La Linajeña - Bandera Auténtica de Tucumán

sábado, 30 de junio de 2012

Concejal salteño se ensaña contra el pasado hispánico de la Argentina

La próxima semana ingresará al cuerpo legislativo el proyecto de Tomás Rodríguez para cambiar de nombre a la avenida "Virrey Toledo" por el de "Bicentenario". "Ningún pueblo soberano venera a sus invasores", sostuvo el concejal.


¿POR QUÉ RECORDAR EL GOBIERNO DEL VIRREY TOLEDO? (1569-1581)

El gobierno de Francisco de Toledo señala la consolidación definitiva de la administración colonial y en general de las bases institucionales por el resto del periodo virreinal. Destaca la visita general al virreinato entre 1570 y 1576.

Durante este periodo, Toledo se preocupó por legislar sobre la situación del indígena peruano, las ciudades y la minería. Reglamentó el sistema de la mita minera, especialmente en que Huancavelica quedó incorporada al patrimonio real. También estableció la reducción de los indígenas en poblados de tipo occidental, proceso que se había iniciado anteriormente, lo cual facilitaría la tasa y el cobro del tributo. Igualmente dictó ordenanzas sobre las ciudades, muchas de las cuales fueron objeto de mejoras, como Huamanga, Cusco y Lima. Promovió la investigación sobre el pasado inca, a través de las "Informaciones" y el encargo a Sarmiento de Gamboa para escribir la "Historia Indica". En el aspecto político, Toledo consideró necesario acabar con el reducto inca de Vilcabamba, para lo cual organizó una incursión militar. Consiguió capturar al último inca Túpac Amaru, al cual ordenó decapitar, siendo esta demostración de poder innecesaria. 

El gobierno toledano fue decisivo para la cimentación de la vida colonial peruana. En esos años, el pirata inglés Francis Drake atacó la costa del virreinato. Otras obras de gobierno fueron la reorganización de la universidad de San Marcos y el establecimiento de la Inquisición.

FUENTE

¿Quién era Her­nando de Lerma?. Según Roberto Levi­llier el fun­da­dor de Salta nació en Sevi­lla, posi­ble­mente en el año 1550, siendo sus padres Don Gon­zalo de Mira­bal y Doña María de Lerma.

Era cos­tum­bre, enton­ces, que los hijos se los ins­cri­biera con el ape­llido del padre o de la madre. Cursó sus estu­dios en Usura y luego en la Uni­ver­si­dad de Sala­manca donde se gra­duó de licen­ciado en Dere­cho. Ape­nas reci­bido se radicó en Lima donde con­trajo enlace con Doña María de Que­sada, con quien no tuvo descendencia.

El virrey del Perú Don Fran­cisco de Toledo lo des­te­rró envián­dolo a España pero, el 13 de noviem­bre de 1577, el rey Fer­nando II lo designó gober­na­dor del Tucu­mán. En ese enton­ces tenía fama de con­tra­dic­to­rio, arbi­tra­rio y vani­doso. Se lo acu­saba que bus­caba única­mente su con­ve­nien­cia. Al retor­nar a Lima, en abril de 1579, se encon­tró con el virrey Toledo, haciendo uso de sus facul­ta­des ya había desig­nado gober­na­dor a Don Pedro de Arana quien no se había hecho cargo dem sus fun­cio­nes. Lerma, ni lerdo ni pere­zoso, exi­gió el cum­pli­miento del man­dato real.

El 17 de junio de 1580 llegó a San­tiago del Estero, capi­tal de la gober­na­ción del Tucu­mán, carac­te­ri­zando su pri­mer año de gobierno como ver­dugo de su ante­ce­sor Gon­zalo de Abreu y Figue­roa como de per­se­guir a los clé­ri­gos que se opo­nían a sus abusos.

Durante su segundo año de gobierno se ven cris­ta­li­za­das las exi­gen­cias del virrey Fran­cisco de Toledo en el sen­tido para que debía fun­darse una ciu­dad en el valle de Salta como punto de con­so­li­da­ción de los cen­tros ya pobla­dos y de defensa de las tri­bus hos­ti­les que habi­ta­ban esta región tan impor­tante para las expe­di­cio­nes que unían el Perú con el Plata.
 
Dice la pro­fe­sora Olga Chie­ri­cotti que la fir­meza y per­sis­ten­cia del virrey Fran­cisco de Toledo y Figue­roa por con­se­guir el sur­gi­miento de la nueva ciu­dad hizo afir­mar a muchos his­to­ria­do­res que Toledo fue el ver­da­dero fun­da­dor de Salta.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

-AVISO-
En este blog creemos en la libertad de expresión y por tanto no ejercemos la censura. Sin embargo no nos hacemos responsables por los comentarios vertidos por nuestros visitantes. Por ello, antes de comentar, por favor piense en lo que va a decir.