánchez, se logró que la empresa lo echara.

- ¿Cuándo y cómo fue el escrache a Sánchez?

-  Fue el 14 de junio en una concesionaria de autos en la que él trabajaba. Yo no estaba ese día en Jujuy, sino en Buenos Aires, en una audiencia pública en el Parlamento. Las chicas pegaron afiches y repartieron información en el vecindario. No se atacó a la empresa porque en ésta no sabían que Sánchez estaba denunciado por violación. Pero resulta que Mario Mallagray, presidente del Colegio de Abogados de Jujuy, es el abogado de esta concensionaria. Entonces me cruzó unos días después en Tribunales, me pidió hablar en privado y nos quedamos en una escalera, y empezó a los gritos, fue escandaloso.

- ¿Qué te cuestionó?

- Que yo como abogada no podía hacer el escrache porque viola el principio de inocencia de una persona que no fue condenada. Y que la empresa era intachable y no podía ser que la acusáramos de encubrir al violador.

3 comentarios:

  1. Que a Mariana Vargas le corten el pito, haber si eso la tranquiliza un poco!!

    ResponderEliminar
  2. Si no avanza la causa entonces salen a escrachar. O sea que con esa lógica un hombre podría decir que si una mujer no le atiende las llamadas entonces puede ir hasta la casa y hacerle guardia en la puerta para que le de bola.
    Que bien estas mujeres, promueven la fuerza bruta.

    ResponderEliminar
  3. Estas feminazis de mierda como no tienen a un machimbre con el suficiente estomago para atenderselas quieren a todos los hombres tras las rejas.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.