La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

domingo, 24 de junio de 2012

La botella junto al moisés

Carolina Moisés es una politóloga jujeña, madre de una nena, que desde hace más de una década ocupa un escaño en el Poder Legislativo. Esta semana Moisés fue catapultada a la fama nacional gracias al episodio que, el domingo, protagonizó con su auto en la ruta de acceso a la ciudad de San Pedro. Antes del incidente, a Moisés sólo la registraban fuera de Jujuy los kirchneristas más memoriosos, que guardaban en sus oídos su vehemente defensa de la Ley de Medios con la que pretendía conseguir el favor directo de la presidencia y que atesoraban en sus pupilas los pronunciados escotes con los que pretendía derrotar a Victoria Donda en su competición por ser la mujer más vulgar del Parlamento nacional.

La diputada Moisés ya ha pasado los 35 años de edad, pero aun así se autodenomina “joven”. Quizás por ello supone que el comportamiento tan vergonzoso que tuvo tras atropellar a un hombre no es tan grave como dice la gente. Lo cierto es que Moisés le ocasionó a un motociclista un tremendo traumatismo encéfalocraneano, le quebró la muñeca y le arrancó tres dedos, sin contar además los golpes con el auto que les propinó a otras personas que estaban en la escena del siniestro. Ella insiste en que toda la culpa del evento recae sobre el imprudente conductor de la moto, y que lo de que fue vista ebria, vomitando y defecando, mientras trataba de huir y se resistía a ser detenida por los policías es todo un invento de la prensa (es una lástima para Moisés que los periodistas que describieron el hecho en los diarios locales no trabajen para Clarín, pues ello le hubiese servido estupendamente para denunciar una conspiración en su contra y victimizarse ante la opinión pública; en lugar de ello, Moisés terminó emitiendo cartas documento cual Zulma Lobato con un ataque de grandeza).

Moisés no es la primera integrante del kirchnerismo culpable de provocar siniestros viales. La lista de conductores negligentes vinculados al oficialismo es tan larga como patética. De todos esos casos, sólo recordaré al que tuvo como partícipe a Andrés Zottos, vicegobernador de Salta, que a plena luz del día chocó a una motocicleta que llevaba a dos tripulantes. La rápida acción policial logró controlar la escena y todo se diluyó velozmente. Así, al día de hoy, existe la sospecha de que Zottos en realidad no manejaba la camioneta que colisionó con la moto (sospecha, claro, instaurada por el propio vicegobernador salteño). Con Moisés, en cambio, no hay dudas de su responsabilidad, ya que gente de un asentamiento cercano se aproximó al lugar del hecho momentos después de producido el choque, y aprovechó la ocasión para increpar a la diputada cuyo padre no terminó de cumplir con las promesas electorales que los tienen como destinatarios.

¿Qué significa políticamente este episodio? No creo que esto sea el fin de Carolina Moisés. Lamentablemente. Después de haber sido tan irresponsable como para conducir ebria y poner en riesgo la vida de los jujeños, lo menos que puede hacer esta señora, candidata a gobernadora en las elecciones de 2011, es pedir disculpas públicamente, renunciar a su banca en la Legislatura Provincial y someterse a un programa de reeducación para gente que maneja su auto bajo los efectos de los psicolépticos o de los psicoanalépticos. Pero esas cosas son más dignas de Utopía que de Jujuy. De cualquier modo lo suyo no será gratuito. Calculo que los Moisés se verán absorbidos por el fellnerismo, que terminará recuperando para sus filas a la díscola San Pedro. Es eso, o el aislamiento. Seguramente lo veremos en las próximas elecciones.



Francisco Vergalito  

1 comentario:

  1. Al final fue así nomás: los Moisés terminaron vendiéndole San Pedro al fellnerismo, culpa de la boluda de Carolina. Lo peor es que esta mina ahora tiene un carguito que incluye viajes al exterior. Ella es un ejemplo de educación, toda una dama. Lástima que no se llama Juana, le quedaría perfecto el Dama Juana Moisés.

    ResponderEliminar

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.